"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

Apoyo al equipo del profesor Séralini: nueva investigación sobre los transgénicos y el uso de plaguicidas

ESTÁ EN JUEGO SU SALUD

iSiS

Imagen: gmoseralini.org

Imagen: gmoseralini.org

Gilles-Eric Séralini, profesor de Biología Molecular en la Universidad de Caen, Francia, y miembro del Comité Independiente de Investigación e Información sobre Ingeniería Genética (CRIIGEN), es un científico reconocido y respetado por sus investigaciones independientes sobre toxicología de los transgénicos y los plaguicidas durante los últimos 15 años. Él y su equipo publicaron el primer estudio a largo plazo sobre la toxicidad del maíz transgénico y su herbicida asociado (Roundup). Este estudio fue reeditado y ampliado con nuevos datos en junio de 2014. La exposición a los residuos de Roundup y su bioacumulación está todavía mal definida y se necesitan más estudios.

Con la contribución a nuestro proyecto, usted estará apoyando:

  • El análisis de la contaminación de los alimentos por plaguicidas y transgénicos
  • La determinación de la contaminación en las dietas de los animales de laboratorio por los residuos de Roundup y otros contaminantes ambientales
  • El inicio de un programa de investigación sobre la bioacumulación de Roundup en los órganos, que no se pudo realizar en el estudio de toxicidad de 2012

Antecedentes

Séralini llevó a cabo un estudio sobre el maíz transgénico y el herbicida Roundup con 200 ratas durante un período de 2 años. Encontraron un alarmante aumento de muertes prematuras, la aparición de tumores y enfermedades en el hígados y los riñones. El estudio se publicó en 2012 en la revista Food and Chemical Toxicology (FCT), y fue el estudio toxicológico a más largo plazo que se había realizado hasta entonces. Hay que destacar que muchos de los daños en la salud se empezaron a observar a partir de los 90 días de estudio. 90 días es el período establecido por las Agencias de Regulación para la realización de pruebas de alimentación con transgénicos. Es decir, se establece un período muy corto de investigación, insuficiente para descubrir la mayor de los efectos negativos. La actual normativa que regula los transgénicos es deficiente, y se pone en evidencia la propaganda de las empresas de Biotecnología que dicen que los transgénicos son seguros.

Enseguida se desató un gran campaña mundial para desacreditar este estudio, incluyendo al exempleado de Monsanto Richard Goodman, que fue nombrado editor asociado en la revista que publicó el artículo, FCT. Poco después la revista se retractó de su publicación, una retractación sin precedentes, injustificada y en clara violación con las normas éticas internacionales recogidas por la COPE (Comité de Ética en las Publicaciones). Fue un intento descarado de hacer desaparecer hallazgos cruciales, y que no llegasen a conocimiento público. ISIS publicó una carta abierta en contra de la retractación y una campaña de boicot contra la revista, consiguiendo cerca de 6000 firmas, de las cuales 1381 fueron de científicos. El apoyo público y la determinación del equipo fueron cruciales para la reedición del estudio en Ciencias del Medio Ambiente de Europa en junio de 2014.

Esta batalla para que se evalúen de forma transparente y adecuada los transgénicos no es una batalla más. El equipo de Séralini está determinado más que nunca a llevar a cabo nuevas investigaciones sobre asuntos clave, pero para ello necesita su apoyo.

Proyecto

Este nuevo proyecto de investigación determinará la presencia de residuos de Roundup en los órganos después de alimentar a las ratas con una dieta con transgénicos y/o Roundup, a partir de la investigación anteriormente realizada, de cuya publicación la revista FCT se retractó y ahora a vuelto a ver la luz. Se realizarán análisis adicionales con el fin de entender los daños metabólicos encontrados en el hígado y los riñones de las ratas que consumen transgénicos y/o Roundup.

Los científicos todavía no saben de las implicaciones que conlleva la bioacumulación por una dieta rica en transgénicos. Alrededor del 80% de los cultivos transgénicos son tolerantes al herbicida Roundup, que pueden contener, por ley, hasta un máximo de 500 ppm (partes por millón). En la soja transgénica importada por la UE se encuentran de forma rutinaria entre 10 y 100 ppm. Una investigación científica rigurosa arrojaría más información sobre la toxicología de los transgénicos y ayudaría a presionar para que las normas de regulación fuesen más estrictas.

Este proyecto forma parte de un programa integral de investigación sobre evaluación de riesgos de los transgénicos y pesticidas asociados. Más información aquí:

seralini3

Y aquí:

seralini4

__________________

Procedencia del artículo:

http://www.i-sis.org.uk/Support_Seralini_Team_for_New_GMO_Risk_Research.php

________

Etiquetado como: , , , , , , , , ,

Clasificado en:Alimentación, Contaminación química, Ingeniería Genética, Transgénicos

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: