"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

La presencia del promotor del virus del mosaico de la coliflor en los cultivos transgénicos: ¿Es motivo de preocupación?

GMWatch, 1 de enero de 2015

virus_mosaico_coliflor

Virus del mosaico de la coliflor (Imagen: http://ictvdb.bio-mirror.cn/)

Este promotor aparece en la sangre y en el cerebro de las ratas que consumen alimentos transgénicos. Si bien no hay pruebas de que pueda producir daños, tampoco las hay en sentido contrario, es decir, que sea seguro.

Recientemente GMWatch informaba de un nuevo estudio que demostraba que los fragmentos ingeridos del promotor CaMV (virus del mosaico de la coliflor), utilizados en muchos cultivos transgénicos, se han encontrado en la sangre, el hígado y los tejidos del cerebro de las ratas empleadas con motivos experimentales. A continuación se recogen los comentarios de algunos científicos sobre las implicaciones de este hallazgo:

Las preocupaciones no tienen nada que ver con el promotor CaMV en sí, al menos por lo que sabemos de su comportamiento en el medio natural. Las preocupaciones vienen de la utilización de una secuencia de ADN en un contexto novedoso, y no sabemos cómo se comportará en ese nuevo contexto. Incluso si las versiones comerciales del promotor CaMV utilizadas por la Ingeniería Genética en los cultivos transgénicos tienen una secuencia idéntica a la del virus natural, lo que pueda hacer en un nuevo contexto no es algo predecible.

Lo que se sabe del promotor CaMV es que contribuye a la iniciación de la transcripción ( el primer paso de la expresión genética) en las plantas transgénicas. Pero esto ocurre en un contexto donde también se producen otros muchos cambios, incluyendo los provocados por otras secuencias de ADN que se insertan en la planta modificada genéticamente y que también contribuyen a la iniciación de la transcripción, de formas aún desconocidas.

Sorprendentemente, estos fragmentos de ADN se toman de partes de diferentes genes, y en su contexto natural no están asociados al inicio de la transcripción. Esto viene a mostrar que lo que hace una secuencia en un determinado contexto no sirve para predecir lo que haga esa misma secuencia en un contexto distinto. Así que el efecto potencial no deseado del promotor CaMV en los cultivos transgénicos puede deberse a que de la inserción y posterior transcripción se obtenga algo que de otra manera no se podría transcribir. Por lo tanto, puede tener un efecto no predecible, a partir de nuestros conocimientos sobre el funcionamiento natural de esa secuencia de ADN de origen vírico.

Por supuesto, todo lo dicho anteriormente se hace extensible a cualquier ADN presente en los alimentos. Sin embargo eso no quiere decir que estas secuencias particulares de ADN no deban analizarse para comprobar el daño causado.

La diferencia clave entre el CaMV y otros promotores es que no tiene un historial de uso seguro en los cultivos transgénicos. En la naturaleza, el virus del mosaico de la coliflor infecta a los cultivos del género Brassica, tales como las coliflores. Pero incluso si no existiese diferencia entre los promotores CaMV de los cultivos transgénicos y la secuencia del virus natural, no hay ninguna prueba de que estas secuencias del virus natural esté presente en el 100% de las células de las plantas del género Brassica que consumimos. Seguramente que no estén presentes en la mayor parte del maíz y el soja que comemos. Pero el uso del promotor CaMV en los cultivos transgénicos implicaría que puede estar presente en el 100% de dicho material.

Los alimentos transgénicos que son ingeridos por el consumidor se van disgregando durante las diferentes etapas de la digestión, de modo que pueden afectar a los tejidos que quedan expuestos al promotor CaMV.

El tema del DNA presente en los alimentos se ha de ver como un peligro real. Durante décadas muchos científicos y la Industria lo han negado, sobre la base de que no había ninguna investigación que dijera lo contrario, que el ADN presente en los alimentos puede mantenerse después de la cocción y la digestión. El hecho es que este estudio y otros plantean interrogantes acerca de su credibilidad. Pero es poco probable que se produzcan cambios en las normas de regulación, a menos que se demuestre la presencia de daño”.

Las preguntas a las que hay que dar respuesta son éstas:

  • ¿Cuáles son los nuevos productos de expresión que pueden resultar del promotor CaMV y otras secuencias de ADN insertadas en los transgénicos? Pueden ser nuevos ARN o proteínas.

  • ¿Qué hacen estos nuevos productos de expresión, a parte de lo que los Ingenieros Genéticos dicen que hacen?

Responder a estar preguntas con datos reales permitiría un debate sobre la seguridad de los transgénicos, un debate que fuera más allá de las afirmaciones no basadas en evidencias sobre su seguridad, eso por un lado, y por otro resolver las especulaciones sobre los posibles daños de este promotor.

————————–

Procedencia del artículo:

http://gmwatch.org/index.php/news/archive/2014/15838-the-cauliflower-mosaic-virus-promoter-in-gm-crops-should-we-worry

Etiquetado como: , , , , , ,

Clasificado en:Alimentación, Ingeniería Genética, Régimen científico, Transgénicos

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: