"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

Bienvenidos al Nuevo Orden Mundial de la Agricultura Industrializada, cortesía de la Fundación Gates

Cómo Bill Gates está arrasando la agricultura tradicional y las sistemas alimentarios locales: usurpación de tierras, control de las semillas y cultivos modificados genéticamente.

Por Simone Adler, 4 de diciembre de 2015

alternet.org

Sálvanos, Bill Gates ¿Puedes ayudar a Bill Gates a entregar el dinero de su Fundación a los más necesitados? (Imagen:globaljustice.org.uk)

Sálvanos, Bill Gates ¿Puedes ayudar a Bill Gates a entregar el dinero de su Fundación a los más necesitados? (Imagen:globaljustice.org.uk)

[A partir de una presentación de Mariam Mayet]

Los sistemas de semillas utilizados por los agricultores africanos están siendo criminalizados y reemplazados de una forma agresiva por la llamada Revolución Verde, un proyecto de ocupación por parte de las grandes compañías multinacionales. Esta violenta transformación agraria se enfrenta a múltiples objeciones. Organizaciones de agricultores africanos están indignadas porque las decisiones han sido tomadas sin su consentimiento, impuestas de una forma paternalista, patriarcal, como si esa visión y soluciones agrícolas hubiesen sido diseñadas para ellos.

La Revolución Verde está siendo financiada por la Fundación Gates, junto a muchos gobiernos de los centros del Capitalismo, como son los Estados Unidos, el Reino Unido y los Países Bajos. Están trabajando en estrecha colaboración con cerca de 80 empresas de semillas de África. La Fundación Gates es la piedra angular encargada de coordinar las diversas iniciativas que la Revolución Verde está llevando a cabo en África.

Los proyectos de la Revolución Verde consisten en paquetes tecnológicos muy caros que deben ser adquiridos por los agricultores. Millones de pequeños agricultores con escasos recursos no pueden pagar estos altos costes de los productos y materiales de uso agropecuario, a menos que estén subvencionados por los Gobiernos o los impuestos de los contribuyentes. Este dinero marcha de las arcas públicas a los bolsillos de la Agroindustria, como Monsanto y Pioneer Hi-Bred por la venta de sus semillas híbridas y mejoradas y sus productos agroquímicos.

Hablar de inversión se ha convertido en un eufemismo para ocultar la apropiación de tierras, la enajenación y desplazamientos de las comunidades. Ya se están observando los comienzos de este control por parte de las Corporaciones y la concentración del sector de las semillas. Monsanto y Pioneer Hi-Bred, empresas multinacionales estadounidenses, controlan la mayor parte del mercado del maíz híbrido en el sur de África. La adquisición de la empresa de maíz de Sudáfrica, Panaar Seed, por parte de Pionner Hi-Bred, puede ser la punta de lanza para hacer incursiones en otros lugares de África.

Se está produciendo una dislocación social, el colapso de los sistemas agrícolas, algo que ya hemos observado. En países donde se ha introducido la Agricultura Industrial, como Sudáfrica, los agricultores han sufrido pérdida de cualificación y están ausentes de las decisiones de producción, que se toman en laboratorios y lejanas salas de juntas.

En Uganda y otros países del este de África, donde el plátano es un alimento básico, la Fundación Gates ha invertido millones de dólares en el proyecto de desarrollo de un plátano transgénico. Su idea es la de permitir que los ugandeses y otros africanos del este puedan acceder a la vitamina A que estaría presente en este plátano transgénico que produciría beta caroteno, que luego en el interior del cuerpo se convierte en vitamina A, como si una dieta variada no aportase esta vitamina a los africanos.

Los ugandeses disponen de alrededor de 27 variedades de plátanos. Este proyecto de superplátano sería un Caballo de Troya, algo muy similar al arroz dorado que se está intentando comercializar desde mediados de los años 80, pero que todavía no ha sido posible su desarrollo después de haberse invertido enormes sumas de dinero. Incluso ya se han iniciado las pruebas de alimentación de este plátano transgénico entre los ciudadanos de los Estados Unidos, en la Universidad Estatal de Iowa. Es la manera de capturar un mercado y hacer presión para que países que se niegan a los cultivos transgénicos, como Uganda, se abran a ellos.

Gates habla de que los sistemas agrícolas campesinos están atrasados y serían los responsables de la pobreza y el hambre en África. Hay un esfuerzo concertado para acabar con estos sistemas y convertirlos en obsoletos. Son inadecuados y tienen que desaparecer ahora, cuanto antes. Pero el 80% de la población vive en las zonas rurales y el 70% de los ingresos se generan a partir de la agricultura. ¿Qué va a ocurrir cuando se vacíen las zonas rurales? ¿Dónde van a ir todas estas personas?

african_seed_sov_rlm-180x303Quiero imaginar África como un continente vibrante donde los agricultores tengan el control de sus sistemas de semillas, que estén orgullosos de sus conocimientos que se han transmitido de generación en generación a través de prácticas ancestrales de intercambio, siendo autosuficientes, con una gran cantidad de semillas bajo su control, y donde las mujeres juegan un papel fundamental en las decisiones de producción, selección de semillas y cultivo, y donde nuestras economías alimentarias locales echan sus raíces.

 [Este es el segundo artículo de una serie que ha contado con la colaboración de varios líderes africanos de base que trabajan en el control de las semillas y la soberanía alimentaria, la descolonización del sistema alimentario de África y la preservación de las prácticas agrícolas tradicionales. Esta serie de artículos ha sido posible gracias al apoyo de New Field Foundation y Grassroots International. El hermoso logotipo es regalo del artista Ricardo Levins Morales]

Simone Adler es coordinadora de Operations y Harvesting Justice en Other Worlds. Como activista en defensa de los derechos del agua, Simone ha dedicado toda su vida a los temas de las justicia del agua en todo el mundo. Se ha distribuido internacionalmente una guía que informa a las comunidades afectadas por los grandes embalses y como un instrumento de evaluación de su impacto.

——————————————-

Procedencia del artículo:

http://www.alternet.org/food/how-bill-gates-causing-collapse-traditional-farming-and-local-food-economies

————————————————-

Etiquetado como: , , , , , , , , , , , ,

Clasificado en:Alimentación, Ingeniería Genética, Monsanto, Redes consumo locales, Transgénicos

1 Respuesta »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: