"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

En Europa las leyes contra la incitación al odio se están utilizando para reprimir las críticas y los puntos de vista de la Izquierda

Por Glenn Greenwald, 29 de agosto de 2017

The Intercept

Los atentados terroristas, y las emociones que estos provocan, casi siempre fomentan llamamientos para que se recorten los derechos jurídicos fundamentales en nombre de la prevención de futuros ataques. La fórmula es ya rutinaria: las víctimas de una brutal violencia se presentan como prueba de que debe haber restricciones en la defensa de cualquier ideología que impulse a cometer dichas acciones violentas.

En 2006, después de una serie de ataques perpetrados por los musulmanes, el republicano Newt Gingrich pidió “un debate serio sobre la Primera Enmienda” para que “los que luchan sin atenerse a las leyes, los que usan armas de destrucción masiva y los que atacan a civiles estén, de hecho, sujetos a reglas totalmente diferentes“.

Sobre los radicales islámicos, el ex presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos argumentó que no creen en la Constitución ni en la libertad de expresión, y que Estados Unidos debería “usar toda la tecnología disponible para impedir su capacidad de usar Internet, su capacidad de usar la libertad de expresión y perseguir a las personas que quieren matarnos impidiendo que recluten a más seguidores”. En un artículo que defiende sus comentarios, Gingrich argumentó que “la libertad de expresión no debe ser una opción aceptable para las personas que planean matar a otras que tienen unos derechos inalienables“, añadiendo que “lo cierto es que no todo discurso está permitido por la Constitución“.

La violencia nacionalista blanca en Charlottesville ha desembocado en argumentos similares. Si bien los datos de las encuestas y evidencias circunstanciales han mostrado desde hace mucho tiempo una pérdida de credibilidad en la libertad de expresión entre los estadounidenses más jóvenes, incluyendo a aquellos que se identifican como liberales o izquierdistas, Charlottesville ha provocado un debate a escala nacional sobre los beneficios de mantener el derecho a expresar “discursos de odio”, sea cual fuere su definición.

Un excelente artículo de Julia Carrie Wong en de The Guardian, publicado el pasado lunes, examina las implicaciones del creciente interés de los liberales y de la izquierda para que se restrinja el “discurso de odio”, ya sea por parte del Estado que ejerce el poder de aprobar leyes contra el “discurso de odio” o las plataformas tecnológicas para que prohíben el uso de las mismas para difundir lo que ellos consideran “ideas de odio”. Como Wong señala correctamente,”Muchos estadounidenses están cada vez más a favor de las limitaciones al estilo europeo en el discurso del odio“. Numerosos artículos de opinión y blogs han hecho un llamamiento explícito a favor de tales restricciones. En consecuencia, vale la pena examinar cómo funcionan en la práctica esas “limitaciones de estilo europeo” y contra quiénes se aplican.

Muchos estadounidenses desean que las restricciones europeas a los discursos de incitación al odio sean asumidas por esas leyes y se utilicen para prohibir y castigar la expresión de ideas de intolerancia: racismo, homofobia, islamofobia, misoginia. A menudo, tales leyes se utilizan de esa manera. Hay numerosos casos en Europa occidental y Canadá de extremistas de extrema derecha arrestados, multados o incluso encarcelados por manifestar públicamente este tipo de intolerancia.

Sin embargo, en esos países se utilizan las restricciones en la difusión del discurso de odio para suprimir, prohibir y castigar algo más que la intolerancia de extrema derecha. Esas leyes se han utilizado con frecuencia para restringir y condenar una amplia gama de opiniones políticas que muchos defensores de este tipo de censura, incluso siendo de izquierdas, nunca pensarían que fueran consideradas “odiosas”, e incluso contra opiniones que muchos de ellos probablemente comparten.

Francia es probablemente el caso más extremo de aprobación de leyes en contra de la incitación al odio en las que se abusa de esta manera. En 2015, el Tribunal Supremo de Francia confirmó la condena a 12 activistas pro palestinos por violar las restricciones contra las expresiones de odio. ¿Su crimen? Llevar camisetas que abogaban por un boicot a Israel – “Viva Palestina, boicot a Israel“, se podía leer en las camisetas – que, según sentenció el tribunal, violaba la ley francesa que “prescribe encarcelamiento o una multa de hasta 50.000 dólares para aquellos que provocan discriminación, odio o violencia hacia una persona o grupo de personas por su origen, pertenencia o no pertenencia a un grupo étnico, una nación, una raza o un grupo de personas por motivos de su origen, su pertenencia o su no pertenencia a un grupo étnico, una nación o una religión.

Como ya dijimos en su momento, el uso por Francia de las leyes de incitación al odio para prohibir el activismo contra la política israelí -basándose en que constituye “antisemitismo” y odio contra las personas por su origen nacional- forma parte de una tendencia mundial. En mayo del año pasado, el entonces gobierno conservador de Canadá amenazó con utilizar las rigurosas leyes de incitación al odio de la nación para procesar a los defensores del boicot de Israel sobre la base de que tal activismo es “la nueva cara del antisemitismo” Como informó Haaretz acerca de los procesamientos franceses:”Activistas pro-israelíes en la vecina Bélgica están presionando por una ley similar a la de Lellouche, esperando que también pueda hacer mella en las actividades de BDS en ese país“. Otros activistas franceses han sido condenados por “incitar al odio racial” por colocar pegatinas de boicot a las verduras importadas de Israel.

No cabe duda de que si tal facultad de prohibir el “discurso de odio” estuviera en manos de responsables o tribunales estadounidenses, ocurriría lo mismo. Es un consenso bipartidista prácticamente incuestionable que abogar por un boicot a Israel constituye odio y antisemitismo. En su discurso de AIPAC en 2016, Hillary Clinton citó el movimiento de boicot como evidencia de que “el antisemitismo está aumentando en todo el mundo“. Un grupo de legisladores estadounidenses está actualmente promoviendo una legislación para que sea ilegal que las empresas participen en cualquier boicot internacional a Israel, un proyecto de ley que la Unión Americana de Libertades Civiles dice que puede ser utilizado para criminalizar la defensa de los boicots.

Los estudiantes pro-israelíes afirman a menudo que abogar por un boicot a Israel equivale a hostigamiento y antisemitismo. Sin embargo, se aplica una mayor censura en los campus universitarios de los Estados Unidos contra los grupos pro palestinos.

¿Alguien duda de que en la lista de “discursos de odio” para muchos responsables, jueces y funcionarios estadounidenses habría grupos como Black Lives Matter y antifascistas, grupos de extrema izquierda que luchan contra los supremacistas blancos? Más allá de lo que muchos dirigentes hablan del odio de estos grupos hacia los policías, también “señalan que esos grupos también acusan a Israel de llevar a cabo un genocidio contra los palestinos“.

En el Reino Unido, el “discurso de odio” ha llegado a incluir a cualquiera que exprese una crítica vehemente contra los soldados británicos que luchan en la guerra. En 2012, un adolescente musulmán británico, Azhar Ahmed, fue arrestado por cometer un “delito de orden público agravado por motivos raciales“. Después de que soldados británicos muriesen en Afganistán, citó en su página de Facebook a los innumerables afganos inocentes asesinados por soldados británicos y escribió:”¡Todos los soldados deben morir e ir al INFIERNO!THE LOWLIFE F*****N SCUM! y desearles el infierno porque allí es donde deben ir.”

El portavoz de la policía que justificó el arresto del adolescente dijo:”No lo ha hecho muy bien y por eso se ha metido en problemas“, por lo que aquellos de ustedes que ansían las leyes europeas contra la incitación al odio quieren dar facultades a la policía -y luego a los jueces- para decidir cuándo algo es lo suficientemente inapropiado y ofensivo como para justificar el arresto. Ahmed evitó la pena de cárcel, y en última instancia recibió “unicamente una multa” y prestar servicios a la comunidad, pero sólo “porque rápidamente eliminó su comentario y trató de disculparse con los ofendidos“.


Al escribir sobre el caso de Ahmed en The Independent, el periodista Jerome Taylor documentó cómo las leyes contra la “incitación al odio” en el Reino Unido se han extendido rápidamente para incluir cualquier opinión que se considere molesta:

En los últimos años hemos comenzado a criminalizar cada vez más la crítica, un precedente que debería ser profundamente preocupante para cualquiera que se preocupe por la importancia de la libertad de expresión“.”

En The Guardian, Richard Seymour fue más allá y dijo que “Ahmed es la última víctima de un esfuerzo coordinado para redefinir el racismo como’ cualquier cosa que pueda ofender a los blancos‘.”

Así es como se usan las leyes de incitación al odio en prácticamente todos los países en los que existen: no sólo para castigar la intolerancia de la extrema derecha que muchos defensores creen que será una forma de reprimirla, sino también una amplia gama de puntos de vista que muchos de la izquierda consideran que deberían ser permisibles, incluso directamente aceptados. Por supuesto, eso es cierto: en última instancia, lo que constituya “discurso de odio” será decidido por las mayorías, lo que significa que las opiniones minoritarias serán las más vulnerables a la represión.

En 2010, un ateo militante fue sentenciado a seis meses de prisión condicional por dejar a un piloto no cristiano y otro no islámico en una sala religiosa del aeropuerto de Liverpool; según la BBC, “los jurados lo declararon culpable acusando de hostigamiento religioso intencional agravado” En Singapur, “las leyes de incitación al odio” se utilizan habitualmente para castigar a los activistas de derechos humanos que critican el cristianismo, o a los musulmanes que han defendido o promovido a los musulmanes. En Turquía, son frecuentes los casos de ciudadanos que han sido enjuiciados con arreglo a las leyes de incitación al odio por criticar a los responsables del gobierno o al ejército. Los imanes radicales son enjuiciados en Europa si son demasiado enérgicos en su apoyo a la sharia o en su defensa de la violencia contra la agresión occidental.

En Francia, un activista de izquierdas fue condenado y multado por insultar al ex presidente francés Nicolas Sarkozy sosteniendo un cartel que decía “Desaparece, idiota”. Irónicamente, esas fueron las mismas palabras que el propio Sarkozy pronunció cuando un ciudadano se negó a estrechar su mano en una feria pública (el Tribunal Europeo de Derechos Humanos anuló finalmente la condena). En 2013, como Salon’s Nico Lang señala, “los jueces multaron a Laure Pora, ex-jefa de la sección de París de ACT UP, por usar el término homófobo durante una manifestación de 2013 contra el grupo pro-vida Fundación Lejeune y La Manif Pour Tous“.

Un informe de 2015 de Freedom House informaba que “la libertad de Internet en todo el mundo ha disminuido por quinto año consecutivo, con más gobiernos censurando información de interés público“. Específicamente,”las autoridades estatales también han encarcelado a más usuarios por sus comentarios online” El informe indica que las protecciones de la libertad de expresión están disminuyendo en aproximadamente la mitad en los países en los que se realizó la encuesta. Las descensos más significativos se produjeron en Libia, Ucrania y Francia. En este país debido principalmente a las políticas controvertidas adoptadas tras el ataque terrorista de Charlie Hebdo, como las restricciones a los contenidos que podrían considerarse como “disculpas por el terrorismo”, “el enjuiciamiento de los usuarios y un aumento significativo de la vigilancia”.

A principios de esta semana, el gobierno alemán ordenó el cierre de un influyente sitio web de izquierdas porque “provocó” disturbios en la cumbre del G-20 en Hamburgo y se utilizó para incitar a la violencia. Al calificar el sitio como la “plataforma más influyente para los extremistas de izquierdas más violentos de Alemania“, los responsables políticos dijeron que “el sitio web se había referido a los agentes de policía como’ cerdos’ y’ asesinos’, y habían dado instrucciones para la fabricación de cócteles molotov“.


La clausura de este sitio de izquierdas forma parte de una larga tradición en Alemania, donde cualquier idea que se considere una amenaza para el orden dominante puede ser prohibida. En la década de 1950, un tribunal europeo confirmó la orden del gobierno alemán de disolver y prohibir al Partido Comunista y confiscar todos sus activos, alegando que se oponía a los principios en los que se basaba el gobierno alemán.

Incluso si las leyes de “incitación al odio” fueran aplicadas milagrosamente por las autoridades exactamente como lo desearían los defensores – por medio de las cuales sólo las ideas que uno odia serían silenciadas y castigadas mientras que las ideas que uno quiere podrían aflorar – todavía habría muy buenas razones para oponerse a tales leyes. Escribí extensamente sobre esas razones hace varios años en The Guardian y otra vez la semana pasada, y el director legal de ACLU David Cole escribió esta semana en el New York Review of Books acerca de por qué la ACLU defiende todos los discursos, incluso los más odiosos.

En particular, la suposición de que la censura debilitará a los grupos que fomentan el odio y los hará desaparecer es completamente contraproducente. Nada fortalece más a los grupos de odio que ser censurados, ya que los convierte en mártires de la libertad de expresión, alimenta su sentido del dolor y los obliga a buscar medios de activismo más destructivos.

Cuando yo representaba los derechos de libertad de expresión de grupos como abogado, no había otra cosa que les gustase más que se hiciese referencia a los intentos de censura, porque sabían que nada fortalecería más eficazmente su causa. Por el contrario, como lo ha demostrado la secuela de Charlottesville, dejando expresarse a estos grupos es como se expone su verdadera, y que por tanto los debilita.

Irónicamente, aquellos que abogan a favor de que los neonazis y otros grupos que fomentan el odio sean censurados por la fuerza están haciendo más para darles cancha que cualquier otra cosa. Como escribió Cole:

Cuando los supremacistas blancos convocaron un mitin la semana siguiente en Boston, sólo reunieron a un puñado de seguidores. Fueron ampliamente superados en número por decenas de miles de contra-protestantes que marcharon pacíficamente por las calles para condenar la supremacía blanca, el racismo y el odio. Boston demostró una vez más que la respuesta más poderosa al discurso que odiamos no es la censura, sino más discurso “.

Pero lo más importante es que la aplicación ideal de la censura, que los defensores de los derechos humanos prevén, no es cómo se aplican tales leyes. Y nunca lo será. Si se faculta a las autoridades estatales para decidir qué ideas están permitidas y cuáles no, para evaluar qué ideas contienen suficiente “odio” como para justificar la prohibición, es probable que esas leyes se utilicen en última instancia para prohibir las ideas que no te gustan. Como dijo Cole,

Es virtualmente imposible articular una norma de censura del discurso que no permita a los responsables del gobierno una discrecionalidad peligrosamente amplia e invite a la discriminación contra puntos de vista particulares“.

Como recientemente explicó Conor Friedersdorf en The Atlantic, hay mucha ironía en el corazón de estos nuevos deseos liberales a favor de la las leyes de censura del “discurso de odio”: las personas que las implementarán e interpretarán son aquellos que ostentan el poder, gente como Donald Trump, Jeff Sessions, gobernadores y legisladores republicanos y su letanía de jueces de derechas. Se necesita poca imaginación para ver cómo se aplicarían tales leyes, y contra quién. De hecho, la historia de los Estados Unidos al permitir tales restricciones es que han sido utilizadas exactamente contra los grupos que los defensores de la censura piensan que están protegiendo. Como escribió Cole:

Nuestra historia demuestra que, a menos que esté muy restringida, el poder de limitar la defensa de la violencia es una invitación a castigar al disidente político. A. Mitchell Palmer, J. Edgar Hoover y Joseph McCarthy usaron la defensa de la violencia como justificación para castigar a las personas que se asociaban con comunistas, socialistas o grupos de derechos civiles”.

De hecho, la ACLU surgió del intento del ex presidente Woodrow Wilson de criminalizar la crítica a su política de involucrar a Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial. Luego pasó décadas luchando contra los intentos de censura dirigidos contra comunistas, socialistas, grupos de derechos civiles y activistas LGBT. Cuando se otorga a la sociedad el derecho a prohibir las ideas, el odio se afianza, volviéndose más vulnerable. Los abogados defensores de las libertades civiles lograron defender a esos grupos sólo defendiendo el principio de que la censura estatal de los puntos de vista políticos es siempre inadmisible.

Pero para ver cuáles son los efectos reales de las leyes de incitación al odio, no es necesario especular, ni tampoco es necesario escarbar en la historia de Estados Unidos en el siglo XX. Basta con ver cómo se están aplicando estas leyes en Europa, y contra quién. ¿Quién podría ver eso y verlo como aceptable?

—————————————————

 

 

Etiquetado como: , , , , ,

Clasificado en:Control de las comunicaciones, Medios de comunicación

1 Respuesta »

Trackbacks

  1. En Europa las leyes contra la incitación al odio se están utilizando para reprimir las críticas y los puntos de vista de la Izquierda - MAESTROVIEJO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: