"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

Entrevista a Jonathan Latham, investigador y agricultor, sobre los movimientos por la alimentación

Acres U.S.A. Febrero de 2017

Obtenida a través de jonathanlatham.net

Jonathan Latham

ACRES USA. ¿Cuáles son sus antecedentes y en qué consiste el Proyecto de Recursos de Ciencias Biológicas (Bioscience Resource Project)?

LATHAM. Soy biólogo molecular. Obtuve mi doctorado en Inglaterra en el Instituto John Innes, famoso por su ingeniería genética y la moderna biología molecular. Pero mi inclinación era hacia la ecología. Quería ser ecologista cuando estudiaba la licenciatura, pero mi profesor me dijo que si me dedicaba a la ecología no conseguiría trabajo y acabaría siendo contable.

Y creo que tenía razón, porque casi nadie apoya hoy en día las posiciones propias de la ecología, comparado con las grandes cantidades de dinero que se destinan a secuenciar el ADN y a desarrollar plantas modificadas genéticamente. Por ejemplo, hay países que están liberando transgénicos que tienen efectos sobre los organismos objetivo, y nadie sabe qué organismos están en los campos y qué especies hay, o incluso ni siquiera tienen una idea aproximada de cómo son los ecosistemas. Pienso en lugares como Brasil. Así que hay una gran cantidad de trabajo por hacer en ecología que no tiene financiación.

ACRES USA. ¿Qué dirección tomó después de su formación inicial?

LATHAM. Terminé mi formación universitaria en 1988. Nuestro departamento acababa de contratar a su primer biólogo molecular, y la manipulación genética se estaba convirtiendo en un gran problema. Mi educación fue anterior a esa época, así que mientras que el campo de la investigación se llenaba de fondos destinados a la genética molecular, me financiaron para hacer un Máster en genética de cultivos y luego un doctorado en virología molecular. En ese laboratorio solía desarrollar plantas transgénicas. Pero el problema de hacer estas plantas en el laboratorio era que nunca teníamos contacto directo con la agricultura. Nunca visitamos un campo agrícola, ningún agricultor vino a visitar el laboratorio, y por lo tanto había una profunda desconexión entre la biología que se suponía que estábamos haciendo y cómo esto beneficiaría a los agricultores. Algunas personas del laboratorio ni siquiera habían conocido a uno. Esto se hacía para los propósitos de las empresas de producción, no para los propósitos de los mismos agricultores. Eso es todo lo que ocurría, toda esa revolución de la biología molecular que estaba siendo financiada por la NSF y el USDA. Básicamente, hice mi investigación para que alguien pudiera hacer una planta transgénica y patentarla – realmente no había otro propósito en la investigación. La mayor parte de la investigación que se lleva a cabo en Cornell ahora mismo se hace con ese objetivo. A nadie le importa lo que haga un químico en particular dentro del laboratorio, a menos que la información sea útil para un ingeniero genético.

ACRES USA. ¿Qué hizo después de que se diera cuenta de esta realidad?

LATHAM. Me desilusioné con toda la investigación. Luego fui a estudiar genética en la Universidad de Wisconsin, pero lo mismo ocurría con la medicina que con la agricultura. Todo el mundo estaba haciendo sus investigaciones tratando de desarrollar productos para la industria farmacéutica, sin tener ni idea de lo que los pacientes realmente querían o necesitaban o lo que sería bueno para la sociedad. Eso también fue profundamente decepcionante, así que terminé abandonando la universidad, aunque me seguía atrayendo. Mi pareja y yo publicamos un artículo sobre las consecuencias genéticas de la modificación genética. Se denominó “Mutaciones inducidas por la transformación en plantas transgénicas: Análisis e implicaciones para la bioseguridad (2006)”. Luego tuvimos un hijo y fuimos a trabajar a una finca ecológica comunitaria en Inglaterra. Así que básicamente hacíamos agricultura, pero continuamos siendo empujados de vuelta a todo el escenario de la ingeniería genética y la biología molecular porque había un montón de personas que necesitaba de nuestra experiencia, con nuevos cultivos y nuevas leyes sobre los transgénicos que se aprobaron y un poco de conmoción en Inglaterra sobre lo que el gobierno estaba haciendo. Se nos pedía que habláramos con la gente o que explicáramos técnicas o escribiéramos artículos. Terminamos decidiendo que, en lugar de hacer esto sobre una base reactiva, lo haríamos de forma proactiva.

ACRES USA. ¿Ahora vive en Ithaca, Nueva York, pero no está en la facultad de Cornell?

LATHAM. Correcto, no tenemos ninguna conexión formal con Cornell. Mi compañera es de Ítaca y tiene familia aquí. Cornell es un lugar fantástico para observar la investigación en biología molecular y la investigación y desarrollo de la investigación agrícola. Es el hogar de organizaciones malévolas como la ISAAA y la Cornell Alliance for Science, que realizan actividades de divulgación y relaciones públicas para la industria biotecnológica. Y todo está profundamente conectado con el desarrollo internacional. El proyecto de los negocios agrícolas es llevar estas tecnologías a la India e Indonesia, a Europa del Este y a Sudamérica, y todo eso está relacionado con lo que está sucediendo en Cornell.

ACRES USA. Ha escrito varios artículos que describen el movimiento por la alimentación (Ver: Por qué el movimiento alimentario es imparable). ¿Qué hace que el movimiento por la alimentación sea diferente en su opinión, globalmente, que otros movimientos políticos o de justicia social como el movimiento por los derechos civiles, el movimiento contra el apartheid o el movimiento ecologista en sus inicios?

LATHAM. En muchos sentidos, reúne lo mejor de cada uno de todos esos movimientos. La mayoría de esos movimientos tienen estructuras organizativas y tienen fuentes de financiación. Por ejemplo, los sindicatos tienen instituciones bastante amplias en torno a las cuales todo está organizado, o el movimiento ecologista ha tenido grupos como el Sierra Club o Greenpeace en torno a los cuales se organizaron, y la información se canalizó a través de ellos, y el dinero se canalizó también a través de instituciones como el Fondo Mundial para la Naturaleza (World Wildlife Fund) y otras como la Nature Conservancy. Un problema, sin embargo, es que la energía de cualquier movimiento social puede ser absorbida por sus instituciones, y eso no es muy bueno. Debido a que pueden ser cooptadas – el Fondo Mundial de Vida Silvestre ha sido cooptado, Conservación Internacional ha sido cooptada, la Conservación de la Naturaleza ha sido cooptada por los agronegocios, la industria petrolera, y así sucesivamente. Pero el movimiento por la alimentación es diferente, es fundamentalmente más amplio y está más repartido. Ni siquiera es un movimiento de base, ya que la clase alta también forma parte del movimiento por la alimentación. Tampoco está organizado a través de instituciones, se organiza principalmente a través de individuos -individuos en Facebook, individuos que eligen alimentos para la cafetería de su escuela, individuos que empiezan a cultivar huertos en su escuela local-, casi todo es muy local y con un presupuesto muy bajo. Un paquete de semillas y una parcela de tierra o una página de Facebook es todo lo que necesitas para empezar el movimiento por la alimentación.

ACRES USA. ¿Está usted argumentando que un movimiento extremadamente disperso se convierte en un blanco mucho más difícil para los oponentes del movimiento? Aquí tenemos agricultores conservadores en el Medio Oeste y profesores universitarios de Berkeley y el Príncipe de Gales, todos en un acuerdo fundamental.¿Al ser un blanco en movimiento se convierte en un objetivo inalcanzable?

LATHAM. Sí, la historia de los movimientos sociales ha sido subvertida por el establishment. Lo que sucedió con el Día de la Tierra es que fue cooptado por las instituciones, y el Senador Gaylord Nelson, y esa clase de gente, así que en vez de que el Día de la Tierra se convirtiera en un vasto movimiento educativo, se convirtió en recoger basura. Los movimientos están maduros para tomar el control. Toda la historia de los movimientos antielitistas en los Estados Unidos, pero también en otros países, es que uno por uno han sido cooptados por el establishment. Los sindicatos habrían tenido más éxito si hubieran sido olvidados por el FBI. El movimiento de derechos civiles fue debilitado por la Fundación Ford. El feminismo casi seguro que por la CIA. En muchos de estos casos, el compromiso de los movimientos estuvo organizado por el gobierno de los Estados Unidos.

ACRES USA. Usted habla de que sus líderes son sobre todo referentes intelectuales en lugar de líderes como los de los movimientos tradicionales. También escribe sobre como el movimiento por la alimentación desafía los patrones dominantes en nuestros días. ¿Puede explicarnos más sobre este asunto?

LATHAM. En los albores de la era industrial, más o menos en 1600, Europa experimentó una transformación filosófica que iba de la mano de la industrialización. Las dos cosas estaban entrelazadas. Los comerciantes y otras personas adineradas querían asumir la industrialización, pero al mismo tiempo necesitaban una justificación para cambiar la forma en que se organizaba la sociedad. Comienzas con una sociedad feudal, y de repente necesitas que la gente se mueva y compita entre sí. Estos comerciantes necesitaban una mejor comprensión de una sociedad que empezaba a girar en torno a las máquinas, cosas que cumplían con unos tiempos establecidos, cosas organizadas jerárquicamente y gente que acudía a trabajar puntualmente por las mañanas. Los industriales y demás personas detrás de esta revolución adoptaron más o menos la política y la filosofía de la Ilustración, que era reduccionista, atomista y materialista. Ya no les servía la Iglesia como instrumento de control, y no les servía para que la gente tomara sus propias decisiones. Estas dos transformaciones -la transformación industrial y la transformación de la Ilustración- se apoyaban la una a la otra. Occidente forjó la ideología de la Ilustración en torno a la maquinaria, del lado de la idea de un universo mecánico y así sucesivamente. Desarrollaron una filosofía, en definitiva, que ignoraba la biología. No necesitaban de la biología porque se trataba de máquinas y aparatos. Continúa hasta el día de hoy – nuestro mundo sigue funcionando como si la biología no fuera importante. Como si los cultivos y los ciclos de cultivo no importaran, como si tu propia biología no importara, como si tu cuerpo no importara, como si tu mente no importara. La gente trabaja hasta en tres empleos, por ejemplo, sin que apenas se de cuenta de que tiene una familia. Toda nuestra sociedad se ha organizado en torno a esta forma mecanicista de pensar sobre las personas que es esencialmente inapropiada sobre quienes somos. Somos organismos biológicos, y el mundo natural se basa en la coexistencia de organismos biológicos, no por la competencia entre ellos.

ACRES USA. Para hacer el papel de abogado del diablo, ¿no podríamos argumentar que esa interdependencia de los organismos biológicos no era tan obvia en ese momento para las personas cuya vida era muy dura y el atractivo de las máquinas era comprensible? La gente quería liberarse de las tareas onerosas, y la tragedia de las consecuencias involuntarias desempeña un papel importante en esta historia.

LATHAM. Sí, no quiero argumentar que las motivaciones de la gente fueran todas negativas. Mucha gente podía ver que la miseria humana se podía aliviar de este modo Pero mucha de la miseria humana que existía en tiempos feudales se autoimponía porque unos oprimían a otros. Los señores y los nobles oprimían a los campesinos y no compartían lo que tenían o lo desperdiciaban en la guerra. Más tarde, la opresión y la miseria que sucedió en la década de 1850, los tiempos de Dickens, lo que llevó a implantar el materialismo para justificar la liberación de esa opresión, de los desastres de la contaminación y las duras condiciones de trabajo. Había gente en ese momento, como Thomas Huxley, un biólogo famoso, que tenía una concepción materialista de cómo se podía mejorar la vida de las personas. Hasta cierto punto estaba motivado por una perspectiva humanitaria. Pero estas personas no consideraron a la biología en su interpretación de las cosas, al contrario. No ha cambiado mucho hoy en día. Nuestra comprensión del clima, por ejemplo, no está en consonancia con la forma en que se produce el clima. El movimiento climático es un debate contante sobre las chimeneas y la quema de combustibles fósiles, es decir, fuentes artificiales y soluciones artificiales a la contaminación. Mientras que el clima en sí mismo está generado por organismos biológicos. Cada elemento de nuestro clima -el nitrógeno creado por las bacterias, el dióxido de carbono liberado por los organismos vivos, el oxígeno creado por la fotosíntesis- cada elemento de nuestra atmósfera está generado por los organismos que viven en nuestro planeta. Así que me parece, como biólogo, que las soluciones obvias al cambio climático sean biológicas: se cuide el suelo, se cuiden los bosques, etcétera. Eso no tiene nada que ver, o poco que ver, con las deliberaciones de las personas que quieren resolver los problemas climáticos. Básicamente ignoran esos factores y piensan en chimeneas y combustibles fósiles.

ACRES USA. ¿Qué hay de otras causas y movimientos?

LATHAM. Incluso en los movimientos sociales de nuestros días, estamos muy lejos de tener una comprensión biológica del mundo. Incluso en la medida en que tenemos una comprensión del funcionamiento biológico del mundo, esa comprensión resulta ser regresiva. Los biólogos post-Darwinianos, como Huxley, construyeron una realidad mental de cómo los organismos interactúan, una concepción básicamente competitiva, que encajaba con la política de la época, y desempeñaba su papel en el desplazamiento del papel de la religión en el ámbito de la filosofía y la política. Pero la nueva realidad que construyeron de cómo los organismos interactúan era básicamente una visión negativa. Todo se trataba de competencia y así sucesivamente. Establece que las personas compiten entre sí, que las especies compiten entre sí, y no deja ningún papel para las sinergias entre organismos. Sin embargo, si realmente se estudia la biología adecuadamente, se descubre que la sinergia está en el corazón de cada interacción. Acepto que hay organismos que van de un lado a otro y se comen unos a otros, y hay organismos que compiten entre sí, pero si documentamos las interacciones entre organismos y entre ellos encontraremos que el 99 por ciento de ellos son sinérgicas. No vemos eso, porque es demasiado obvio, y no se nos enseña eso en nuestras clases de biología. Vemos nuestras interacciones con otras especies como negativas y competitivas. El movimiento alimentario está desechando esa idea. Dice que las interacciones entre especies y organismos son positivas y sinérgicas y constructivas, como el compostaje y las familias. Es una ruptura fundamental con toda la ideología de la Ilustración. Es básicamente el derrocamiento del neo-Darwinismo y en gran medida también del materialismo.

ACRES USA. En interés del argumento, consideremos el caso del crecimiento. Si una concepción de la sinergia está en el corazón de la agroecología y de todo lo que queremos hacer, ¿cómo se relaciona con el enorme problema de la humanidad, nuestra adicción al crecimiento? No es difícil ver que el crecimiento económico perpetuo es canceroso y destruye el planeta. El crecimiento económico parece querer recuperar los procesos biológicos, el crecimiento biológico que la gente siempre observa a su alrededor.

LATHAM. La analogía entre crecimiento biológico y crecimiento económico se basa en una metáfora. Es como si la economía creciera de la misma manera que crece una planta y crece un animal. Eso no es estrictamente cierto. El propósito de una economía es permitir la acumulación de riqueza. A los poderes les gusta que su riqueza sea asimilada como que también es la nuestra, así que introducen todos estos conceptos en la economía que nos ayudan a mezclar esas cosas. Hay una diferencia entre el flujo de dinero a través de una economía, la acumulación de riqueza y bienes materiales, y la acumulación de felicidad. Esos tres componentes de una economía son esencialmente independientes entre sí. Pero los poderes quieren mezclarlos, de manera que nos identifiquemos con “la economía” como algo que necesitamos proteger y alimentar y nutrir, cuando lo que realmente necesitamos proteger es nuestra felicidad y nuestra necesidad de ser económicamente independientes a medida que conseguimos la parte que nos corresponde. Su economía puede estar creciendo sin que eso suponga beneficio para otras personas. Al mismo tiempo, usted puede estar beneficiando a otras personas sin que se produzca crecimiento económico. Son conceptos separados.

ACRES USA. ¿Está usted argumentando que la cosmovisión biológicamente fundamentada de la agroecología y del movimiento por la alimentación representa esta última idea en el mundo real, ya que los agricultores involucrados participan en un ciclo, más que en la extracción? Incluso la comida desperdiciada se descompone. No termina flotando para siempre en un manchón sobre el Océano Pacífico dos veces más grande que Texas.

LATHAM. Sí. Puedes concebir dos formas de manejar el mundo. Uno basado en los combustibles fósiles y la minería y los conceptos mecanicistas, o se puede concebir un sistema enteramente basado en la biología. Y ambos pueden satisfacer las mismas necesidades. Pero una de esas economías genera enormes cantidades de carbono, es tremendamente ineficiente, es enormemente destructiva para la tierra y casi inevitablemente muy contaminante. La otra es mayormente benéfica y genera pocos problemas. Se puede pensar en destruir el planeta con esta última forma de economía, pero sería una forma bastante difícil de hacerlo. Mientras que la que se basa en la minería y la extracción y así sucesivamente, es difícil imaginar que no destruya el planeta. El movimiento por la alimentación representa esa segunda economía.

ACRES USA. Como ideal, ¿no es difícil de llevar a cabo?

LATHAM. Ciertamente hay maneras de hacer que cada uno contribuya de alguna manera apropiada. Asumiendo un papel de acuerdo con los procesos biológicos se puede tener acceso a un suministro de alimentos, mientras que con el mecanicista es difícil determinar cómo podría hacerlo.

ACRES USA. Hablando en términos prácticos en vez de teóricos, tenemos cifras sólidas que muestran cómo la agricultura ecológica, la agroecología o regenerativa pueden alimentar al mundo.

LATHAM. Es muy importante para la gente saber que una agricultura sana puede alimentar al planeta varias veces.

ACRES USA. ¿Cuál es su visión del movimiento hacia una agricultura urbana?

LATHAM. Se está difundiendo la idea de que necesitamos el suelo de las ciudades para la producción de alimentos. No hay una necesidad fundamental de que las ciudades proporcionen lo que el país proporciona. Muchas noticias sobre ciudades que se proveen de alimentos por sí mismas son excusas para difundir el mito de la escasez de alimentos que se avecina en nuestro futuro. Caen en la misma trampa que las historias que dicen que necesitamos insectos para alimentar al mundo, y todo el mundo tendrá que empezar a comer insectos. Eso es ridículo, y lo mismo ocurre con la idea de que las ciudades tendrán que empezar a alimentarse por sí mismas. Pueden alimentarse por sí mismas si lo desean, o los hogares pueden alimentarse por sí mismos si lo desean. Es una elección totalmente local. Nadie debería tomar estas decisiones basándose en las necesidades teóricas nacionales o supuestas necesidades internacionales.

ACRES USA. Pero muchas personas subempleadas y mal pagadas se agrupan en las ciudades porque allí es donde encuentran trabajo cuando lo hay, y los servicios sociales cuando no lo están. El hacinamiento y las enormes brechas de riqueza no desaparecerán pronto. ¿Acaso las metas del movimiento por la alimentación no encajan con la idea de que estas personas cultiven algo de su propia comida en la ciudad para complementar sus bajos salarios? Si puedes cultivar algo de lo que comes, tienes una ventaja, y el proceso de cultivo es mejor para ti que simplemente matar el tiempo con las diversiones urbanas estándar. Quizá sea una esperanza tonta.

LATHAM. No es una tontería. Como una manera práctica para que la gente se cuide a sí misma, no hay muchas mejores maneras que encontrar la forma de cultivar frutas y verduras. Sin embargo, es importante entender que si se tiene una economía de base biológica en la que la gente cultiva alimentos y cuida la tierra, se necesita mucha gente para hacerlo. La gente se ha trasladado a las ciudades bajo falsas esperanzas. Lo que hay que hacer es hacer del campo un lugar más atractivo y acogedor. Y también poner la tierra a disposición de la gente para que se cuide a sí misma. Una de las razones por la que la gente en todo el mundo va a las ciudades es porque están siendo expulsados de la tierra. Entonces se quedan aislados del campo y ya no pueden volver atrás. Pero el campo en muchos sentidos es el lugar donde debería estar la mayoría de la gente, y si queremos detener la agricultura industrial necesitaremos más mano de obra en el campo.

ACRES USA. Vamos a repasar las cuatro leyes ecológicas de Barry Commoner : 1.- Todo está relacionado con todo lo demás. 2.- Todas las cosas han de ir a parar a alguna parte. 3.- La naturaleza es la más sabia. 4.- En todos los procesos dentro de la biosfera, al final tendremos un déficit en términos de materia y energía. Usted ha argumentado que el primero y el cuarto no se ajustan realmente al movimiento por la alimentación, mientras que el segundo y el tercero sí lo harían.

LATHAM. La primera ley necesita modificación porque todas las cosas no están conectadas por igual. Mi conexión con usted, por ejemplo – estamos físicamente distantes pero resulta que estamos al teléfono, pero mi conexión con mi vecino es mucho mayor. Mi conexión con mi finca es mucho mayor, y mi conexión con mi tierra es mucho mayor. Hay un vínculo químico y social con esas personas que no existe con ustedes, e igualmente mi conexión con los otros siete mil millones de personas en el planeta es aún más tenue que con ustedes porque hemos hablado por teléfono un par de veces. El principio del movimiento por la alimentación es que estamos conectados por los alimentos que comemos. Todos contribuimos al ecosistema, pero estas conexiones no se reflejan adecuadamente en la simple afirmación de que todo está conectado. En cuanto a su cuarta ley, lo que el movimiento por la alimentación está diciendo es que hay alimentos disponibles ahí fuera. Hay ciclos en los ecosistemas, y si se comprenden los principios de la permacultura, la agricultura y los ecosistemas en general, se pueden aprovechar esas técnicas y sistemas para generar grandes cantidades de alimentos a partir de un pedazo muy pequeño de tierra.

ACRES USA. ¿Saber cómo usar esos ciclos produce excedentes, y los excedentes son un tipo de alimento que está disponible?

LATHAM. Sí, eso es precisamente. En cuanto a la segunda ley de Commoner sobre todo lo que va a algún lado, no hay ninguna disputa entre él y el movimiento por la alimentación. Ahora estamos descubriendo, lentamente, todas las formas en que los productos químicos y materiales sintéticos siempre terminan en alguna parte. Si se quiere hacer una economía basada en la extracción de carbón y petróleo, etc., y sintetizar sustancias artificiales a partir de él, hay que ser consciente y tener muy claro dónde acaban esas sustancias químicas y esos materiales.

ACRES USA. Entonces, ¿el movimiento por la alimentación está reforzando y difundiendo la idea de que, como todo debe ir a algún lado, es mejor prestar mucha atención a las transformaciones que se ponen en marcha cuando se deja que ciertas sustancias vayan de un lugar a otro?

LATHAM. Esa es una afirmación totalmente cierta. No diría que es el mensaje más contundente del movimiento por la alimentación, pero es cierto y el mensaje podría hacerse más potente. La gente lo dice, y es perfectamente cierto – esa es una de las razones por las que la gente quiere practicar la agricultura ecológica. Mira los neonicotinoides, que ahora sabemos que están afectando a más organismos que las abejas melíferas.

ACRES USA. Lo que nos lleva a “la naturaleza es la más sabia”, el corazón de la materia.

LATHAM. Lo es. El movimiento por la alimentación no discute esa afirmación de ninguna manera.

ACRES USA. ¿Qué es lo hace que el movimiento por la alimentación sea una fuerza imparable?

LATHAM. Permítanme darles un ejemplo. La gente está haciendo dinero porque están siguiendo los procesos naturales. Los agricultores que trasladan sus animales a los pastizales y los sacan de las CAFOs [Operaciones Concentradas de Alimentación Animal], gente como Joel Salatin, la gente que hace pastoreo, como consecuencia de aprovechar las sinergias entre organismos, está ganando dinero. Un agricultor que emplea los sistemas CAFO utiliza básicamente combustibles fósiles para sustituir numerosos servicios de los ecosistemas y luego depende de subsidios para salvarse a sí mismo, porque tales sustituciones son costosas. Las CAFOs ignoran el modelo alternativo donde si usted opera correctamente las fuerzas biológicas, puede ganar dinero. Las personas pueden ganar dinero, incluso en un entorno hostil y no subvencionado, creando un círculo en el que producen alimentos que saben mejor y benefician a la salud humana junto con el medio ambiente y el bienestar de los animales. Esta combinación de lógica sólida y poder práctico es difícil de resistir y el movimiento por la alimentación la está poniendo en acción. Sin embargo, no es sólo en estas prácticas que el movimiento por la alimentación está teniendo éxito y creciendo. Por ejemplo, el movimiento por la alimentación tiene escasos impedimentos de entrada, además es una de las pocas áreas de la economía donde elegir este tipo de alimentación puede ser efectivo.

ACRES USA. De alguna manera, como usted señaló en su artículo, esto se está logrando en gran medida sin que los adinerados patrocinadores estén aportando grandes cantidades de capital.

LATHAM. Algunas personas con dinero se están moviendo ahora en este sentido pero no está siendo financiado al mismo nivel que el movimiento climático, por ejemplo. El movimiento por la alimentación está formado por personas que hacen cosas por sí misma porque realmente quieren hacerlo. A muchos de ellos no se les paga – están organizando cosas en Facebook, escribiendo a sus miembros del Congreso, ayudando a alimentar a los hambrientos, o lo que sea. Este es un compromiso de la gente común y corriente, y eso es una ventaja. Otra ventaja es que es mucho más difícil cooptar a esa clase de gente. Es difícil concebir cómo Monsanto podría financiar una fundación para persuadir a las organizaciones del movimiento por la alimentación de que hagan lo incorrecto y beneficien a Monsanto. La Fundación Kellogg le dio a Slow Food USA un millón de dólares hace un año, una semana después de que Slow Food USA despidiera a su director general, que se expresaba abiertamente sobre temas de justicia alimentaria. Deberían esperar ver cosas así, pero sospecho que será difícil, quizás imposible, que los agronegocios se infiltren y destruyan el movimiento por la alimentación

ACRES USA. ¿Está usted de acuerdo en que la idea central detrás del movimiento por la alimentación, de que los alimentos pueden ser utilizados como una forma de salir de la trampa que hemos creado durante siglos intentando el dominio técnico de la naturaleza- una idea que se traslada fácilmente a través de barreras culturales, barreras lingüísticas, educativas y de clase?

LATHAM. Sí. La comida es tan fundamental en la vida de todos, lo sepan o no.

ACRES USA. ¿Cuáles son sus planes a corto plazo?

LATHAM. Nosotros, aquí en el Proyecto de Recursos de Ciencias Biológicas, vemos nuestro papel en cómo tratar de articular las ideas que son necesarias para un mundo seguro y un sistema alimentario justo, y la mayoría de ellos concuerdan en torno al movimiento por la alimentación. A veces eso significa articular las críticas científicas sobre los transgénicos o el uso de productos químicos, a veces significa ayudar a la gente a entender la genética, que es un concepto ideológico central del control social, y a veces eso significará analizar el movimiento por la alimentación más a fondo.

—————————————————–

Etiquetado como: , , , , , , ,

Clasificado en:Agricultura ecológica, Alimentación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: