"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

El verdadero coste de la producción industrial de carne

por Martha Rosenberg, 10 de diciembre de 2014

Dissident Voice

granja_avicola1

No está permitido el acceso a la granja de pollos de Craig Watts que cría pollos para el gran productor avícola de Estados Unidos Perdue, en Carolina del Norte. Tampoco permiten que Watts pueda abrir las puertas para que entre el aire y la luz solar. Pero, harto de los abusos a los que se somete a los criadores de pollos, a los consumidores y a los propios animales, cosa que ha tolerado durante demasiado tiempo, Watts han decidido que las cámaras entren en la granja para que las gentes puedan ver lo que Perdue llama humano. “No es como lo anuncian, es un eufemismo”, dice Watts.

Hay una enorme diferencia entre lo que se publicita y lo que Perdue hace en realidad, dice Nicholas Kristof en The New York Times en un artículo publicado la semana pasada y en el que comentaba el vídeo, publicado por Compassion in World Farming, un grupo internacional que viene trabajando desde hace ya 47 años.

Muchas personas que han visto las imágenes de la cría moderna de pollos por parte de las grandes marcas dicen que esto no es verdad y que no representa lo que realmente ocurre en una de estas granjas. Quizás sea una de las primeras veces en las que se ofrecen y salen a la luz imágenes de un productor autorizado de Perdue. El vídeo no sólo muestra imágenes de pollos enfermos y moribundos que luego pasan a la venta, sino también acusa al Gobierno por permitir estas condiciones y que luego hable de procesos verificados y condiciones humanas.

¿Quién es Craig Watts? Es un criador de pollos de 48 años de edad, que se dedica a la cría de pollos en condiciones humanas con el permiso de Perdue. Leach Garcés, director de Compassion in World Farming, me dijo en una entrevista que granjeros como Watts entran más dentro de la categoría de sirvientes, y que el 71% de ellos viven en el umbral de la pobreza. Watts, que tiene 3 hijos y está casado con una maestra de escuela, firmó un contrato por valor de 400.000 dólares al año para terminar obteniendo el salario mínimo. No tiene control sobre la salud de las aves que recibe de Perdue o la forma en que debe criarlas o tratarlas. Recibe de Perdue 5 centavos de dólar por libra de peso de las aves (4 céntimos de euro por cada 450 gramos ).

Y la cosa no para ahí. Trabajando en las naves cerradas, con altas concentraciones de amoniaco, ha visto resentirse sus pulmones y tiene problemas respiratorios, dice Garcés. Además de Watts, sólo hay otro trabajador para el cuidado de todos los pollos, unos 120.000, con 30.000 en cada una de las naves.

Durante los meses en que Garcés trabajó con Watts, se hicieron amigos porque ambos querían que los pollos tuviesen una vida mejor. Estaban horrorizados por el enorme engaño del productor de pollos Perdue. Aves Perdue, según se muestra en el vídeo, cría todo tipos de pollos, los que no pueden ni sostenerse debido a la debilidad de sus patas y se arrastran produciéndose heridas en carne viva, o se revuelcan en la basura. Jadean, apenas pueden respirar y se ve claramente que sufren, como admite Watts. No es un buen alimento, no se trata de animales sanos, ni por supuesto es una producción en condiciones humanas.

¿Habrá perdido Watts su contrato con Perdue después de mostrar esto? Posiblemente, dice Garcés, pero puede llegar a servir de ejemplo a otros criadores de aves que ya no estén dispuestos a tolerarlo, el abuso con los animales en la cría moderna de pollos y la ínfima calidad de estos alimentos. “Nos hemos pasado, hemos ido demasiado lejos”, dice Watts sobre la producción moderna de pollos.

Para obtener más información acerca del criador de pollos Perdue, puede visitar la siguiente dirección: http://www.ciwf.com/

———

Martha Rosenberg es columnista y dibujante. Escribe sobre temas de salud pública. Su primer libro titulado Born with a Junk Food Deficiency: How Flaks, Quacks and Hacks Pimp the Public Health, ha sido publicado por Prometheus Books. Puede ponerse en contacto con ella en

martharosenberg@sbcglobal.net. Lea otros artículos de Martha Rosenberg.

Etiquetado como: , , , , , , , ,

Clasificado en:Alimentación, Condiciones laborales, Régimen político y económico

1 Respuesta

Trackbacks

  1. El cruel acto de criar pollos para el consumo humano | MexaBlog | Un blog de todo para todos. De Chihuahua para el mundo

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: