"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

La dieta cetogénica

Publicado por ZOELHO, Paul Van Herzele, Doctor en Farmacia.

guerir-du-cancer.fr

Los recién nacidos alimentados exclusivamente con leche materna entran en un estado de cetosis en las 12 horas posteriores al nacimiento, y las cetonas resultantes proveen el 25% de sus necesidades energéticas.

Los cuerpos de nuestros antepasados utilizaban la glucosa para su producción de energía cuando los alimentos disponibles eran principalmente de origen vegetal, o quemaban cetonas durante períodos de hambruna o cuando comían principalmente alimentos de origen animal. Así que estaban principalmente en estado de cetosis, a veces durante meses.

Así que nuestro cuerpo y cerebro crecieron… con cetonas. Pero nuestro estilo de vida actual es completamente diferente. Hoy en día, ¡sólo los esquimales siguen siendo un pueblo cetogénico!

¿Cetosis? ¿Dieta cetogénica?

Algunas explicaciones.

Índice:

Producción energética natural

Las ventajas

El estado de cetosis nutricional

La dieta cetogénica

Las precauciones

El lado práctico

Contenido:

Producción energética natural

Los músculos y órganos pueden extraer su energía de los azúcares, o directamente de los ácidos grasos de las reservas de grasa corporal o de los alimentos ricos en grasa.

De hecho, los azúcares deben degradarse primero en piruvato (glicólisis) en el citoplasma, antes de transformarse en acetil-CoA [acetil coenzima A] por medios enzimáticos en acción aeróbica en la mitocondria (descarboxilación oxidativa), o de una manera que no es muy efectiva en el citoplasma a través de la glicólisis en acción anaeróbica.

Los ácidos grasos son la fuente de energía ideal para todas las células del cuerpo (9 kcal/g grasa vs. 4 kcal/g azúcar) excepto las del cerebro. Por eso, las mitocondrias de las células nerviosas del cerebro no están diseñadas para esta forma ineficaz y dañina de combustión de la grasa, y las enzimas clave necesarias para la degradación de los ácidos grasos (beta oxidación) sólo están presentes en cantidades muy pequeñas. Por otra parte, la combustión de cetonas en las mitocondrias es extremadamente eficiente -incluso más que la de la glucosa- muy rápida y limpia porque produce muy poca ROE y CO2 (-> pulmones).

Sin embargo, a través del ciclo de Krebs, los ácidos grasos se queman débilmente y de una manera bastante sucia: necesitan mucho oxígeno, producen grandes cantidades de radicales libres y especies reactivas ligadas al oxígeno (ROS) dañinas para las células (y sus mitocondrias), y su producción de energía es relativamente lenta. Estos tres factores los hacen incapaces de suministrar la energía que nuestro cerebro muy activo y sensible necesita con suficiente rapidez.

Los ácidos grasos de cadena media (MCFA) de MCT (triglicéridos de cadena media o TCM) de origen dietético pueden ser tratados completamente , por ejemplo en las mitocondrias, mientras que los ácidos grasos de cadena larga requieren un portador, L-carnitina. Estos ácidos grasos pueden ser degradados directamente a acetil-CoA (oxidación beta).

En el caso del exceso de azúcares en los alimentos, la disponibilidad de ácidos grasos de nuestras reservas de grasa para la combustión es mucho más difícil. La ingestión de azúcares inhibe la capacidad del cuerpo para acceder y quemar grasa.

Con la Acetil-CoA, comienza la producción de ATP (nuestra batería química). En las mitocondrias,la acetil-coA se oxida primero, liberando electrones que a través del ciclo de Krebs > la cadena de transporte de electrones (cadena respiratoria)> fosforilación oxidativa > producen moléculas ATP. Este ATP es liberado por las mitocondrias en el citoplasma celular, listo para ser utilizado como fuente de energía en muchas reacciones bioquímicas.

Glucosa, grasa (TAG) + O2 (pulmones) -> AcCoA -> ATP -> CO2 (-> pulmones) + H2O

Además, cuando disminuyen los niveles de glucosa en la sangre (p. ej. en ayunas), se produce un desequilibrio entre la quema de ácidos grasos y azúcares. En respuesta, el ácido oxaloacético (oxaloacetato) del ciclo de Krebs se utilizará preferentemente para producir glucosa adicional vía gluconeogénesis. Esta reacción inevitablemente ralentizará el ciclo de Krebs, y luego también la gluconeogénesis…

Pero cuando la producción de acetil-coA a partir de ácidos grasos dietéticos supera la capacidad de conversión del ciclo de Krebs, se anima a las mitocondrias hepáticas a producir cetonas (acetoacetato (AcAc), acetona y beta-hidroxibutirato (BHB) a partir de acetil-coA que pasan por el torrente sanguíneo: este será el estado de cetosis nutricional (el mismo fenómeno se produce en caso de un ayuno prolongado). Las cetonas pueden ser utilizadas como combustibles en tejidos periféricos, y atraviesan fácilmente la barrera cerebral (excepto la acetona: al no tener significación metabólica, la acetona volátil será eliminada a nivel pulmonar y dará este conocido aliento afrutado en diabéticos (falta de azúcares) y en caso de ayuno prolongado. Ver más adelante la diferencia entre la “cetosis alimentaria” y la “cetoacidosis diabética”.

Las cetonas son el combustible ideal para nuestras células, incluyendo nuestras células cardíacas y cerebrales. De hecho, la combustión de las cetonas en las mitocondrias es un 25% más eficiente que la combustión de los azúcares. Bioquímicamente, la combustión en la mitocondria de 1 molécula de azúcares proporciona 36 moléculas de ATP, mientras que 1 molécula de grasa proporciona ¡48 moléculas de ATP! Además, la combustión de cetonas libera una vez más acetil-CoA, que puede reutilizarse en el ciclo de Krebs para garantizar una mayor producción mitocondrial de NADH [Nicotinamida adenina dinucleótido]. Este último es indispensable como agente reductor en más de 450 reacciones bioquímicas.

Cuanta más energía necesite una célula para estas funciones, mayor será el número de mitocondrias. Los estudios en animales con cetosis mostraron claramente un aumento en el número de mitocondrias y por lo tanto de ATP en las células cerebrales.

La mitocondria tiene su propio genoma (ADNmt) que es más frágil que el ADN contenido en el núcleo celular (DNAn). Además, las mitocondrias regulan el ciclo celular (apoptosis, mitosis) y son responsables de la eliminación de las células que funcionan mal, bacterias, virus… (autofagia). Exotoxinas como pesticidas, metales pesados, radicales libres y partículas de oxígeno activadas (ROS), así como una infección viral similar al herpes (CMV, Epstein-Barr…) pueden causar sobreexcitación e inflamación que puede dañar el ADNmt. La disfunción mitocondrial es la base para el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Parkinson, pero también depresión y pérdida de bienestar.

Principales beneficios

Tener suficiente energía nos hace felices y nos mantiene sanos. La falta de energía, por otra parte, conduce a trastornos como el retraso mental, la demencia, los problemas de memoria… El ayuno intermitente y la dieta cetogénica pueden ayudar a corregir la disfunción mitocondrial gracias al efecto antiinflamatorio de un estado permanente de cetosis. Y puesto que la inflamación crónica es la base de la mayoría de las enfermedades de la civilización…

– A diferencia de los azúcares, los ácidos grasos pueden penetrar en las células sin depender de la insulina. Además, después de la penetración, los azúcares deben convertirse primero en citosol antes de quemarse en las mitocondrias. Los ácidos grasos, por otro lado, pueden ser quemados directamente en las mitocondrias, con un mayor rendimiento por molécula (el ácido BHB es un compuesto más energético que el piruvato).

– Y cuando se pone suficiente grasa a disposición de un organismo, como en una dieta baja en carbohidratos, alta en grasas o una dieta cetogénica, los músculos recuperan energía, incluso cuando se demuestra la resistencia a la insulina. Todos los deportistas de resistencia conocen este fenómeno: es el modo “quema de grasa”, que les permite correr un maratón sin tener que consumir constantemente alimentos muy ricos en azúcar. Después de un período de ajuste de 2 a 4 semanas, la resistencia física no parece estar afectada por la cetosis nutricional. Además, la cetosis permite inhibir la degradación de las proteínas: las cetonas, estructuralmente similares a los aminoácidos conectados (BCAA), se quemarán preferentemente (resultando en niveles sanguíneos más altos de estos aminoácidos como la leucina, importante para la creación de masa muscular).

Una dieta cetogénica no desencadena el estado hipoglucémico. La grasa desempeña un papel importante en la supresión de las sensibilidades dietéticas y en la aparición de trastornos glucémicos. La ausencia de factores desencadenantes (histamina, fructosa…) limitará el deseo de azúcar. Sin embargo, con una dieta baja en grasas, es probable que el cuerpo reaccione más fuertemente a los desencadenantes dietéticos después de la pérdida de peso y con más frecuencia experimentan condiciones hipoglucémicas, y por lo tanto antojos de dulces, cuando los carbohidratos se reintroducen en la alimentación (efecto yo-yo).

Las cetonas no causan glicosilación, radicales libres o ROS, y por lo tanto no causan inflamación, pero pueden ser quemadas directamente. A diferencia de la glucosa, las cetonas no excitan el cerebro porque estimulan la producción de GABA (un inhibidor cerebral, un tipo de Valium natural). Esta es la razón por la que las cetonas alivian el dolor, tienen un efecto antiinflamatorio general (muchas enfermedades nacen en un entorno pro-inflamatorio) y ayudan incluso en condiciones neurológicas como la epilepsia (son las sobreexcitaciones la causa). Sin embargo, estas propiedades beneficiosas de la cetona sólo se aplican cuando la glucosa en sangre es baja…

Una dieta cetogénica se apoya en el ayuno intermitente y el entrenamiento de resistencia. Ambos estimulan la producción de cetonas y mantienen el estado de cetosis.

– Las células sanas y cancerosas tienen proteínas GLUT-1 en su membrana externa que actúan como transportadores de glucosa: transportan la glucosa a través de esta membrana. En caso de deficiencia de glucosa, las células sanas tienen la capacidad de aumentar el número de GLUT-1 en su superficie para optimizar la absorción de glucosa. Sin embargo, en tales situaciones, las células cancerosas pierden GLUT-1. Así que incluso con una dieta 100% libre de azúcar, cuando sólo la gluconeogénesis es capaz de producir algo de glucosa, las células cancerosas realmente no pueden aprovechar esta oportunidad.

– Una dieta cetogénica puede tener un impacto terapéutico en el tratamiento de: espasmos infantiles, epilepsia, autismo, tumores cerebrales, Alzheimer, ELA (esclerosis lateral amiotrófica), depresión, accidente cerebrovascular, traumatismo craneal, Parkinson, migraña, trastornos del sueño, esquizofrenia (en ratones), ansiedad, TDA/H, irritabilidad o índrome de ovario poliquístico, síndrome del intestino irritable (IBS), enfermedad de reflujo gastroesofágico, obesidad, enfermedad cardiovascular, acné, diabetes tipo 2, temblores, insuficiencia respiratoria, casi todas las afecciones neurológicas, pero también el cáncer y todas las circunstancias en las que los tejidos necesitan después de haber sufrido una deficiencia de oxígeno.

Se sabe que el ayuno prolongado reduce la inflamación. Los estudios han demostrado que las cetonas (BHBs) son capaces de inhibir la activación del inflamasoma, un complejo proteico responsable de la respuesta inmune involucrado en muchas enfermedades autoinmunes. Las cetonas no inhiben la activación de la caspasa-1, que actúa en respuesta a la aparición de patógenos. De lo contrario, la protección inmunitaria permanece activa.

Las células cancerosas se alimentan principalmente de azúcares no oxigenados (efecto Warburg: glicólisis anaeróbica seguida de fermentación láctica en citosol, en lugar de glicólisis parcial seguida de oxidación del piruvato en las mitocondrias). En oncología, esta propiedad es explotada por la administración de azúcares radiactivos. Esta técnica se utiliza para detectar metástasis de cáncer (PET-scan). La dieta cetogénica es un método terapéutico complementario basado en esta propiedad.

Los pacientes con cáncer necesitan cantidades particularmente grandes de grasa para preservar su masa muscular y mantener la fuerza física suficiente. El cáncer altera el metabolismo de tal manera que los músculos reaccionan peor a la señal de insulina. Al igual que los diabéticos, los pacientes con cáncer se vuelven resistentes a la insulina, lo que hace que sus músculos sean cada vez menos capaces de usar el azúcar como fuente de energía. Cuando sus células carecen de azúcar y no tienen suficientes ácidos grasos para compensar la falta de azúcar, las personas se debilitan y se agotan rápidamente. Desafortunadamente, muchos pacientes con cáncer son conscientes de esta situación.

Cuando el cuerpo no recibe azúcar, son las cetonas las que le dan al cerebro la energía que necesita. Las células cerebrales son particularmente adictas a estas cetonas, lo que las hace particularmente eficaces -quizás por eso la dieta cetogénica es a menudo muy eficaz en epilépticos, cuyas convulsiones disminuyen o incluso desaparecen por completo.

El Estado de cetosis nutricional

La producción de cetonas se asocia a menudo con el ayuno. Sin embargo, con una dieta alta en grasa y en ausencia de azúcares, es posible producir cetonas a partir de grasa.

La cetosis estable puede ser difícil de lograr. Requiere un enfoque individual. Usted debe evaluar y registrar diariamente sus niveles de glucosa en sangre (glucemia) y beta-hidroxibutirato (BHB) y registrarlos.

Pero, ¿cómo empezamos?

1.- Determinar el estado de cetosis:

Se pueden determinar 3 tipos de cetonas: AcAc (especialmente en la orina), ácido BHB (especialmente en la sangre) y acetona (en la respiración).

La medición de AcAc en orina es fácil pero no muy precisa (Ketostix: tiras de reactivo para análisis de orina).

Es preferible medir el ácido BHB en la sangre. El ácido BHB representa el 78% de las cetonas en la sangre. Un estado de cetosis se caracteriza por valores de BHB entre 1 y 3 mmol/l de sangre. Los valores de BHB entre 4 y 7 mmol/l pueden inhibir el crecimiento del tumor, la angiogénesis y la inflamación y favorecer la apoptosis.

Un estado de cetosis, combinado con bajos niveles de azúcar en la sangre y bajos niveles de insulina, es perfectamente natural y saludable. Dispositivos que miden los niveles de azúcar y cetona en una gota de sangre: Precision Xtra (Abbott), Freestyle Optium Neo (Abbott), Nova Max Plus (Nova), GlucoMen LX plus (Menarini)…

Medir el nivel de cetonas en la respiración (acetona) es posible hacerlo en casa con Ketonix°.

Nota:

Se recomienda que la cetosis y/o los niveles de glucosa en sangre no se determinen inmediatamente después de un esfuerzo físico considerable. Durante un esfuerzo físico intenso, el hígado libera glucosa, lo que influye temporalmente en la producción de cetonas. Pero después de unas pocas horas, los niveles de glucosa en la sangre disminuyen y el nivel de cetona se recupera espontáneamente.

2.- Determinar su propio umbral de tolerancia a los carbohidratos (HTCS):

El HTCS difiere de una persona a otra. Algunos atletas pueden mantener la cetosis con 100g de carbohidratos (HC) por día. La mayoría de las personas requieren menos de 50g de HC/día para mantener su estado de cetosis. En caso de síndrome metabólico, el límite de cetosis es aún más bajo: menos de 30g HC/día. Se recomienda comenzar con 20g de HC/día para asegurar su entrada en el estado de cetosis. O empiece con agua, ¡sólo agua! Luego, aumente la dosis diaria de carbohidratos con 5 a 10g durante una semana. Si usted sale del estado de cetosis, sólo tome la dosis de la última semana…

Ayunar por 3 a 5 días (sólo agua) no supondrá ningún problema para una persona que todavía está en buena condición física. Los síntomas de abstinencia pueden ser observados pero no son peligrosos: cabeza ligera, náuseas, dolores de cabeza…

Pero para una persona frágil, será necesaria una introducción gradual a una dieta cetogénica. Sin embargo, en el tratamiento del cáncer, el objetivo principal debe ser la ingesta de carbohidratos < 12g por día, con un límite de ingesta de proteínas de 0,8 – 1,2g/kg de peso corporal (véase más abajo).

Pero tenga cuidado, no basta con comer pocos azúcares. Lo mejor es evitar todos los azúcares al principio. Incluso en este caso, el cuerpo necesita de 2 a 6 semanas antes de que pueda migrar de una combustión de azúcares a una combustión de grasa. Sólo entonces los niveles de cetona en ayunas (BHB) excederán de 0,5.

Al mismo tiempo, los niveles de glucosa en la sangre disminuyen gradualmente a valores por debajo de 100, o incluso hasta 50mg/dl, inversamente proporcionales a la concentración de cetonas, que irá aumentando lentamente con algo de retraso. También se observó una disminución en los niveles de HbA1c.

Se recomienda mantenerse en movimiento. Sin embargo, evite el deporte, porque el ácido láctico producido durante el esfuerzo físico puede convertirse en glucosa (gluconeogénesis)!

3.- Determinar su propio umbral de tolerancia proteica (STP): máx. 30g/comida, máx. 140g por día.

Sustituir los azúcares por grasas (no proteínas) es la esencia de la dieta cetogénica. Si una ingesta de carbohidratos de 20 g/día no permite la entrada en estado de cetosis, es aconsejable reducir la ingesta de proteínas y aumentar la ingesta de grasas. De hecho, puesto que el cuerpo no puede almacenar un exceso de proteínas, las transformará en glucosa vía gluconeogénesis. De este modo se evita la entrada en estado de cetosis del organismo…

En estado de cetosis, el hígado produce una glucosa mínima pero suficiente vía gluconeogénesis. La conversión mínima de la proteína vía gluconeogénesis proporcionará una cantidad suficiente de proteínas para asegurar la función tiroidea.

Comience con 20g de carbohidratos al día + 1g de proteína por kg de peso corporal al día; luego pruebe su estado de cetosis.

4.- Determinar su ingesta de grasas:

Cuando se evitan los azúcares en la dieta, una mayor ingesta de grasa es esencial para calmar la sensación de hambre. La dieta cetogénica es una dieta alta en grasas (80 a 85% de las calorías proporcionadas). Las grasas buenas tendrán que compensar la ingesta baja de carbohidratos y proteínas. Coma grasa hasta que esté lleno. Solamente eso. Con una dieta cetogénica, ¡sin frustraciones ni hambre! Ya no es necesario comer más de 1 o 2 veces al día…

¿Cuáles son las grasas “buenas”?

En ausencia de azúcares, el cuerpo prefiere como combustible los ácidos grasos saturados (MTCs) de cadena corta y media y los ácidos grasos monoinsaturados (MUFAs) como combustible. Los MTC se encuentran en: La mantequilla, ghi (mantequilla clarificada), crema agria, aceite de coco, carne (no magra), productos lácteos integrales fermentados como queso, yogur griego (Yiaourti)… Fuentes de ácidos grasos monoinsaturados: aguacates, aceite de oliva, nueces (de pacán y macadamia).…

– Tan pronto como el organismo se encuentra en un estado estable de cetosis, el ayuno intermitente durante 16 a 24 horas es fácil de llevar a cabo (lo que aumenta la producción de cetonas). Para perder peso, basta con limitar la ingesta de grasas a través de la dieta, para que el cuerpo pueda aprovechar sus propias reservas de grasa. Por otro lado, para ganar masa muscular, ¡moverse lo suficiente es imperativo!

– En el tratamiento del cáncer, se recomienda una dieta cetogénica de “restricción calorífica”. Sólo una reducción adicional de calorías (reducción de grasa) podría reducir la glucosa en la sangre lo suficientemente rápido, limitando así el crecimiento del tumor.

– Una dieta cetogénica tiene actividad diurética. Por lo tanto, se aconseja precaución en caso de tratamiento concomitante con antidiuréticos y el riesgo de deficiencias electrolíticas.

– Normalmente el paciente perderá peso con una dieta cetogénica (con o sin restricción calórica). Salvo que la pérdida de peso sea una respuesta metabólica a la restricción calórica. Por otra parte, la pérdida de peso durante la radioterapia o la quimioterapia es causada por sus efectos tóxicos y los efectos del tratamiento sobre el apetito. La ingestión de bebidas energéticas podría favorecer el crecimiento de tumores…

– La administración de cortisona para reducir la inflamación puede elevar los niveles de glucosa en sangre, que alimenta el tumor y por lo tanto promueve su supervivencia.

– Sólo mediante los test diarios, usted puede determinar y mantener su propia respuesta cetogénica. Al principio, 2 veces al día: por la mañana los niveles de cetonas con el estómago vacío y por la noche, 4 horas después de la última comida, la cantidad de glucosa en sangre.

También puede ser interesante probar los niveles de triglicéridos (entre 70 y 100): los niveles altos muestran una dieta demasiado rica en azúcares. Al evitar todos los azúcares, los niveles de triglicéridos disminuirán gradualmente.

Además, los valores de colesterol HDL en la sangre aumentarán y los valores de CRP se normalizarán (ver:”Nutribilan”).

¿Demasiado complicado? Otras personas pueden ayudarle: www.flexibleketogenic.com y recetas cetogénicas de The Charlie Foundation y Ketogenic Diet Resource.

Algunos libros en francés:”Céto-cuisine”,”Le régime cétogène contre le cancer”.

[Véase también: http://cancerintegral.com/#sthash.mP8kOgZM.dpbs]

La dieta cetogénica

Suelen ser personas “informadas”, que han leído libros, leído artículos de prensa sobre la dieta cetogénica o conocen a alguien que la sigue. Algunas personas simplemente quieren optimizar su salud siguiendo su ejemplo. Y también hay pacientes que han sido diagnosticados con cáncer, pero no sólo.

La dieta cetogénica reduce el número de calorías producidas por la quema de azúcares hasta en un 5 a 10%, por la quema de proteínas hasta en un 10 a 15% y aumenta el número de calorías proporcionadas por la grasa hasta en un 75 a 80%.

La dieta cetogénica es, por lo tanto, una dieta isocalórica muy rica en grasas (por ejemplo, H05 – G75 – P20, que corresponde a una proporción de 3:1 o 4:1 entre las grasas y la pareja Proteína + Carbohidratos), compuesta principalmente de:

– grasas saturadas y no saturadas (aceite de coco, aceite de oliva, mantequilla, huevos, aguacates, aguacates, aguacates, nueces… y evitar los aceites vegetales procesados ricos en ácidos grasos omega6)

– la porción de glicerol de los triglicéridos (principalmente cadena media) se utiliza en la producción de glucosa (gluconeogénesis).

– el glicerol es un azúcar que contiene ácidos grasos

– Gracias a la gluconeogénesis, el cuerpo produce por sí mismo la glucosa, incluso con una dieta 100% libre de azúcar.

– ingerir demasiada grasa puede, por lo tanto, también aumentar los niveles de glucosa en la sangre.

– los ácidos grasos se convertirán en cetonas

– y una ingesta proteica limitada en general (1g/kg de peso corporal = 50 a 70g de proteína por día, para no sobrecargar los riñones),

– particularmente pobre en aminoácidos ramificados (para inhibir la vía metabólica mTOR, ya que el exceso de proteínas puede aumentar el riesgo de cáncer)

– y muy baja en glutamina (las células cancerosas pueden utilizar la glutamina como posible fuente de glucosa vía gluconeogénesis). Los suplementos de cetona (p. ej. aceite de coco) pueden estimular esta vía metabólica. Sería posible “matar de hambre” el cáncer con tal dieta.

Una dieta cetogénica y “baja en calorías”, por lo tanto, consiste en suficiente grasa (sólo suficiente), una cantidad limitada de proteínas (baja en aminoácidos y glutamina) y pocos carbohidratos. Este tipo de dieta provoca la producción de cetonas, ¡combustión exclusiva de las células sanas! Este tipo de dieta es por lo tanto particularmente recomendable en el tratamiento del cáncer.

Precaución: Tanto la radioterapia como la quimioterapia causan necrosis tisular e inflamación, lo que puede aumentar los niveles de glutamato en los tejidos. Después de la conversión a glutamina, las células tumorales supervivientes y los macrófagos/monocitos asociados al tumor (TAM) pueden utilizarlo como fuente de energía y para su crecimiento (a través de la fosforilación del sustrato).

Tal dieta reduce los niveles normales de glucosa en la sangre en ayunas de 100 mg/dl a 55-65 mg/dl, mientras que los niveles de cetona corporal (beta-hidroxibutirato, acetoacetato, acetona) aumentan significativamente a medida que la combustión de la grasa domina ahora. El hígado produce cetonas de grasa cada vez que el cuerpo ayuna durante más de un día, o absorbe suficientes calorías de la grasa sin los carbohidratos. Las cetonas incluyen el acetoacetato (ácido acetoacético), la acetona (que se elimina exhalando y produce un olor afrutado cuando una persona repentinamente se encuentra de repente en un estado de fuerte cetosis), y el ácido beta-hidroxibutírico (químicamente hablando, este último no es una cetona, pero fisiológicamente hablando, es asimilado por el cuerpo).

El ayuno se convierte entonces en una respuesta natural al aumento de los niveles de cetonas. Comer (suficientemente) una vez al día día se vuelve algo natural y favorece el ayuno intermitente. Ayunar renunciando completamente a todos los alimentos no es necesario. Cada uno debe determinar cuándo y cuánto comer para sentirse bien.

El hambre es una sensación subjetiva. ¿Tiene hambre o antojo de azúcar? Mejor las grasas y las proteínas.

Precauciones

Una dieta cetogénica puede iniciar la producción de cetonas en pocos días. A veces puede tardar varias semanas. Evite todas las fuentes de carbohidratos. Así también las fibras. Todo el mundo tiene que comprobar cómo reacciona su organismo a ciertos alimentos, si tolera bien la fibra…

En particular, los diabéticos de tipo 2 y los pacientes resistentes a la insulina pueden tener problemas para entrar en el estado de cetosis. La metformina (medicamento) puede ayudarles. A veces son suficientes preparaciones a base de canela.

En las personas que entran fácilmente en cetosis, es posible mantener la cetosis durante la semana y comer el fin de semana a la antigua usanza sin restricción de azúcares y proteínas. Todo el mundo tiene que determinar lo que es bueno para ellos. Sin embargo, si usted tiene problemas para llegar al estado de cetosis, quédese allí. Usted puede vivir sin problemas en estado de cetosis continuo.

Todas los cuerpos cetónicos son ácidos. Normalmente, la sangre es capaz de amortiguar estos ácidos para mantener su pH dentro de los límites normales. Este es el caso de la cetosis nutricional.

Cetosis nutricional: estado de bajo metabolismo glucolítico, caracterizado por bajos niveles de azúcar en la sangre, baja insulina y altos niveles de cetonas en la sangre (< 9 mmol/l). En una situación de hipoglucemia, la citotoxicidad de la metformina aumenta.

cetoacidosis (o acidocetosis): estado de metabolismo glucolítico intensivo caracterizado por niveles muy altos de glucosa en sangre (>250 mg/dL), asociado a valores sanguíneos muy altos de cetonas (15 – 20 mmol/l), que se producen casi exclusivamente en diabéticos de tipo 1 (causas: en el caso de deficiencia de insulina (y/o resistencia a la insulina), la glucosa no puede entrar en las células, obligando al organismo a producir cetonas como combustión alternativa; en caso de valores BHB > 20 mmol puede producirse coma que lleve a la muerte en pocas horas.

La cetoacidosis, que hoy en día es relativamente rara, se manifiesta por sed intensa, orina abundante y frecuente y diversos signos digestivos (dolor abdominal, náuseas, pérdida del apetito). Estos pacientes también tienen un aliento a manzana muy peculiar.

Una cetoacidosis más o menos marcada también puede ser causada por el esfuerzo físico intenso y el abuso de alcohol.

La cetosis nutricional es por lo tanto completamente lo contrario de una condición diabética grave.

SIN EMBARGO: La dieta cetogénica puede causar ciertos problemas, por lo que se aconseja no seguirla sin supervisión médica.

– una dieta cetogénica sólo está indicada para una persona motivada, disciplinada y relativamente sana. El acompañamiento, el compromiso y el apoyo, también de la familia, son esenciales.

– Durante las primeras semanas, puede causar fatiga severa, mareos, náuseas y dolores de cabeza, y el cuerpo necesita acostumbrarse a esta nueva forma de funcionamiento sin reservas de azúcar. Durante la cetosis se han observado síntomas de alergia y dolor, pero estos desaparecen después.

– la dieta cetogénica puede llevar a hiperlipidemia (colesterol, triglicéridos) que se invierte cuando la dieta se detiene, pérdida de peso corporal, problemas intestinales (diarrea debido a la deficiencia de fibra (posiblemente llena de ispaghul (psyllium) o pectina), dolor de cabeza, mareos (pérdida de sodio) y calambres

– están permitidas, sin embargo, las verduras con bajos niveles de azúcares (como col verde, espárragos, berenjena, pepino, brócoli, apio, lechuga, puerros, berros, etc.) y frutas con bajos azúcares (como aguacates), así como todas las grasas, carne, pollo, pescado, huevos, queso, crema, nueces, etc.

– la dieta cetogénica es incompatible con la terapia con corticosteroides (utilizada en el tratamiento de los síntomas relacionados con el cáncer, como edema, parálisis, apetito, etc.). Los corticosteroides impiden que usted tenga bajos niveles de glucosa en la sangre. Además, aceleran el crecimiento del tumor.

– la dieta cetogénica es incompatible con los esfuerzos físicos intensos (a corto plazo), ya que estos esfuerzos pueden inducir a los músculos a liberar lactato y aminoácidos como la glutamina, que pueden ser fuentes de glucosa. Sin embargo, se han obtenido buenos resultados con la dieta cetogénica en los deportes de resistencia.

Nota: La dieta “Warrior” de Ori Hofmekler es una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas basada en el ayuno intermitente y utilizada en entornos deportivos (por ejemplo, el equipo nacional de rugby neozelandés, Les AllBlacks, ganador de la Copa del Mundo de Rugby en 2015).

– La dieta cetogénica se implanta generalmente antes de la extirpación quirúrgica del tumor, si su desarrollo permite esperar (“espera vigilante”). La reducción de la inflamación y vascularización del tumor y de los tejidos circundantes, así como la reducción del tumor a través de una dieta cetogénica, permiten una mejor delimitación de la zona a extraer. Además, después de la cirugía, la dieta cetogénica reducirá los efectos tóxicos de la quimioterapia.

– la dieta cetogénica con “restricción calórica”, utilizada por ejemplo en el tratamiento del cáncer (hidratos de grasa/carbono + proporción de proteínas = 3:1 o 4:1 con restricción calórica hasta BMR menos 25 – 35% a calcular con la calculadora BMR) no es adecuado para niños pequeños: riesgo de retraso en el crecimiento. Una dieta cetogénica normal (sin restricción calórica) ha sido utilizada con éxito en niños en el tratamiento de la epilepsia.

El ayuno intermitente (ver “Restricción calórica”) puede ayudarle a acostumbrarse a una dieta cetogénica.

El lado práctico

Valores sanguíneos recomendados:

– no más de 55-65 mg/dl de glucosa en sangre (menos es mejor)

– de promedio 3 – 5 mmol/l de cetonas (al menos 1 – 3 mmol/l, y en el tratamiento del cáncer: 4 – 7 mmol/l)

Se recomienda un seguimiento semanal: lípidos séricos, glucosa, cetonas, insulina, proteínas.

Cambiar de una dieta tradicional a una dieta cetogénica alta en grasas supone un cambio en los hábitos. En los casos en los que una dieta 100% cetogénica no es factible para el paciente (porque no quiere perderse un vaso de cerveza o fruta ocasional), se recomienda al menos se utilice una dieta Atkins baja en carbohidratos, rica en grasas o una dieta baja en IG (máx. 80 g de carbohidratos por día).

Incluso cuando usted ha tenido una dieta baja en carbohidratos durante mucho tiempo y está convencido de que sabe cómo evaluar el contenido de carbohidratos de los alimentos, a menudo puede cometer un error en sus cálculos. Como resultado, algunas comidas exceden la cantidad de carbohidratos objetivo (dieta cetogénica: máx. 20g de carbohidratos por día).

Es necesario hacer:

– pesar las raciones de comida.

– controlar su concentración de carbohidratos: porque no cumplimos ya con los criterios de la dieta cetogénica (max. 20g de carbohidratos al día) con una porción de requesón en el desayuno y dos comidas ricas en verduras. Incluso cuando se evitan las verduras con el mayor contenido de carbohidratos, las comidas a menudo contienen carbohidratos o, en cualquier caso, no respetan la distribución nutricional correcta (H05 a 10 – G70 a 75 – P20).

– Acompañar todos los alimentos de grasa, mantequilla, aceite…: tenga cuidado de comprar grasas con una buena relación omega-6/omega-3 y buena calidad.

– compensar las posibles pérdidas de sodio y potasio con, por ejemplo, caldo…: para evitar la aparición de dolores de cabeza tras una alteración del equilibrio electrolítico. Los aguacates son también una buena fuente de potasio (los plátanos son demasiado dulces).

– compensar las pérdidas de magnesio (calambres musculares…) con: espinacas, nueces, almendras, pescado, chocolate negro sin azúcar…

– Beber suficiente agua: el agua ayuda a relajar y contraer los músculos

Los suplementos de Vitamina B, D, E, calcio, ácidos grasos omega 3, spueden ser indicados y deben garantizar una ingesta equilibrada de nutrientes… Pero tenga cuidado: algunos suplementos pueden elevar los niveles de glucosa en la sangre.

La prueba de cetona en sangre, originalmente diseñada para identificar la posible cetoacidosis en diabéticos, es más confiable y relevante que la prueba urinaria (prueba de tiras. Da una cifra que corresponde exactamente al nivel real de cetonas en sangre, independientemente de la cantidad de líquido absorbido, etc. Gracias a esta prueba, es posible comprobar si una persona está permanentemente en cetosis, lo que es un incentivo para continuar.

Se recomienda encarecidamente que se recurra a un nutricionista para que controle mejor esta dieta.

La dieta cetogénica no es una fiesta de placer, pero puede mejorar su salud.

Ver también:”The Charlie Foundation for Ketogenic Therapies” con recetas.

————————————

ZOELHO (c) 2006 – 2016, Paul Van Herzele PharmD

———————————————

Etiquetado como: , ,

Clasificado en:Alimentación, Cáncer

1 Respuesta »

Trackbacks

  1. La dieta cetogénica - MAESTROVIEJO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: