"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

10 monos y un Escarabajo: Volkswagen vuelve a engañar con las emisiones de sus vehículos

Por Jack Ewing, 25 de enero de 2018

The New York Times

FRANKFURT – En 2014, para comprobar los efectos nocivos del escape de los vehículos diésel en la salud humana, los científicos de un laboratorio de Albuquerque llevaron a cabo un experimento inusual: Diez monos encerrados en cámaras herméticas, mirando dibujos animados como entretenimiento, mientras inhalaban humos de un Volkswagen Beatle diésel.

Los fabricantes de automóviles alemanes financiaron el experimento en un intento de probar que los vehículos diésel con la última tecnología eran más limpios que los modelos más antiguos. Pero los científicos estadounidenses que llevaron a cabo la prueba no eran conscientes de un hecho crucial: el Beatle proporcionado por Volkswagen había sido manipulado para producir niveles de contaminación que eran mucho menos dañinos en el laboratorio que en la carretera.

Los resultados fueron manipulados deliberadamente.

La investigación de los monos de Albuquerque, de la que no se había informado con anterioridad, es una nueva vertiente en un escándalo sobre las emisiones que ya ha forzado a Volkswagen a declararse culpable de fraude federal y cargos de conspiración en los Estados Unidos y a pagar más de 26 mil millones de dólares en multas.

La empresa admitió haber instalado software en los vehículos, lo que les permitía hacer trampas en las pruebas de emisiones. Pero los procedimientos legales y los registros del gobierno muestran que Volkswagen y otros fabricantes de automóviles europeos también participaron en un intento prolongado y bien financiado de llevar a cabo investigaciones que esperaban que influyeran en el debate político y preservaran los privilegios fiscales para el combustible diésel.

Los detalles del experimento de Albuquerque han sido divulgados en una demanda judicial presentada contra Volkswagen en los Estados Unidos, ofreciendo una rara visión de la investigación respaldada por la industria. La organización que encargó el estudio, European Research Group on Environment and Health in the Transport Sector, recibió su financiación de Volkswagen, Daimler y BMW. Cerró el año pasado en medio de una controversia sobre su trabajo.

La organización, conocida por sus iniciales en alemán, E. U. G. T., no hizo ninguna investigación por sí misma. Más bien, contrató a científicos para realizar estudios que pudieran defender el uso del vehículo diésel. Patrocinó una investigación que intentaba cuestionar la decisión del año 2012 de la Organización Mundial de la Salud de clasificar los gases de escape de los vehículos diésel como carcinógenos. Financió estudios que arrojaban dudas sobre si la prohibición de los vehículos diésel más antiguos en las ciudades reduciría o no la contaminación. Se produjo una evaluación dudosa de los datos que mostraban que la contaminación de los vehículos diésel superaba con creces los niveles permitidos en ciudades como Barcelona.

Industrias como la alimentaria, química y farmacéutica tienen un largo historial de apoyo a la investigación a favor de sus agendas políticas. Sin embargo, el grupo de fabricantes de automóviles promocionó sistemáticamente la afirmación del sector de que el diésel era respetuoso con el medio ambiente, una afirmación que ahora se veía cuestionada por el escándalo de Volkswagen.

Margaret Douglas, presidenta de un panel que asesora al sistema de salud pública escocés sobre cuestiones de contaminación, comparó el comportamiento de los fabricantes de automóviles con la industria tabacalera. Tal como las compañías tabacaleras promovieron la adicción a la nicotina, dijo la Sra. Douglas, los fabricantes de automóviles presionaron para obtener exenciones fiscales que convirtieron a los conductores europeos en dependientes de los vehículos diésel.

Hay muchos paralelismos entre estas dos industrias en la forma en que tratan de minimizar el daño y alentar a la gente a volverse adicta “, dijo Douglas.

Volkswagen, Daimler y BMW dijeron que el grupo de investigación hizo un trabajo científico legítimo. “Todo el trabajo de investigación comisionado con la E. U. G. T. E. fue acompañado y revisado por un comité asesor de investigación compuesto por científicos de renombradas universidades e institutos de investigación “, dijo Daimler en una declaración.

Daimler y BMW dijeron que no sabían que Volkswagen en el experimento con los monos de Albuquerque había preparado el vehículo para obtener datos falsos. Volkswagen dijo en una declaración que los investigadores no habían logrado publicar un estudio completo.

No fue por falta de esfuerzos.

Documentos presentados en procedimientos legales muestran que en agosto de 2016 Michael Spallek, el director del grupo de investigación de los fabricantes de automóviles, envió un correo electrónico a Lovelace Respiratory Research Institute, la organización de Albuquerque que llevó a cabo las pruebas con monos. “El punto de vista de la E. U. G. T. E. es que es hora de finalizar el informe y presentar o discutir los problemas del estudio de una manera científica lo antes posible “, escribió el Sr. Spallek.

Eso fue casi un año después de que Volkswagen admitiera haber equipado a millones de vehículos diésel vendidos en Estados Unidos y Europa con “dispositivos de manipulación” ilegales que ponían en marcha controles de contaminación cuando el software detectaba que se estaban realizando pruebas en un laboratorio. En otras ocasiones, los dispositivos permanecían desconectados, lo que permitía a los coches producir más óxidos de nitrógeno que un camión que recorre largas distancias.

El Sr. Spallek declinó realizar comentarios, diciendo que su contrato le prohibía discutir el trabajo del grupo de investigación.

En la década de 1990, los fabricantes de automóviles utilizaron su influencia política para persuadir a los líderes europeos de que el diésel ayudaba a luchar contra el cambio climático porque quemaba de manera más eficiente el combustible. Como resultado, casi todos los países europeos ahora gravan el gasóleo a una tasa más baja que la gasolina, haciéndolo más barato en las estaciones de servicio.

Los fabricantes de automóviles sostenían que la moderna tecnología había resuelto el gran inconveniente del diésel: las emisiones de óxidos de nitrógeno y partículas finas de hollín que pueden contribuir al asma, ataques cardíacos y cáncer.

David King, un ex asesor científico jefe del gobierno británico, recordó haber sido enviado a un laboratorio a principios de los años 2000, donde 10 vehículos diésel funcionaban sobre unos rodillos. El aire estaba tan limpio que el Sr. King, un asmático, podía respirar sin problemas.

Lo que el Sr. King no sabía es que la mayoría de los fabricantes de automóviles europeos habían construido sus coches diésel para pasar las pruebas de emisiones de laboratorio y nada más. En el camino, según estudios recientes de los gobiernos de Gran Bretaña, Francia y Alemania, los automóviles diésel de casi todos los fabricantes europeos emitieron gases tóxicos en cantidades muy superiores a las permitidas por la ley.

Todos fuimos engañados por los fabricantes de automóviles “, dijo el Sr. King en una entrevista.

El costo para la salud pública no se puede ignorar. En 2012, 72.000 personas murieron prematuramente en Europa debido a la contaminación por dióxido de nitrógeno, que proviene principalmente de los vehículos diésel, según un informe publicado el año pasado por una comisión del Parlamento Europeo.

La investigación patrocinada por la industria “todos tienen el mismo objetivo fundamental”, dijo Joachim Heinrich, un experto en salud ambiental de la Universidad de Munich que ha dedicado su carrera a estudiar los efectos de la contaminación atmosférica,”a saber, debilitar o desacreditar la regulación – para decir’ las pruebas no están tan claras,” no deberíamos tomárnoslo tan en serio,” tenemos que pensar más en este asunto”.

El grupo de investigación de los fabricantes de automóviles se creó en 2007, ya que Volkswagen estaba intentado impulsar la comercialización de la tecnología diésel en los Estados Unidos, que tiene unos límites más estrictos en las emisiones de óxido de nitrógeno que Europa. El Sr. Spallek, director ejecutivo, había sido el director médico en jefe de la división de vehículos comerciales de Volkswagen.

Los efectos negativos para la salud del gasóleo empezaban a llamar la atención. Las zonas en las que el gasóleo estaba restringido eran abundantes en Europa, lo que suponía una amenaza para los fabricantes de automóviles, ya que esto desalentaba las ventas de vehículos diésel.

En respuesta, el grupo de investigación financió dos estudios que concluyeron que las zonas de bajas emisiones sólo tenían un efecto marginal en los niveles de contaminación. Pero los estudios utilizaron una metodología dudosa, dijo la Agencia Federal Alemana de Medio Ambiente en un informe publicado el año pasado.

Sin embargo, los estudios del grupo industrial sobre las zonas de bajas emisiones fueron influyentes. Fueron citados en los informes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y del Instituto Nacional para la Excelencia de la Salud y la Atención, un organismo público en Gran Bretaña que proporciona orientación sobre la atención de la salud.

En otra parte, un tribunal regional de Austria citó la investigación en una resolución de 2014 contra los residentes de Graz que habían demandado a las autoridades para que restringiesen el tráfico de los vehículos diésel. La decisión, del Tribunal Administrativo del Estado de la provincia de Estiria, calificó el estudio de “exhaustivo” y dijo que demostraba que el efecto de las zonas de bajas emisiones sobre la contaminación por hollín fino era “menor de lo esperado”. La decisión no mencionó que el estudio había sido financiado por la industria automovilística.

Los responsables del grupo de investigación también intentaron influir en el debate público. En 2016, Helmut Greim, presidente de la junta consultiva de investigación del grupo, declaró ante el Parlamento alemán que era imposible establecer una relación directa entre la contaminación por dióxido de nitrógeno y las enfermedades pulmonares. El Sr. Greim es una bestia negra entre los defensores del medio ambiente, que afirman que siempre está de acuerdo con el punto de vista de la industria.

El Sr. Greim, de 82 años, dijo en una entrevista que la investigación del grupo era independiente y sólo se publicó en revistas revisadas por pares. Durante una entrevista en Munich, dijo que el miedo a la contaminación por dióxido de nitrógeno es “muy exagerado”.

El grupo de investigación pensó que el experimento de Albuquerque sería una refutación a un hallazgo de 2012 por una división de la Organización Mundial de la Salud que había clasificado los gases de escape diésel como cancerígenos.

El grupo de investigación de los fabricantes de automóviles se propuso demostrar que los nuevos vehículos diesel eran mejores. Contrató al Instituto de Investigación Respiratoria Lovelace, un centro de investigación que también ha hecho trabajos para la Agencia de Protección Ambiental, para llevar a cabo un estudio que compararía las emisiones de un Volkswagen último modelo con las de una camioneta diesel Ford de 1999.

Las pruebas se realizaron en 2014 utilizando 10 monos Cynomolgus macaque, raza ampliamente utilizada en experimentos médicos, según los registros legales. Volkswagen asumió un papel clave en la investigación.

Volkswagen asumió un papel destacado en el estudio. Los ingenieros de la compañía supervisaron la instalación de rodillos que permitirían que los vehículos rodasen mientras el equipo aspiraba los gases de los tubos de escape.

Para mantener a los animales tranquilos durante las cuatro horas en las que respiraron los gases, los trabajadores del laboratorio instalaron una televisión con dibujos animados.

“Les gusta ver dibujos animados “, dijo Jake McDonald, el científico de Lovelace que supervisó los experimentos, en una declaración jurada del año pasado como parte de una demanda judicial presentada por propietarios de vehículos diésel de Volkswagen en busca de que se resarzan los daños y perjuicios más allá de los previstos en un acuerdo colectivo.

Sin embargo, instalaron sistemas de control para que la contaminación de dióxido de nitrógeno, que se ha relacionado con el asma, la bronquitis, los ataques cardíacos y posiblemente el cáncer de pulmón, fuera sólo una pequeña fracción de lo que sería durante la conducción normal.

Aún así, el estudio no proporcionó un hallazgo claro. Los investigadores lucharon por producir un artículo que pudieran publicar, una condición para recibir la cantidad estipulada.

En el correo electrónico de agosto de 2016, el Sr. Spallek se quejó de numerosas deficiencias en la metodología utilizada por el equipo de investigación de Lovelace. Pero nunca mencionó el software ilegal instalado que hacía que el Beatle emitiera unas niveles más bajos de gases contaminantes.

Las discusiones sobre la publicación del estudio continuaron hasta el año pasado, según el Dr. McDonald. Un abogado de Volkswagen, Michael Steinberg, insinuó durante el contrainterrogatorio que el Dr. McDonald había presionado para que se publicasen los resultados para que el instituto pudiera cobrar los 71.000 dólares fijados mediante contrato.

El Dr. McDonald cuestionó esa afirmación. “La decisión de continuar”, dijo en una declaración enviada por correo electrónico,“fue elección del cliente”.

Aunque el Dr. McDonald y otros empleados del instituto intercambiaron correos electrónicos sobre el dispositivo de manipulación de Volkswagen en el año 2015, el Dr. McDonald testificó que no había seguido de cerca el caso Volkswagen y se había dado cuenta recientemente de que el Beatle utilizado en las pruebas fue manipulado para producir emisiones artificialmente bajas.

Me siento como un tonto”, dijo el Dr. McDonald.

—————————————————

Etiquetado como: , , , , , , ,

Clasificado en:Contaminación química, Industria automóvil, Régimen energético, Transporte

2 comentarios »

Trackbacks

  1. 10 singes et une coléoptère: Volkswagen trompe à nouveau avec les émissions de ses véhicules - AncienProfesseur
  2. Monkeygate: Ejecutivos, 10 monos y un Escarabajo – noticias de abajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: