"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

Relatividad cuántica

Para establecer un puente de unión entre la Física Cuántica y la Relatividad General se requiere de un cambio de paradigma

stormcloudgathering, 3 de febrero de 2015

Imagen del documental Relatividad Cuántica: https://www.youtube.com/watch?v=zVSe8JZ_eag

Imagen del documental Relatividad Cuántica: https://www.youtube.com/watch?v=zVSe8JZ_eag

Los seres humanos estamos condicionados desde un principio a ver un espacio tridimensional para definir el espacio absoluto, el tiempo como una progresión lineal, y nuestras experiencias como la realidad misma. Este condicionamiento tiene un propósito práctico para desempeñarnos en nuestra vida diaria, pero cuando se trata de comprender la naturaleza de la realidad y de nuestra posición en ella, todos estos supuestos se nos vuelven obstáculos.

Esta es una de las razones por la que a los científicos modernos les resulta tan difícil desarrollar una teoría unificada de la Física Cuántica y la Relatividad General. En realidad, ya disponen de los datos suficientes como para establecer las conexiones entre una y otra, pero para ello se requiere de un cambio de paradigma, con el cual muchos se sienten incómodos.

El problema no es lo que no sabemos, sino lo que creemos saber y resulta que no es así.

La confusión comienza con el concepto mismo de cuanto. Si preguntásemos a un Universitario medio qué es un electrón, probablemente contestaría que es una partícula, y evocaría la imagen de un pequeño objeto flotante en el espacio. Esto ya supone un error: los Quanta no son objetos.

Los Quanta dicen los científicos que tienen la dualidad de onda/partícula, lo que significa que pueden comportarse como una partícula o como una onda, en función de cómo nos relacionemos con ellos. Sin embargo, el término onda y partícula también lleva a engaño. Una forma más precisa de conceptualizar los Quanta sería pensar en su estado de onda como un campo de probabilidad, que puede ser registrado como un patrón de interferencia; y su estado de partícula como la probabilidad de que colapse en un único punto de interacción. Es el caso del experimento de la doble rendija.

Incluso aquellos que son conscientes de las extrañas propiedades de los quanta, como su dualidad onda/partícula, la teleportación cuántica, la superposición cuántica y el entrelazamiento cuántico, todavía tienden a conceptualizar este fenómeno en un marco mental basado en el tiempo y el espacio.

Pero, una vez más, todo esto resulta del condicionamiento a que estamos sometidos.

Los Quanta no existen dentro del espacio y el tiempo, ni ocupan tres dimensiones en el espacio. El espacio en realidad surge por las interacciones de los Quanta, lo que específicamente se denomina entrelazamiento cuántico. Este fenómeno se describe en la ecuación de Wheeler DeWitt y se ha confirmado experimentalmente.

Curiosamente, tanto los teóricos de la Relatividad General como los Cosmólogos, se dirigen hacia los mismos supuestos subyacentes: reconocen que el origen del universo (la singularidad) es un estado sin espacio ( no local) y sin tiempo. Pero la mayoría no reconoce las consecuencias de asegurar esto. Por ejemplo, no se puede decir que existía la singularidad antes del Big Bang, ya que eso supone colocar lo atemporal dentro del tiempo. Si algo es atemporal, entonces quiere decir que no tiene relaciones temporales, que no hay un antes o un después de cierto hecho o acontecimiento.

La Relatividad General nos dice que el tiempo y el espacio es un tejido. Esto no es una mera suposición teórica: los satélites GPS tienen que tener en cuenta las distorsiones en el tiempo provocadas por su velocidad, de lo contrario sus lecturas resultarían erróneas en varios kilómetros.

Dado que el tiempo y el espacio es un tejido, sin espacio no es posible que  haya tiempo, y sin tiempo tampoco puede haber espacio.

Si relacionamos estas cuestiones, veremos que en realidad los Quanta comparten varias características clave con la singularidad: una energía sin espacio y sin tiempo. Ahora bien, si los Quanta y la singularidad no existen dentro del espacio y el tiempo, entonces no pueden estar separados. La separación sólo puede existir dentro de un continuum del espacio y el tiempo. Si los Quanta y la singularidad no están separados, entonces es que son la misma cosa, uno sólo.

Llegamos de esta forma al quid de la cuestión: la singularidad no dejó de existir con una explosión que ocurrió hace millones de años. Los Quanta es la singularidad interactuando consigo mismo. Todo es uno, literalmente. Esta es la Relatividad Cuántica.

(No hay nada fuera de esta singularidad cuántica; no hay un antes y un después de ella. La singularidad cuántica sólo puede existir en el estado de aquí y ahora)

Ahora, algunos de los más avezados se preguntarán: ¿Pero qué es entonces la gravedad?

Bueno, la Relatividad General nos dice que la gravedad es una propiedad geométrica del espacio y el tiempo, pero las recientes evidencias experimentales muestran que el espacio tiempo son subproductos del entrelazamiento cuántico. Los científicos han descubierto recientemente que ciertos modelos geométricos se pueden utilizar para simplificar de forma drástica los cálculos de las interacciones cuánticas y el entrelazamiento cuántico (Geometría de los Estados Cuánticos), por lo que no es un salto en el vacío considerar que la geometría que crea la gravedad es en realidad una característica de los campos de probabilidad cuántica. De hecho, algunos investigadores están explorando de forma activa esta posibilidad.

Entonces, ¿cómo se relaciona todo esto con las experiencias humanas que tenemos? Todavía tenemos que lidiar con el mundo real, con los relojes de tiempo, con las facturas, con las guerras y los tiranos, ¿verdad?

Este agujero de conejo en realidad es mucho más profundo, pero si quiere considerar algunas cosas, empiece por aquí: las reglas del juego no son rígidas como nos han dicho que eran.

Pero si usted empieza con nuestra naturaleza cuántica como punto de referencia, entonces todo cambia. La sola idea de que debemos obedecer a estos lamentables fantasmas que llamamos El Gobierno, o que debemos seguir girando estas ruedas de hámster que nos hemos construido para nosotros mismos, entonces todo suena a risa.

No tiene por qué ser así; podemos elegir algo diferente. Debemos buscar ese milímetro de libertad interior y expandirlo. Mientras lo hace, se dará cuenta de que la realidad es un proceso creativo, no una progresión mecánica y lineal.

Usted es una singularidad cuántica que interactúa consigo misma. Cuanto más despertemos, las posibilidad serán mucho más amplias.

———————–

Procedencia del artículo:

http://stormcloudsgathering.com/quantum-relativity

————————

Entrelazamiento cuántico:

—————————

Etiquetado como: , , , , , , , , , , ,

1 Respuesta »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: