"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

Plaguicidas utilizados en los transgénicos: ¿inseguros a cualquier dosis?

Por Derek Bickerton, 15 de febrero de 2015

smokinggmogun.blogspot.co.uk

Derek-Bickerton-demolishes-GMO-pesticide-claims-710x300

Derek Bickerton desmonta las afirmaciones de que los plaguicidas utilizados en los transgénicos son seguros a los actuales niveles de exposición

En esta entrada vamos a desmontar esas afirmaciones que nos dicen que los cultivos transgénicos y los herbicidas utilizados en ellos no están causando daños en nuestra salud. Pero primero, déjenme ponerles en contexto: explicar la importancia del estudio de Swanson y al., y defenderlo contra sus críticos.

Sí, ya es hora de prepararse para dar la batalla. He visto las reacciones que provocaba en la blogosfera, pero hasta ahora el único argumento que he visto es el ya manido de “un mal estudio”, “unas pésimas credenciales”. Los defensores de Monsanto dicen que los autores deberían haber separado las diferentes áreas de Estados Unidos con fines estadísticos. Eso lo dicen porque de ser así habrá más enfermedades crónicas en los lugares donde se han empleado más plaguicidas en los cultivos transgénicos y menos donde haya ocurrido lo contrario, poco o ningún empleo de plaguicidas.

La Industria Biotecnológica no se cansa de repetir el mantra: “la dosis hace el veneno”. Incluso cosas que usted consume todos los días, como la sal de mesa, podría matarle si la toma en grandes dosis. Hace unos días, un comentario de Chris Preston en Biofortified decía: “La toxicidad siempre depende de la dosis. Las Agencias de Regulación nos dicen si un producto se puede utilizar de una manera tal que la dosis recibida esté por debajo de los niveles de toxicidad”. En términos técnicos, todas las sustancias con potencial tóxico son monotónicas, su toxicidad puede ser nula a dosis muy bajas y aumentar a medida que aumenta la dosis.

Pero ésta es una ley muy general, no sólo para las sustancias tóxicas. Si usted consume mayor cantidad de una sustancia, ¿no será mayor el efecto? Si usted come más alimentos, posiblemente engorde más. Cuanto más alcohol beba, mayor será la cogorza que se coja. El sentido común nos dice esto. También nos podrían decir que el Sol gira en torno a la Tierra (no al revés), que los continentes no están a la deriva, que no somos primos de los chimpancés… Si nuestros sentidos y nuestro sentido común nos dijeran cómo funcionan las cosas, ¿qué necesidad habría de la ciencia? Lo que hace la Ciencia es probar que hay cosas que son contrarias a la intuición, y ni siquiera hemos mencionada la Mecánica Cuántica.

Ya que hablamos de Ciencia, permítanme destacar algunas cosas a este respecto: si se trata de seguir adelante, hay que seguir hacia adelante. No es como con la Religión, cuyas creencias se mantienen desde hace cientos o incluso miles de años, o de lo contrario será considerado un hereje. Si realmente creemos en el valor de los resultados científicos, entonces lo que creíamos cierto ayer puedo no serlo hoy. Y un ejemplo de ello es ese dicho: “La dosis hace el veneno”.

Lo que se supone que hay detrás de la “dosis hace el veneno” es que los daños de cualquier sustancia tóxica se pueden evitar si las personas la consumen en una cantidad mínima. Y la mecánica parece bastante sencilla: “Los nuevos medicamentos o productos químicos que pueden afectar a la salud de los seres humanos están obligados por ley a ser probados primeramente en animales… Las pruebas de seguridad comienzan con las pruebas de toxicidad aguda, durante las cuales los animales reciben una sola dosis de la sustancia que se está ensayando. El objetivo de estas pruebas es determinar qué dosis no causa ningún efecto adverso y qué dosis es peligrosa para la vida”.

Según Vanderberf et al., (El Bisfenol A y la línea divisoria: Una revisión de las controversias en materia de alteración endocrina”. Endocrine Reviews 30.1 75-95, 2009): “Una determinada dosis considerada segura no garantiza la seguridad a dosis más bajas, y algo parecido puede estar ocurriendo con las dosis que se consideran seguras para los humanos”.

¿Por qué no? Pues porque cualquier sustancia tóxica puede trazar una curva de respuesta, con fuertes efectos en la parte superior de la curva y efectos débiles o nulos en la parte inferior. Y no sólo es posible una curva, sino que pueden ser variadas, como las que se muestran a continuación.

inseguro_cualquier_dosisTenga en cuenta que en todas las figuras, la dosis más baja aparece a la izquierda de la gráfica, y las dosis más altas a la derecha. Los gráficos A y B son los que se creían que eran universales ( y siguen siéndolos para los protransgénicos). La curva C, con forma de U, la de la derecha, es muy diferente y posiblemente es más difícil de aceptar para los partidarios de los transgénicos.

Esto se debe al modo en que se realizan las evaluaciones que se describieron anteriormente: se comienza con las dosis más altas y se van bajando hasta que los efectos ya no son evidentes, y luego se deja un margen lo suficientemente amplio y ya se establece la dosis segura. En otras palabras, sólo se tiene en cuenta la parte derecha de la curva en forma de U. No hay manera de saber qué se podría encontrar a niveles aún más bajos y si los efectos nocivos pueden darse de nuevo ( parte de la izquierda del gráfico). Pero esto es precisamente lo que aparece en el gráfico. Si una sustancia tóxica tiene una curva en forma de U, pero si eres un buen acólito de Monsanto asumes que es monótona, puedes caer en un grave error, ya que no sabremos qué es lo que pasa después… hasta que sucede.

Pero estoy seguro que los defensores de los transgénicos estarán diciendo: “Bueno, “¿cuáles son las evidencias científicas de todo esto? Dirán que en algunas pobres publicaciones de escasa relevancia, pero no, lo siento: Endocrine Reviews tiene una de las mejores valoraciones dentro del Factor de Impacto de las 89 revistas de endocrinología y metabolismo. De un total de 5684 encuestados por el ISI, el ranking de Endocrine Reviews tiene un factor de impacto de 20. (Fuente: ResearchGate, pero también se pueden consultar las listas originales ISI). El facto de impacto de la revista es de 19,36 y este documento ha sido citado 537 veces en artículos de revistas y libros. No estamos hablando por tanto de ciencia basura, estamos hablando del Estándar Oro de la Endocrinología.

La misma revista también ha publicado “Hormonas y disruptores endocrinos. Productos químicos: efectos a bajas dosis y respuesta no monótona” (Vanderberg et al, Endocrine Reviews 33.3 378-455 (2012)). Y en este caso se incluye el glifosato, con una curva dosis-respuesta no monótona y que causa daños sustanciales: los productos químicos no monotónicos como los herbicidas basados en el glifosato (Roundup) tienen como efecto la muerte celular; la actividad de la aromatasa en las células HepG2 del hígado.

Tenga en cuenta que este documento aparece citado 564 veces, incluso más que el anterior, teniendo en cuenta que sólo cubre un período de dos años. Son cerca de 850 citas las que apoyan el trabajo.

Los protransgénicos se repliegan: “Muy controvertidos todos estos datos. La buena Ciencia dice todo lo contrario”. Hace seis años ( mucho tiempo para los avances científicos) Laura Vanderberg dijo: “A pesar de que la investigación científica entra en la dinámica de un toma y daca entre los investigadores con diferentes opiniones y puntos de vista, la controversia en torno a los efectos de las dosis bajas y las curvas NMDR se dejan de lado, porque afecta a decisiones de salud pública… Sin embargo, ha sido demostrado un suficiente número de veces, y por tanto ya no debiera ser considerado un tema controvertido”. Es decir, es la nueva ortodoxia en toxicología.

Entonces, ¿qué tiene que ver todo esto con el estudio de Swanson et al.? Bueno, en primer lugar, atendamos a eso de que no hay datos por áreas. Un gancho: si el glifosato tiene efectos a dosis bajas, entonces no hay razón para esperar que la gente de las zonas donde más se ha utilizado tenga más enfermedades crónicas, y por lo tanto no tiene sentido hacer una separación por estados o regiones.

Pero el trabajo sobre las curvas de respuesta va mucho más lejos. Como Vandenberg et al. señalan al final de su artículo de 2012: “El concepto de no monotonicidad es algo fundamental en el campo de la salud ambiental, porque cuando se produce una respuesta no monotónica en relación a la dosis, no se pueden predecir los efectos que se producirán a dosis bajas y observadas a dosis altas”. Esto significa que cuando los protransgénicos dicen que el glifosato a bajas dosis es inofensivo, están afirmando algo que no tiene validez científica. Al contrario, ahora que sabemos que la respuesta del glifosato es monotónica y un disruptor endocrino, es probable que cause daños sustanciales. ¿Cuál será el próximo paso para que quede probado? ¿Pues lo mismo que ocurrió con el asunto del tabaco y el cáncer de pulmón? Mediante estudios epidemiológicos y correlaciones.

La comparación con lo que ocurrió con el tabaco merece un comentario a parte y todo se andará. Por ahora, es suficiente con destacar la importancia del trabajo de Swanson et al. A través de la epidemiología, el documento estima que el glifosato puede haber causado un aumento de las enfermedades crónicas en Estados Unidos. Conociendo las aportaciones de la toxicología, los resultados de Swanson et al. ya no se pueden obviar con una negación rotunda, y decir que se necesitan investigación más detenidas. Aunque también se puede decir a los defensores de los transgénicos que de nada sirven sus afirmaciones y sus estudios sobre la seguridad de los pesticidas utilizados.

Referencia:

Los cultivos modificados genéticamente, el glifosato y el deterioro de la salud en Estados Unidos”, por Nancy L. Swanson, Andre Leu, Jon Abrahamson y Bradley Wallet. Journal of Organic Systems, 9(2), 2014 (http://www.organic-systems.org/journal/92/JOS_Volume-9_Number-2_Nov_2014-Swanson-et-al.pdf).

————-

Procedencia del artículo:

http://smokinggmogun.blogspot.co.uk/2015/02/unsafe-at-any-dose.html

——————

Etiquetado como: , , , , , , , , , , , , , ,

Clasificado en:Alimentación, Contaminación química, Ingeniería Genética, Transgénicos

3 comentarios »

  1. El Prof Eguiazu fue el primer Dr en Ciencias Agrarias de Argentina ( Dr scienciarum agrarium de la Universidad de Stuttgart en Alemania) y enseñaba estos conceptod desde hace mucho tiempo y expuso sus dudas razonables sobre los plaguicidas en su disertacion “Plaguicidas y Error Tecnogenico” en el Primer Congreso Internacional de Ecotoxicologia de Buenos Aires en Abril de 1987 u 88.

  2. Esto esta ya expuesto desde comienzos de la decada de 1980 como hipotesis de Preussman Druckrey y nos lo enseñaba nuestro profesor el Prof Eguiazu en su Catedra de Tecnogenia Ambiental con el ejemplo del amarillo de manteca en ratas en 1986. Por este concepto fundo en el mismo año el INCABIE y la Catedra de Tecnogenia Ambiental de la que fuimos sus alumnos.

Trackbacks

  1. Prohibir el glifosato: una organización estadounidense realiza análisis de orina, agua y leche materna para detectar su presencia. | noticias de abajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: