"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

¿Descubierta la base científica de la homeopatía?

Por Tony Isaacs, 24 de diciembre de 2014

alignelife.com

homeopatia3

(Health Secrets).- Mientras que la Asociación Médica Británica insiste en que se dejen de financiar con dinero público los tratamientos homeopáticos, y los detractores hablan de tonterías sobre zancos, un científico ganador del Premio Nobel de Medicina ha realizado un descubrimiento que puede asentar las bases científicas de la homeopatía. El profesor Luc Montagnier dejó sorprendidos a muchos compañeros de profesión cuando dijo que había descubierto que el agua tiene memoria, y que se mantiene incluso después de muchas diluciones.

Hasta ahora, científicos y médicos han sostenido que no había base científica para afirmar que las múltiples diluciones utilizadas en la homeopatía tuvieran propiedades terapéuticas. Pero este punto de vista se basa en su falta de comprensión, o una oposición ante la creciente popularidad de la homeopatía, que entra en competencia con la medicina convencional. Lo mismo ocurrió en Estados Unidos hace un siglo.

Luc Montagnier: “No puedo afirmar que la homeopatía tenga razón en todo. Lo que sí puedo decir es que las ultradiluciones (utilizadas en homeopatía) tienen efectos. Las ultra diluciones de algo no son nada. Son las estructuras del agua las que imitan las moléculas originales”.

Uno de los fundamentos de la homeopatía es que la potencia de una sustancia se incrementa con una mayor dilución. Montagnier descubrió que las soluciones que contienen ADN de un virus o de bacterias “emiten ondas de radio de baja frecuencia”, y que tales ondas influyen en las moléculas de agua que se encuentran en su entorno, presentando entonces estructuras organizadas. Estas moléculas organizadas emiten ondas a su vez, y Montagnier ha encontrado que estas ondas se siguen emitiendo incluso después de haberse diluido muchas veces. Quizás para nosotros, los no entendidos, esto no signifique nada, pero para un científico puede sugerir que sea la base científica de la homeopatía.

En Gran Bretaña se estima que el mercado de la homeopatía crece en torno a un 20% anual. Más de 30 millones de personas en Europa utilizan la medicina homeopática. El príncipe Carlos de Inglaterra utiliza la homeopatía, y el médico de la familia real siempre ha sido un médico homeópata, desde finales de 1800.

La homeopatía también está ganando en popularidad en Estados Unidos, mucho más popular que en otros lugares del mundo. En la India, unos 130 millones de personas la utilizan; en Brasil, la homeopatía está reconocida como especialidad médica, y unos 15.000 médicos están certificados como especialistas homeopáticos.

Brian Josephson: “Las críticas en torno a la cantidad extremadamente pequeña de las moléculas de soluto presentes en una solución después de que han sido diluidas repetidamente no vienen al caso, ya que los defensores de los remedios homeopáticos atribuyen sus efectos no a las moléculas presentes en el agua, sino a las modificaciones de la estructura del agua”.

La segunda mitad del siglo XIX es la época de mayor apogeo de la homeopatía en Estados Unidos. En aquella época los médicos difícilmente competían con ellos: en 1902, los médicos homeópatas obtuvieron siete veces más ingresos que los alópatas y había unos 15.000 médicos homeópatas en Estados Unidos. Durante la epidemia de cólera de 1849, los homeópatas de Cincinnati llevaron un control riguroso de los enfermos, pudiéndose comprobar que sólo el 3% de sus pacientes murieron, mientras que la medicina alopática registró peores datos, de 16 a 20 veces más.

Muchas personas han elegido la homeopatía como terapia, entre ellas varios presidentes de Estados Unidos, y escritores como Ralph Waldo Emerson, Henry Wadsworth Longfellow, Louisa May Alcott, Nathaniel Hawthorne, y Mark Twain, y también europeos, como Goethe, Sir Arthur Conan Doyle, Lord Alfred Tennyson, y George Bernard Shaw.

Luc Montagnier: “ Lo que hemos encontrado es que el ADN produce cambios estructurales en el agua, que persisten en las ultra diluciones, y que conducen a la producción de señales electromagnéticas en resonancia. Las señales de alta intensidad provienen del ADN bacteriano y viral”.

“Me han dicho algunas personas que han reproducido los resultados de Benveniste, pero que tienen miedo a publicarlos debido al terror intelectual que ejercen ciertas personas que no lo entienden”.

En el siglo XX, la Asociación Médica Americana (AMA) admitió que la medicina homeopática estaba disminuyendo los ingresos de los médicos alopáticos. Gracias a la financiación por parte de asociaciones como la Fundación John D. Rockefeller y Carnegie, la AMA fue capaz de desacreditar la homeopatía y deshacerse de la competencia de la medicina natural y alternativa. Las 22 escuelas de medicina homeopática que existían en 1900, se redujeron a sólo dos en 1923. En 1950, ya que no quedaba en Estados Unidos ningún centro de formación en homeopatía.

Irónicamente, John D. Rockefeller, el padre de actual medicina, creía firmemente en la homeopatía, y se refirió a ella como “un paso progresivo y agresivo de la medicina”. Rockefeller vivió hasta los 99 años de edad, utilizando la homeopatía durante los últimos años de su vida.

——————-

Tony Isaacs es un defensor de los tratamientos naturales, investigador y autor de varios libros y artículos sobre salud, longevidad y tratamiento del cáncer, incluyendo “Cancer’s Natural Enemy”. Reside en Texas, donde da conferencias sobre salud. Actualmente trabaja en un libro cuya publicación está prevista para finales de este año. Pueden escuchar el programa de radio de Isaacs y su compañera Luella, todos los miércoles por la noche: “The Best Years in Life Radio Show

——————-

Procedencia del artículo:

http://alignlife.com/articles/publicpolicy/scientific-basis-homeopathy-discovered-nobel-scientist

—————————–

Ensayo clínico a triple ciego sobre la eficacia de un tratamiento homeopático para el síndrome de fatiga crónica

Elaine Weatherley-Jones, Jon P Nicholl, Kate J Thomas, Gareth J Parry, Michael W McKendrick, Stephen T Green, Philip J Stanley, Sean PJ Lynch

Recibido: 11 de junio de 2002

DOI: http://dx.doi.org/10.1016/S0022-3999(03)00377-5

http://www.jpsychores.com/article/S0022-3999%2803%2900377-5/fulltext

Resumen

Objetivo: No se conoce ningún tratamiento para el síndrome de fatiga crónica (SFC) que se considere universalmente beneficioso, ni tampoco una cura (1). Los pacientes con el SFC pueden utilizar la medicina complementaria o alternativa (CAM) (1). Nuestro objetivo consistió en evaluar un tratamiento homeopático para reducir los síntomas subjetivos del SFC. Método: Utilizando un ensayo clínico a triple ciego (Ensayo clínico en el que sujeto participante, el investigador observador y el investigador que analiza de datos ignoran el tratamiento recibido. Se realiza cuando las variables clínicas examinadas son blandas, es decir, que pueden ser interpretadas de maneras diferentes), asignando de forma aleatoria a los pacientes el medicamento homeopático o un placebo. Ciento tres pacientes cumplían con los criterios de Oxford para ser diagnosticados con el SFC, obtenidos de dos consultas de especialistas de un hospital. Los pacientes acudieron a la consulta de un médico homeópata dos veces al mes durante 6 meses. Las medidas de los resultados se recogieron según la puntuación obtenido en las subescalas del inventario multidimensional de fatiga (IMF). Para la medida de los resultados secundarios se empleó la escala de impacto de fatiga (FIS) y el perfil de limitaciones funcionales (FLP). Noventa y dos pacientes completaron el tratamiento durante el ensayo (47 el tratamiento homeopático, 45 el tratamiento con placebo). Ochenta y seis pacientes regresaron, que habían cumplido completa o parcialmente las medidas posteriores al tratamiento ( 41 que habían realizado el tratamiento homeopático, 2 que no habían completado el tratamiento homeopático, 38 que habían completado el tratamiento con un placebo y 5 de este último grupo que no habían completado el tratamiento). Resultados: Diecisiete de los 103 pacientes abandonaron el tratamiento o no se supo más de ellos. Los pacientes del grupo que fue tratado con la medicina homeopática mostraron una mejoría significativa en la subescala de fatiga general IMF ( medición de los resultados primarios) y en la subescala del perfil de limitaciones funcionales (FLP), pero no en las otras subescalas. Aunque las diferencias no puedan ser estadísticamente significativas en cuatro de las cinco subescalas del IMF (la medida de los resultados primarios), más personas del grupo de tratamiento con la medicina homeopática mostraron una mejoría clínicamente significativa. Más personas del este mismo grupo mostraron una mejora clínica en los resultados primarios (riesgo relativo = 2,75, P =. 09).Conclusiones: Hay una débil pero inequívoca evidencia de que los efectos de la medicina homeopática son mejores que los del placebo. Los resultados también sugieren que se pueden dar beneficios inespecíficos de un tratamiento homeopático. Se necesitan estudios adicionales para determinar si estas diferencias se mantienen en una muestra de pacientes más amplia.

—————————————————–

Las diluciones de histamina modulan la activación de los basófilos

Belon P1, Cumps J, Ennis M, Mannaioni PF, Roberfroid M, Sainte-Laudy J, Wiegant FA.

Información del autor

(1)1Boiron, 20 rue de la Libération, 69110 Sainte-Foy-Les-Lyon, France.

Resumen

Antecedentes: Con la finalidad de demostrar que las ultradiluciones de histamina son capaces de inhibir la activación de los basófilos, de una manera reproducible, se utilizaron varias técnicas en distintos laboratorios de investigación. Objetivo: El objetivo del estudio consistía en investigar la acción de las diluciones de histamina en la activación de los basófilos. Métodos: La activación de los basófilos se evaluó mediante tinción con azul alcián, la medición de la presencia de histamina y la expresión de CD63 [gen que codifica el antígeno CD63]. El Estudio 1 utilizó un enfoque multicéntrico en 4 centros. El Estudio 2 estuvo relacionado con la confirmación del estudio multicéntrico por citometría de flujo, llevándose a cabo de forma independiente en 3 laboratorios. El Estudio 3 examinó la presencia de histamina ( en un laboratorio) y la actividad de los antagonistas de los receptores H2 y estructuras análogas (en dos laboratorios). Resultados: Las ultradiluciones de histamina (10(-30)-10(-38) M) influyen en la activación de los basófilos humanos medido por tinción de azul alcián. El grado de inhibición depende del nivel inicial de anti-IgE [anticuerpo monoclonal humanizado], inducida por estimulación, con una mayor inhibición en los niveles más bajos de estimulación. Este estudio multicéntrico fue confirmado en los tres laboratorios mediante citometría de flujo y en un laboratorio midiendo la presencia de histamina. La inhibición de la expresión del CD63 por ultradiluciones de histamina pudo revertirse empleando cimetidina ( efecto observado en dos laboratorios) y no por la ranitidina ( en un laboratorio). La histidina probada en paralelo con la histamina no mostró actividad en este modelo. Conclusiones: Los tres tipos diferentes de experimentos demostraron que las ultradiluciones de histamina ejercen un efecto sobre la actividad de los basófilos. Esta actividad observada mediante tinción con azul alcián se confirmó con la citometría de flujo. La inhibición de la histamina se invirtió con anti-H2 (antihistamínicos) y no se observó con histidina, lo que muestra la especificidad de este efecto. Nosotros no somos capaces de explicar estos resultados y animamos a otros científicos a que investiguen este fenómeno.

PMID: 15105967 [PubMed – Medline]

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15105967

——————————–

¿La termoluminiscencia a bajas temperaturas puede arrojar luz sobre la naturaleza de las ultradiluciones?

Rey L 1.

Homeopathy. 2007 Jul;96(3):170-4.

Información sobre el autor:

  • 1 Chemin de Verdonnet 2, CH-1010 Lausana, Suiza. louis.rey@bluewin.ch

Resumen

La termoluminiscencia a bajas temperaturas puede utilizarse como un intento para comprender la estructura particular de las ultradiluciones. Las muestras son activadas por irradiación después someterse a la temperatura de congelación del nitrógeno luido (77 grados K). Los resultados experimentales muestran que, en el curso de su calentamiento, la termoluminiscencia es sustancialmente diferente según se trate de una u otra ultradisolución. Se sugiere que la fase de dispersión del gas podría desempeñar un papel en este proceso.

PMID:
17678813
[PubMed – Medline]
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17678813
———————————-
Artículos relacionados:

https://noticiasdeabajo.wordpress.com/2011/02/24/termoluminiscencia-de-ultradiluciones-de-cloruro-de-litio-y-cloruro-de-sodio/

https://noticiasdeabajo.wordpress.com/2011/06/01/el-efecto-fantasma-del-adn/

https://noticiasdeabajo.wordpress.com/2011/08/28/%C2%BFla-secuencia-de-adn-se-reconstruye-por-la-memoria-del-agua/

https://noticiasdeabajo.wordpress.com/2011/02/01/luc-montagnier-se-toma-en-serio-la-homeopatia/

—————————-

 

 

Etiquetado como: , , , , , , , , , ,

Clasificado en:Homeopatía, Régimen sanitario

3 comentarios »

  1. Ahí se dice: “Uno de los fundamentos de la homeopatía es que la potencia de una sustancia se incrementa con una mayor dilución. Montagnier descubrió que las soluciones que contienen ADN de un virus o de bacterias “emiten ondas de radio de baja frecuencia”, y que tales ondas influyen en las moléculas de agua que se encuentran en su entorno, presentando entonces estructuras (¡Grabaciones!) organizadas” y nos puede confundir y hacernos pensar que es la energía en sí es el elemento activo curativo de los homeoremedios, pero es la información que dicha energía tiene, la que sí es identificada por los nervios (Hahnemann) información que por cierto enviaron por Internet no sólo Montagnier sino también antes que él Benveniste. No enviaron energía en sí. Basta la información.
    Además este estudio no demuestra que la energía aumente con cada dilución. Lo que sí sucede es que la información se decanta, purifica y aumenta al mismo tiempo con lo cual tiene más efecto biológico haciéndonos (A Hahnemann también lo confundió) pensar que tiene más energía. (¡Hahnemann no era Dios, no era perfecto!)
    El elemento activo de los homeoremedios no es su energía, Montagnier se equivoca si eso cree y dice, sino la información que dicha fuerza transmite.

Trackbacks

  1. ¿Descubierta la base científica de la homeopatía? | Dra. Mariana Sitjar de Togores Álvarez

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: