"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

Agricultura para un Planeta Pequeño

Por Frances Moore Lappé

localfutures.org

(AFP/Getty Images)

La gente aspira a alternativas a la agricultura industrial, pero supone un motivo de inquietud. Consideran que las explotaciones a gran escala que dependen de los insumos químicos suministrados por las empresas son el único modelo agrícola de alta productividad. Otro enfoque podría ser más respetuoso con el medio ambiente y de menos riesgo para los consumidores, pero, suponen, no estaría a la altura de la tarea de proporcionar todos los alimentos que necesita la creciente población mundial.

Contrariamente a esas suposiciones, hay abundantes pruebas de que un enfoque alternativo -la agricultura ecológica, o más ampliamente la “agroecología” – es en realidad la única manera de garantizar que todas las personas tengan acceso a una alimentación suficiente y saludable. La ineficiencia y la destrucción ambiental están presentes en el modelo industrial. Pero, más allá de eso, nuestra capacidad para satisfacer las necesidades del mundo está sólo parcialmente determinada por las cantidades que se producen en los campos, pastos y vías fluviales. Unas reglas y normas sociales más amplias determinan en última instancia si una cantidad determinada de alimentos producidos se utiliza realmente para satisfacer las necesidades de la humanidad. De diferentes maneras, la forma en que cultivamos los alimentos determina quién puede comer y quién no, sin importar cuánto producimos. Resolver nuestras múltiples crisis alimentarias requiere, por lo tanto, un enfoque integral, de modo que los ciudadanos de todo el mundo rehagan lo que entendemos y lo que es la práctica de la democracia.

Hoy en día, el mundo produce -principalmente de granjas pequeñas y baja utilización de insumos agrícolas- más que suficientes alimentos: 2.900 calorías por persona al día. La disponibilidad de alimentos per cápita ha seguido aumentando a pesar del continuo crecimiento demográfico. Además, este amplio suministro de alimentos se obtiene a pesar de que aproximadamente la mitad de todos los cereales se utilizan para alimentar al ganado o se utiliza para fines industriales, como los agrocombustibles.[1]

A pesar de esta abundancia, 800 millones de personas en todo el mundo sufren deficiencias calóricas a largo plazo. Uno de cada cuatro niños menores de cinco años tiene raquitismo, una afección que a menudo trae consigo problemas de salud de por vida, y es el resultado de una nutrición deficiente y la incapacidad para absorber nutrientes. Dos mil millones de personas presentan deficiencias en al menos un nutriente esencial para la salud, y una de cada cinco muertes maternas se debe a la carencia de hierro.[2]

El abastecimiento total de alimentos por sí solo no dice mucho sobre si los pueblos del mundo son capaces de satisfacer sus necesidades nutricionales. Tenemos que preguntarnos por qué el modelo industrial deja tantos rezagados, y luego determinar qué preguntas deberíamos plantear para llegar a soluciones a la crisis alimentaria mundial.

Amplias, Ineficacias ocultas

El modelo de agricultura industrial -definido aquí por la importante aportación de capital y la dependencia de los insumos adquiridos, tales como semillas, fertilizantes y pesticidas- genera múltiples fuentes de ineficiencia que no se aprecian a primera vista. Las fuerzas económicas contribuyen de manera importante en este modelo de agricultura industrial: opera dentro de lo que comúnmente se conoce como “economías de libre mercado”, en las cuales la empresa está impulsada por un objetivo primordial, a saber, asegurarse el retorno de la mayor cantidad de dinero posible. Esto conduce inevitablemente a una mayor concentración de la riqueza y, a su vez, a una mayor concentración de la capacidad de controlar la demanda del mercado en el sistema alimentario.

Además, la producción concentrada desde el punto de vista económico y geográfico, que requiere de una larga cadena de suministro e implica desechar aquellos alimentos que no responden a un criterio estético, genera un enorme desperdicio: más del 40 por ciento de los alimentos cultivados para el consumo humano en los Estados Unidos nunca llegan a la boca de su población.[3]

La razón que subyace y por la que la agricultura industrial no puede satisfacer las necesidades alimentarias de la humanidad se debe a su lógica estructural: sus partes se consideran elementos disociados, no elementos interactivos. Por lo tanto, es incapaz de determinar su impacto destructivo en los procesos regenerativos de la naturaleza. Por lo tanto, la agricultura industrial es un callejón sin salida.

Consideremos ahora el uso del agua en la agricultura. Aproximadamente el 40 por ciento de los alimentos del mundo depende de la irrigación, que proviene en gran medida de las reservas de agua subterránea, denominadas acuíferos, que constituyen el 30 por ciento del agua dulce del mundo. Lamentablemente, las aguas subterráneas se están agotando rápidamente en todo el mundo. En los Estados Unidos, el acuífero de Ogallala -uno de los mayores recursos de agua- abarca ocho estados de las Altas Llanuras y abastece casi un tercio del agua subterránea utilizada para el riego en todo el país. Los científicos advierten que en los próximos treinta años, más de un tercio de la región meridional de las Llanuras Altas no podrá mantener el riego. Si las tendencias actuales continúan, alrededor del 70 por ciento del agua subterránea de Ogallala en el estado de Kansas podría agotarse en el año 2060.[4]

La agricultura industrial también depende de la aplicación masiva de fertilizantes de fósforo, otro punto muerto en el horizonte. Casi el 75 por ciento de la reserva mundial de roca de fosfato, que se extrae para abastecer la agricultura industrial, se encuentra en una zona del norte de África centrada en Marruecos y el Sáhara Occidental. Desde mediados del siglo XX, la humanidad ha extraído este recurso “fósil”, lo ha procesado utilizando combustibles fósiles dañinos para el clima, lo ha extendido a una velocidad cuatro veces mayor en el suelo de lo que ocurre naturalmente, y no ha logrado reciclar el exceso. Gran parte de este fosfato se escapa de los campos de cultivo y termina en sedimentos oceánicos, donde permanece inaccesible para los seres humanos. En este siglo, la trayectoria industrial conducirá a un “pico del fósforo” -el punto en el que los costes de extracción son tan altos, y los precios fuera del alcance de tantos agricultores- que la producción mundial de fósforo comenzará a disminuir.[5]

Más allá del agotamiento de nutrientes específicos, la pérdida del suelo mismo es otra crisis inminente para la agricultura. A nivel mundial, el suelo se está erosionando a un ritmo diez a cuarenta veces más rápido de lo que se está formando. Para decirlo en términos visuales, cada año se arrastra suficiente tierra de los campos en todo el mundo para llenar aproximadamente cuatro camionetas para cada ser humano de la tierra.[6]

El modelo de agricultura industrial no es un camino viable para satisfacer las necesidades alimentarias de la humanidad por otra razón más: contribuye a casi el 20 por ciento de todas las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero, incluso más que el sector del transporte. Las emisiones más significativas de la agricultura son el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso. El dióxido de carbono se libera por la deforestación y su posterior combustión, principalmente para el cultivo de alimentos, así como de plantas en descomposición. El metano es liberado por el ganado rumiante, principalmente a través de su flatulencia y eructos, así como por el estiércol y en el cultivo de arrozales. El óxido nitroso se libera en gran medida por el estiércol y los fertilizantes. Aunque el dióxido de carbono recibe la mayor parte de la atención, el metano y el óxido nitroso también son un asunto serio. El metano es, molécula por molécula, 34 veces más potente como gas de efecto invernadero y el óxido nitroso unas 300 veces más potente que el dióxido de carbono.[7]

Nuestro sistema de obtención de alimentos también implica cada vez más al transporte, procesamiento, envasado, refrigeración, almacenamiento, operaciones de venta al por mayor y al por menor, y manejo de desechos, todos los cuales emiten gases de efecto invernadero. El total de la contribución del sistema alimentario a las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, desde la tierra hasta los vertederos, podría alcanzar el 29%. Sorprendentemente, las emisiones de los alimentos y la agricultura están creciendo tan rápidamente que, si continúan aumentando al ritmo actual, podrían suponer sobrepasar las emisiones seguras de todos los gases de efectos invernadero para el año 2050. [8]

Estos graves inconvenientes son meros síntomas. Fluyen de la lógica interna del propio modelo. La razón por la que la agricultura industrial no puede satisfacer las necesidades del mundo es que las fuerzas estructurales que la impulsan están mal coordinadas con la naturaleza, incluida la naturaleza humana.

La historia social ofrece claras evidencias de que el poder concentrado tiende a provocar el peor de los comportamientos humanos. Ya sea desde los matones en el patio de recreo o los autócratas en el gobierno, la concentración de poder está asociado con la insensibilidad e incluso la brutalidad, no en unos pocos de nosotros, sino en la mayoría [9]. La lógica del sistema de la agricultura industrial, que concentra el poder social en unas pocas manos, es por lo tanto un gran riesgo para el bienestar humano. En cada etapa, lo grande se hace aún mayor y los agricultores se vuelven cada vez más dependientes de cada vez menos proveedores, perdiendo poder y la capacidad de dirigir sus propias vidas.

El mercado de semillas, por ejemplo, ha pasado de un escenario competitivo de pequeñas empresas familiares a un oligopolio en el que sólo tres empresas -Monsanto, DuPont y Syngenta- controlan la mitad del mercado mundial de semillas patentadas. A nivel mundial, entre 1996 y 2008, un puñado de corporaciones absorbió más de doscientas empresas independientes más pequeñas, lo que elevó el precio de las semillas y otros insumos hasta el punto de que sus costes para los agricultores pobres del sur de la India ahora representan casi la mitad de los costos de producción [10]. Y el coste en términos reales por acre para los usuarios de cultivos de bioingeniería dominados por una corporación, Monsanto, se triplicó entre 1996 y 2013.

El modelo industrial no sólo canaliza los recursos hacia usos ineficientes y destructivos, sino que también alimenta la raíz misma del hambre: la concentración del poder social. Esto resulta en la triste ironía de que los pequeños agricultores -aquellos con menos de 2 hectáreas (5 acres)- controlan el 84 por ciento de las granjas del mundo y producen la mayor parte de los alimentos en valor, pero controlan sólo el 12 por ciento de las tierras agrícolas y constituyen la mayoría de los hambrientos del mundo[11].

El modelo industrial tampoco aborda la relación entre la producción de alimentos y la nutrición humana. Impulsados a buscar los mayores rendimientos financieros inmediatos posibles, los agricultores y las empresas agrícolas se dirigen cada vez más hacia monocultivos de bajo contenido en nutrientes, como el maíz -el cultivo dominante en los Estados Unidos- que a menudo se procesa en “productos alimenticios” vacíos de calorías. Como resultado, entre 1990 y 2010, el crecimiento de los patrones de alimentación poco saludables superó las mejoras dietéticas en la mayor parte del mundo, incluidas las regiones más pobres. La mayoría de las causas principales de las enfermedades no transmisibles están ahora relacionadas con la dieta, y para 2020 se prevé que esas enfermedades representen casi el 75 por ciento de todas las muertes en todo el mundo [12].

Una alternativa mejor

¿Qué modelo de agricultura puede poner fin a las privaciones nutricionales mientras restaura y conserva los recursos alimenticios para nuestra progenie? La respuesta radica en el modelo emergente de la agroecología, a menudo llamada agricultura orgánica o ecológica. Al escuchar estos términos, muchas personas se imaginan simplemente un conjunto de prácticas agrícolas que renuncian a la compra de insumos agrícolas, basándose en las interacciones biológicas beneficiosas entre plantas, microbios y otros organismos. Sin embargo, la agroecología es mucho más que eso. El término tal como se usa aquí sugiere un modelo de cultivo basado en la suposición de que dentro de cualquier dimensión de la vida, la organización de las relaciones dentro de todo el sistema determina los resultados. El modelo refleja un cambio de una manera de pensar disociada a una relacional que surge en muchos campos dentro de las ciencias físicas y sociales. Este enfoque de la agricultura está cobrando vida en un número cada vez mayor de agricultores y científicos agrícolas de todo el mundo que rechazan la estrecha visión productivista que arrastra el modelo industrial.

Estudios recientes han disipado el temor de que una alternativa ecológica al modelo industrial no produzca el mismo volumen de alimentos por el que es valorado el modelo industrial. En 2006, un importante estudio seminal en el Sur Global comparó los rendimientos de 198 proyectos en 55 países y encontró que la agricultura ecológica incrementaba el rendimiento de los cultivos en un promedio de casi un 80 por ciento. Un estudio mundial realizado en 2007 por la Universidad de Michigan concluyó que la agricultura ecológica podría sostener a la población humana actual, y que se espera que aumente sin ampliar las tierras cultivadas. Luego, en 2009, en un informe minuciosamente elaborado durante cuatro años por cuatrocientos científicos, en el que se pedía apoyo para “sustitutos biológicos de productos químicos industriales o combustibles fósiles”, el Banco Mundial y cincuenta y nueve gobiernos y organismos, entre ellos el Banco Mundial, aprobaron de manera sorprendente la agricultura ecológica. Estos hallazgos deberían disipar las preocupaciones de que la agricultura ecológica no pueda producir suficientes alimentos, especialmente dado su potencial de productividad en el Sur Global, donde estas prácticas agrícolas son más comunes.

La agricultura ecológica, a diferencia del modelo industrial, no produce de manera inherente una concentración de poder. En cambio, como una práctica en evolución de cultivo de alimentos dentro de las comunidades, el poder se dispersa, y realza la dignidad, el conocimiento y las capacidades de todos los involucrados. La agroecología puede así abordar la impotencia que está en la raíz del hambre.

La aplicación de este tipo de enfoque sistémico a la agricultura une la ciencia ecológica con la sabiduría tradicional comprobada en el tiempo, arraigada en las experiencias actuales de los agricultores. La agroecología también incluye un movimiento de agricultores social y políticamente comprometidos, que crece y arraiga en distintas culturas alrededor del mundo. Como tal, no puede reducirse a una fórmula específica, sino que representa una gama de prácticas integradas, adaptadas y desarrolladas en respuesta al nicho ecológico específico de cada explotación. Se entreteje el conocimiento tradicional y los avances científicos continuos basados en la ciencia integradora de la ecología. Al eliminar progresivamente todos o la mayoría de los fertilizantes y pesticidas químicos, los agricultores agroecológicos se liberan a sí mismos -y, por lo tanto, todos nosotros- de la dependencia de los combustibles fósiles que alteran el clima, así como de otros insumos comprados que representan riesgos ambientales y para la salud.

Otro aspecto socia positivo, la agroecología es especialmente beneficiosa para las mujeres agricultoras. En muchas áreas, particularmente en África, casi la mitad o más de los agricultores son mujeres, pero con demasiada frecuencia carecen de acceso a créditos [14]. La agroecología -que elimina la necesidad de crédito para comprar insumos sintéticos- puede marcar una diferencia significativa para ellas.

Las prácticas agroecológicas también mejoran las economías locales, ya que las ganancias de las compras de los agricultores ya no se filtran de los centros corporativos a otros lugares. Después de cambiar a prácticas que no dependen de insumos químicos comprados, los agricultores del Sur Global comúnmente fabrican pesticidas naturales usando ingredientes locales – mezclas de extracto de árbol de neem, chile y ajo en el sur de la India, por ejemplo. Los agricultores locales compran alternativas caseras y mantienen el dinero circulando dentro de su comunidad, beneficiando a todos [15].

Además de estas ganancias cuantificables, la confianza y la dignidad de los agricultores también se mejoran a través de la agroecología. Sus prácticas se basan en los criterios de los agricultores basados en el creciente conocimiento de sus tierras y su potencial. El éxito depende de que los agricultores resuelvan sus propios problemas, no de seguir las instrucciones de las compañías comerciales de fertilizantes, pesticidas y semillas. Desarrollando mejores métodos agrícolas a través del aprendizaje continuo, los agricultores también descubren el valor de las relaciones de trabajo colaborativo. Libres de la dependencia de los insumos comprados, son más propensos a recurrir a variedades de semillas compartidas por los vecinos y a compartir experiencias de lo que funciona y lo que no funciona para prácticas como el compostaje o el control natural de plagas. Estas relaciones fomentan una mayor experimentación para la mejora continua. A veces, fomentan la colaboración más allá de los campos, como en el desarrollo de cooperativas de comercialización y procesamiento que mantienen más beneficios financieros en manos de los agricultores.

Yendo más allá de esta colaboración localizada, los agricultores agroecológicos también están construyendo un movimiento global. La Vía Campesina, cuyas organizaciones afiliadas representan a 200 millones de campesinos, lucha por la “soberanía alimentaria”, que sus participantes definen como “el derecho de los pueblos a una alimentación sana y culturalmente apropiada, producida a través de métodos ecológicos y sostenibles”. Este enfoque coloca a quienes producen, distribuyen y consumen alimentos -más que a los mercados y a las empresas- en el centro de los sistemas y políticas alimentarias, y defiende los intereses y la inclusión de la próxima generación.

Una vez que los ciudadanos se den cuenta de que el modelo de agricultura industrial es un callejón sin salida, el desafío consiste en fortalecer una rendición de cuentas con el fin de desviar los recursos públicos. En la actualidad, esas subvenciones son enormes: según un cálculo aproximado, casi medio billón de dólares de impuestos en los países de la OCDE, más Brasil, China, Indonesia, Kazajstán, Rusia, Sudáfrica y Ucrania [16]. Imagínese el impacto transformador si una parte significativa de esas subvenciones comenzara a ayudar a los agricultores en la transición hacia la agricultura agroecológica.

Cualquier evaluación precisa de la viabilidad de una agricultura más ecológicamente armonizada debe dejar a un lado la idea de que el sistema alimentario ya está tan globalizado y dominado por las empresas que es demasiado tarde para ampliar un modelo agrícola relacional y de dispersión del poder. Como se señaló anteriormente, más de las tres cuartas partes de todos los alimentos cultivados no cruzan las fronteras. En cambio, en el Sur Global, el número de granjas pequeñas está creciendo y los pequeños agricultores producen el 80 por ciento de lo que se consume en Asia y el África Subsahariana [17].

El camino correcto

Cuando abordamos la cuestión de cómo alimentar al mundo, debemos pensar en vincular los modos de producción actuales con nuestras capacidades futuras para producir, y vincular la producción agrícola con la capacidad de todas las personas para satisfacer su necesidad de contar con alimentos nutritivos y vivir dignamente. La agroecología, entendida como un conjunto de prácticas agrícolas acordes con la naturaleza e integradas en relaciones de poder más equilibradas, desde el nivel del pueblo hacia arriba, es por lo tanto superior al modelo industrial. Este modelo relacional emergente ofrece la promesa de un amplio suministro de alimentos nutritivos que se necesitan ahora y en el futuro, y un acceso más equitativo a los mismos.

Volver a enmarcar las preocupaciones acerca del suministro inadecuado es sólo el primer paso hacia un cambio necesario. Las cuestiones esenciales acerca de si la humanidad puede alimentarse bien son sociales o, más precisamente, políticas. ¿Podemos rehacer nuestra comprensión y práctica de la democracia para que los ciudadanos se den cuenta y asuman su capacidad de autogobierno, empezando por la eliminación de la influencia de la riqueza concentrada en nuestros sistemas políticos?

La gobernanza democrática -responsable ante los ciudadanos y no ante la riqueza privada- hace posible el debate público y la elaboración de normas necesarias para reincorporar los mecanismos de mercado dentro de los valores democráticos y los sólidos conocimientos científicos. Sólo con esta base pueden las sociedades explorar la mejor manera de proteger los recursos alimenticios -suelo, nutrientes, agua- que el modelo industrial está destruyendo. Sólo entonces las sociedades pueden decidir cómo producir los alimentos nutritivos, distribuidos en gran medida como un producto básico de mercado, pueden también ser protegidos como un derecho humano básico.

Este artículo es una adaptación de un ensayo escrito originalmente para Great Transition Initiative.

Frances Moore Lappé es coautora, junto con Adam Eichen, del nuevo libro “Daring Democracy: Igniting Power, Meaning and Connection for the America We Want”. Entre sus numerosos libros anteriores están: “EcoMind: Changing the Way We Think to Create the World We Want” (Nation Books) y la aclamada “Dieta para un Planeta Pequeño”. También es editora y colaboradora.

Notas:

1. Food and Agriculture Division of the United Nations, Statistics Division, “2013 Food Balance Sheets for 42 Selected Countries (and Updated Regional Aggregates),” accessed March 1, 2015, http://faostat3.fao.org/download/FB/FBS/E; Paul West et al., “Leverage Points for Improving Global Food Security and the Environment,” Science 345, no. 6194 (July 2014): 326; Food and Agriculture Organization, Food Outlook: Biannual Report on Global Food Markets (Rome: FAO, 2013), http://fao.org/docrep/018/al999e/al999e.pdf.

2. FAO, The State of Food Insecurity in the World 2015: Meeting the 2015 International Hunger Targets: Taking Stock of Uneven Progress (Rome: FAO, 2015), 8, 44, http://fao.org/3/a-i4646e.pdf; World Health Organization, Childhood Stunting: Context, Causes, Consequences (Geneva: WHO, 2013), http://www.who.int/nutrition/events/2013_ChildhoodStunting_colloquium_14Oct_ConceptualFramework
_colour.pdf?ua=1
; FAO, The State of Food and Agriculture 2013: Food Systems for Better Nutrition (Rome: FAO, 2013), ix, http://fao.org/docrep/018/i3300e/i3300e.pdf.

3. Vaclav Smil, “Nitrogen in Crop Production: An Account of Global Flows,” Global Geochemical Cycles 13, no. 2 (1999): 647; Dana Gunders, Wasted: How America Is Losing Up to 40% of Its Food from Farm to Fork to Landfill (Washington, DC: Natural Resources Defense Council, 2012), http://www.nrdc.org/food/files/wasted-food-IP.pdf.

4. United Nations Environment Programme, Groundwater and Its Susceptibility to Degradation: A Global Assessment of the Problem and Options for Management (Nairobi: UNEP, 2003), http://www.unep.org/dewa/Portals/67/pdf/Groundwater_Prelims_SCREEN.pdf; Bridget Scanlon et al., “Groundwater Depletion and Sustainability of Irrigation in the US High Plains and Central Valley,” Proceedings of the National Academy of Sciences 109, no. 24 (June 2012): 9320; David Steward et al., “Tapping Unsustainable Groundwater Stores for Agricultural Production in the High Plains Aquifer of Kansas, Projections to 2110,” Proceedings of the National Academy of Sciences 110, no. 37 (September 2013): E3477.

5. Dana Cordell and Stuart White, “Life’s Bottleneck: Sustaining the World’s Phosphorus for a Food Secure Future,” Annual Review Environment and Resources 39 (October 2014): 163, 168, 172.

6. David Pimentel, “Soil Erosion: A Food and Environmental Threat,” Journal of the Environment, Development and Sustainability 8 (February 2006): 119. This calculation assumes that a full-bed pickup truck can hold 2.5 cubic yards of soil, that one cubic yard of soil weighs approximately 2,200 pounds, and that world population is 7.2 billion people.

7. FAO, “Greenhouse Gas Emissions from Agriculture, Forestry, and Other Land Use,” March 2014, http://fao.org/resources/ infographics/infographics-details/en/c/218650/; Gunnar Myhre et al., “Chapter 8: Anthropogenic and Natural Radiative Forcing,” in Climate Change 2013: The Physical Science Basis (Geneva: Intergovernmental Panel on Climate Change, 2013), 714, http://www.ipcc.ch/pdf/assessment-report/ar5/wg1/WG1AR5_Chapter08_FINAL.pdf.

8. Sonja Vermeulen, Bruce Campbell, and John Ingram, “Climate Change and Food Systems,” Annual Review of Environment and Resources 37 (November 2012): 195; Bojana Bajželj et al., “Importance of Food-Demand Management for Climate Mitigation,” Nature Climate Change 4 (August 2014): 924–929.

9. Philip Zimbardo, The Lucifer Effect: Understanding How Good People Turn Evil (New York: Random House, 2007).

10. Philip Howard, “Visualizing Consolidation in the Global Seed Industry: 1996–2008,” Sustainability 1, no. 4 (December 2009): 1271; T. Vijay Kumar et al., Ecologically Sound, Economically Viable: Community Managed Sustainable Agriculture in Andhra Pradesh, India (Washington, DC: World Bank, 2009), 6-7, http://siteresources.worldbank.org/EXTSOCIALDEVELOPMENT/Resources/244362-1278965574032/CMSA-Final.pdf.

11. Estimated from FAO, “Family Farming Knowledge Platform,” accessed December 16, 2015, http://www.fao.org/family-farming/background/en/.

12. Fumiaki Imamura et al., “Dietary Quality among Men and Women in 187 Countries in 1990 and 2010: A Systemic Assessment,” The Lancet 3, no. 3 (March 2015): 132–142, http://www.thelancet.com/pdfs/journals/langlo/PIIS2214-109X%2814%2970381-X.pdf.

13. Jules Pretty et al., “Resource-Conserving Agriculture Increases Yields in Developing Countries,” Environmental Science & Technology 40, no. 4 (2006): 1115; Catherine Badgley et al., “Organic Agriculture and the Global Food Supply,” Renewable Agriculture and Food Systems 22, no. 2 (June 2007): 86, 88; International Assessment of Agricultural Knowledge, Science and Technology for Development, Agriculture at a Crossroads: International Assessment of Agricultural Knowledge, Science and Technology for Development (Washington, DC: Island Press, 2009).

14. Cheryl Doss et al., “The Role of Women in Agriculture,” ESA Working Paper No. 11-02 (working paper, FAO, Rome, 2011), 4, http://fao.org/docrep/013/am307e/am307e00.pdf.

15. Gerry Marten and Donna Glee Williams, “Getting Clean: Recovering from Pesticide Addiction,” The Ecologist (December 2006/January 2007): 50–53,http://www.ecotippingpoints.org/resources/download-pdf/publication-the-ecologist.pdf.

16. Randy Hayes and Dan Imhoff, Biosphere Smart Agriculture in a True Cost Economy: Policy Recommendations to the World Bank (Healdsburg, CA: Watershed Media, 2015), 9, http://www.fdnearth.org/files/2015/09/FINAL-Biosphere-Smart-Ag-in-True-Cost-Economy-FINAL-1-page-display-1.pdf.

17. Matt Walpole et al., Smallholders, Food Security, and the Environment (Nairobi: UNEP, 2013), 6, 28, http://www.unep.org/pdf/SmallholderReport_WEB.pdf.

—————————————————


Etiquetado como: , , , , , , , , , ,

Clasificado en:Agricultura ecológica, Alimentación

1 Respuesta »

Trackbacks

  1. Agricultura para un Planeta Pequeño — noticias de abajo | O LADO ESCURO DA LUA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: