"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

La inoperancia de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y los ARN de las plantas modificadas genéticamente

Se recoge aquí el capítulo 8, “Los compuestos biológicamente activos como los micro ARN”, del Informe publicado por TestBiotech, y elaborado por Christoph Then & Andreas Bauer-Panskus, 2016

testiotech11

Los compuestos biológicamente activos, como los ARN pequeños (miARN, siARN), tienen un interés creciente para los investigadores. Los ARN pequeños son decisivos para la regulación de los genes en las plantas, animales, los seres humanos y los microorganismos.

Algunos mecanismos conocidos están basados en lo que se denomina silenciamiento de genes impidiendo la transcripción del ADN (por metilación) o por la degradación de sustancias que actúan como mensajeros (ARNm) necesarias para la producción de proteínas. Estos y otros mecanismos se conocen en su conjunto como ARN de interferencia (ARNi).

Se sabe que en las plantas en particular se producen grandes variaciones en los ARN pequeños provocados por los cambios en las condiciones ambientales (Borges & Martienssen, 2015). Además, los hongos, bacterias y otros microorganismos, como aquellos que forman parte del microbioma intestinal, producen una enorme diversidad de ARN pequeños (Beatty et al., 2014).

Los ARN pequeños también desempeñan un papel importante en el contexto de las plantas modificadas genéticamente: por ejemplo, los ARN de interferencia son usados para reducir la producción de ácidos grasos específicos en las sojas y así modificar la composición del aceite. Además, los ARN pequeños producidos por las plantas modificadas genéticamente actúan como una toxina insecticida: si los insectos del parásito se alimentan de la planta, ingerirán micro ARN adicionales, lo cual interferirá en la regulación de los genes de los insectos en un determinado sentido que los matará (véase por ejemplo Zotti & Smagghe, 2015). Aún no están permitidas estas plantas en la UE.

En el año 2012, se anunció por primera vez que los micro ARN producidos por las plantas pueden entrar en la sangre de los mamíferos (incluidos los seres humanos) cuando se ingieren (Zhang et al., 2012). Estas conclusiones fueron puestas en duda por varios expertos (1). Sin embargo, si miramos publicaciones más recientes, parece que este hecho ha sido comprobado de nuevo, es decir, los micro ARN de las plantas pueden entrar en la sangre, en diversos órganos, y en la orina de los mamíferos después de su ingestión (Yang et al., 2015; Liang et al., 2015; Hirschi et al., 2015). Al mismo tiempo, se necesitan más investigaciones para determinar los efectos producidos por la cantidad que se ingiere y los factores que influyen en el impacto biológico. La presencia de los ARN pequeños dentro del cuerpo puede ser por ingestión, pero también por vía pulmonar, lo cual no deja de ser relevante para la evaluación de riesgos, porque muchos ARN pequeños tienen una estructura que se puede relacionar con la regulación de los genes de las plantas, los animales, los seres humanos y los microorganismos.

Hay pruebas de que los ARN pequeños que penetran en el intestino  interfieren en la regulación de los genes en los seres humanos y en los animales. Por ejemplo, se ha encontrado que el micro ARN transferido a través de la leche tenía actividad biológica (Baier et al., 2014). Los ARN pequeños producidos por las plantas son capaces de interferir en el sistema inmunológico de los seres humanos y animales (Zhou et al., 2015; Cavalieri et al., 2015).

Además, uno tiene que suponer que los ARN pequeños de las plantas también pueden interferir con el microbioma después de su ingestión y pueden modificar la composición de la flora intestinal. Como consecuencia, esto también cambiaría la composición de los ARN pequeños que entran en el intestino y penetran en el torrente circulatorio y diversos órganos. En general, hay que suponer que la Ingeniería Genética de las plantas siempre provoca una modificación del ARN pequeño. Y el verdadero impacto en la salud de los seres humanos y los animales sigue sin conocerse. La importancia biológica de estos cambios podría ser diferente en cada caso. Pero hasta ahora, la EFSA no ha solicitado ningún dato en este contexto.

—————————–

Referencias:

(1) Véase por ejemplo FIFRA Expertenpanel des US EPA, 2014:

https://www.epa.gov/sites/production/files/2015-06/documents/012814minutes.pdf

—————————————–

Procedencia del artículo:

http://www.testbiotech.org/sites/default/files/Risk assessment Food & Feed_Testbiotech.pdf

————————————-

Etiquetado como: , , , , , , , , , , , , , ,

Clasificado en:Alimentación, Ingeniería Genética, Transgénicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: