"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

Presencia de glifosato en el pan y otros alimentos: efectos en la salud incluso a dosis extremadamente bajas

GMWatch.org, 2 de septiembre de 2015

pan

Glifosato en el pan: recientes investigaciones han enccontrado  que el glifosato es peligroso incluso a dosis muy bajas

La Soil Association del Reino Unido ha enviado una petición a los proveedores de pan y de harina para que se aseguren que estos productos no contienen residuos de glifosato.

Mientras tanto, hay una petición en Avaaz dirigida al Director General de la FAO, Graziano Da Silva, para que se revisen los niveles máximos recomendados de residuos de glifosato en los alimentos y se actúe de manera eficaz para que desaparezcan:

https://secure.avaaz.org/en/petition/FAO_Director_General_Graziano_Da_Silva_Get_Glyphosate_Off_Our_Food/?pv=3

Pan y glifosato: Recientes investigaciones alertan sobre los peligros  del glifosato incluso en dosis muy bajas

Por Peter Melchett

Soil Association

Carta dirigida a los fabricantes de pan y comercio minorista:

Me dirijo a usted de nuevo, después de la enviada en el mes de julio sobre la clasificación del glifosato [Roundup] por parte de la Organización Mundial de la Salud como probablemente carcinógeno para los seres humanos. Agradezco al comercio y asociaciones nacionales por las respuestas a mi carta y sus comentarios a la misma, y espero con impaciencia la próxima reunión con la Federación de Panaderos a principios de septiembre.

La respuesta por parte de la Industria ante la declaración de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) ha sido que si bien es cierto que el Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Comité de Expertos en Asuntos Rurales sobre la Residuos de Plaguicidas en los Alimentos (PRIF) ha encontrado residuos de glifosato en los alimentos, éste se encuentra por debajo de los límites máximos marcados por la Ley, y que por tanto no debe ser motivo de preocupación para los consumidores.

Son muchos científicos los que han mostrado su preocupación por los efectos negativos en la salud humana por la presencia de glifosato incluso por debajo del LMR (Límite Máximo de Residuos), y que puede actuar como un alterador hormonal, y por tanto no existiría un nivel de glifosato que se pueda considerar seguro en el pan. Esto se debe a que los productos químicos que actúan como alteradores hormonales pueden tener efecto en la salud humana a dosis extremadamente bajas.

Desde la última vez que le escribí, se han publicado dos nuevos estudios científicos que apoyan las preocupaciones científicas de que no existe un nivel seguro de glifosato en el pan. El primer documento se titula: “El análisis del transcriptoma refleja daño renal y hepático en las ratas por exposición crónica a dosis extremadamente bajas de Roundup” (2015 Environ Health, 2015 Aug 25; 14(1): 70. doi: 10.1186/s12940-015-0056-1 http://www.ehjournal.net/content/14/1/70). En este estudio se concluye que: “Se ha encontrado una clara y consistente alteración en el patrón de la expresión génica tanto en el hígado y los riñones del grupo expuesto a Roundup… Estas alteraciones en la función de los genes eran consistentes con fibrosis (cicatrización), necrosis ( áreas de tejido muerto), fosfolipidosis (perturbación del metabolismo de las grasas) y daños en las mitocondrias (órganos de generación de energía de las células). Más de 4.000 genes se vieron afectados en el grupo expuesto a Roundup, ya sea con un aumento o disminución de su actividad. Las dosis equivalentes de Roundup administradas en este estudio se compararon con los niveles que se pueden encontrar en el agua potable ( los niveles utilizados en este estudio fueron la mitad de los niveles de Roundup permitidos en al agua potable en los países de la Unión Europea), y la cantidad de Roundup ingerida por los animales de esta investigación fueron de miles de veces por debajo de los límites de seguridad establecidos para el glifosato por las normas de regulación”.

El principal científico de este estudio, el Dr. Michael Antoniou, del Kings College, dijo: “Los resultados de nuestro estudio son muy preocupantes, ya que confirman que incluso un nivel muy bajo de ingestión del herbicida Roundup a largo plazo causa daño hepático y renal, Nuestros resultados también sugieren que las Agencias de Regulación deberían volver a considerar la evaluación de seguridad de los herbicidas a base de glifosato”.

El segundo documento, con el título de “Los potenciales efectos tóxicos del glifosato y sus formulaciones comerciales por debajo de los límites legales ( http://www.sciencedirect.com/science/journal/aip/02786915), concluye: “Nuestros resultados sugieren que la exposición crónica a GBH (herbicidas a base de glifosato) en un sistema modelo de toxicidad con animales de laboratorio en dosis muy bajas, puede dar lugar a daños hepáticos y renales, con potenciales implicaciones para la salud de los seres humanos y los animales”. El estudio pone de relieve los efectos tóxicos por debajo de los límites legales encontrados por unas 30 investigaciones, incluyendo aquellas realizadas por las empresas químicas de sus propios productos. Este nuevo estudio también examinó el impacto de Roundup en una concentración de 0,1 partes por mil millones, una concentración de glifosato que es la mitad de la concentración permitida en el agua potable por la Unión Europea ( que es de 0,1 mg/l): “Los resultados mostraron que Roundup provocó un aumento en la incidencia de signos anatómicos patológicos, así como cambios en la orina y parámetros bioquímicos de la sangre, lo que sugiere insuficiencia funcional renal y hepática en ambos sexos”. Los científicos señalan que son precisos más investigaciones “para evaluar los efectos de alteración hormonal de los herbicidas a base de glifosato”.

Los investigadores también dicen: “Se sabía con anterioridad que la ingestión de glifosato en el agua por encima de los límites autorizados podía provocar insuficiencia renal y problemas reproductivos. Los resultados de este estudio indican que la ingestión de niveles mucho más bajos de una formulación de GBH, en concentraciones equivalentes del glifosato admisible, están asociados con severas alteraciones del transcriptoma del hígado y de los riñones, algo que se correlaciona con lo observado en el examen anatómico-morfológico del hígado y los riñones, con cambios bioquímicos patológicos en estos órganos”.

La Soil Association cree que incluso dosis extremadamente bajas de Roundup, según lo revelado por estas dos nuevas investigaciones científicas, tienen serios impactos en la salud humana, lo cual hace que los LMR actuales de glifosato sean potencialmente peligrosos, y que debe ser responsabilidad de minoristas, fabricantes, expendedores, la de eliminar el glifosato de sus productos.

Como usted sabe, actualmente no se cultivan en el Reino Unido plantas transgénicas resistentes a Roundup [en España sí se cultivan], de modo que la principal fuente de contaminación de la harina y el pan proviene de la práctica de los agricultores de rociar Roundup y otros herbicidas que contienen glifosato en los cultivos de trigo antes de cosechar. En la edición de Agosto de la revista sobre agricultura East Anglia aparece un artículo en el que Monsanto dice que: “El herbicida Roundup es particularmente útil incluso cuando el grano está ya bastante seco. Se les dice a los agricultores que la fumigación con Roundup acelera la cosecha, mejorando el grano. Sin embargo, está claro que aplicar Roundup inmediatamente antes de la cosecha es una cuestión de conveniencia para los agricultores, no una necesidad. De hecho, ya existen preocupaciones de que aparezcan en el Reino Unido plantas resistentes a Roundup ( que ya suponen una importante molestia para los agricultores de Estados Unidos), con la advertencia de la Agriculture y Horticulture Development Board de las consecuencias económicas añadidas”.

A la luz de estas nuevas evidencias científicas, publicadas recientemente, que confirman nuestras anteriores preocupaciones sobre los efectos en la salud humana de dosis muy bajas de glifosato, la Soil Association insta a que se garantice que ninguna de las harinas o pan que se fabriquen o se vendan contengan trazas de glifosato.

En vista de las graves consecuencias para la salud humana que sacan a la luz estos dos nuevos estudios científicos, la Soil Association hace pública esta carta.

Atentamente,

Peter Melchett

Director de Política de la Soil Association

—————————————-
Procedencia del artículo:

http://gmwatch.org/news/latest-news/16386-get-glyphosate-out-of-our-bread-and-food-action-updates

————————————————–

 

Etiquetado como: , , , , , , , , , , , ,

Clasificado en:Alimentación, Contaminación química, Ingeniería Genética, Monsanto, Transgénicos

2 comentarios »

Trackbacks

  1. Presencia de glifosato en el pan y otros alimentos: efectos en la salud incluso a dosis extremadamente bajas | Periodismo Alternativo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: