"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

¿Por qué los bancos quieren nuestros depósitos? No, no es para conceder préstamos

Por Ellen Hodgson Brown, 27 de octubre de 2014

Dissident Voice

banco ladron

Muchas veces nos lo han dicho personas con autoridad: los bancos no prestan sus depósitos, sino que lo que hacen es crear dinero que anotan en su balances. Robert B. Anderson, Secretario del Tesoro bajo la Administración de Eisenhower, lo dijo en 1959:

Cuando un banco concede un préstamo, simplemente lo que hace es anotar en la cuenta del que recibe el préstamo la cantidad que se le ha concedido en préstamo. Ese dinero no se coge de los depósitos de otra persona, ni fue ingresado en el banco por persona alguna. Es dinero nuevo, creado por el banco para uso del cliente al que se le concede el préstamo”.

El Banco de Inglaterra en un boletín que emite trimestralmente, en la primavera de 2014, decía:

La forma en que se crea dinero hoy en día difiere de lo que todavía aparece en algunos libros de texto de Economía: cuando un Banco recibe depósitos de los ahorros familiares y luego realiza un préstamo, lo que hace el préstamo es crear nuevos depósitos.

Cada vez que un Banco realiza un préstamo se crea de forma simultánea un depósito en la cuenta bancaria de la persona a la que se le concede el préstamo, lo que crea nuevo dinero”.

Todo esto lleva a preguntarnos: si los bancos no prestan el dinero de los depositantes, entonces ¿por qué están intentando convencernos de que se los dejemos? Los Bancos intentan atraer a los depositantes, pagando un pequeño interés por estos depósitos. ¿Para qué les sirven a los Bancos estos depósitos?

La respuesta es que mientras que los Bancos no necesitan los depósitos para realizar préstamos, sí que los necesitan para equilibrar sus cuentas. Precisamente la captación de depósitos de los clientes suele ser la forma más barata para hacerlo.

Ajuste de cuentas con la FED

Desde que se aprobó la Ley de la Reserva Federal en 1913 se exige a los Bancos un control de las operaciones salientes por parte de la la Reserva Federal u otro organismo apropiado. Los Bancos mantienen reservas en cuenta en la FED con esta finalidad, y por lo general la cantidad en reserva suele ser la mínima exigida. Cuando se hace una comprobación de la cantidad que del Banco A pasa al Banco B, la Reserva Federal hace un débito de la cuenta de reserva del Banco A y un crédito entrante en la cuenta del Banco B. Si la cuenta del Banco A queda en números rojos al final del día, la FED inmediatamente hace un préstamo al Banco para compensar esta situación. El Banco A a continuación debe reponer la cantidad que excede de la reserva de que disponía (sobregiro).

¿Y cómo lo hace? La captación de los depósitos de los clientes, lo que se llaman depósitos minoristas, es una forma barata de hacerlo. Pero si el Banco carece de depósitos de minoristas tiene que pedir prestado el dinero en los mercados, por lo general de los fondos de la Reserva Federal (en Europa el Banco Central Europeo), donde los Bancos venden sus excedentes de reservas a otros Bancos. Estos depósitos que se adquieren de esta forma se llaman depósitos mayoristas.

Tenga en cuenta que los excedentes de las reservas siempre estarán disponibles en algún lugar, ya que las reservas que tenía el Banco A se han ido a otro Banco. La excepción es cuando los clientes retiran dinero en efectivo, pero es algo muy raro, ya que la mayor parte de las transacciones se realizan con dinero electrónico diariamente en el sistema bancario.

Los préstamos de la Reserva Federal (o BCE) son bastante baratos, apenas un 0,25% de interés anual para los préstamos a un día. Pero todavía es más caro que coger el dinero de lo que han dejado en el Banco los depositantes.

Exprimiendo a los Bancos más pequeños: la polémica de los depósitos mayoristas

Esta es una de las razones por las que los Bancos intentan atraer a los depositantes, pero hay otra razón, más controvertida. En respuesta a la crisis de préstamos que apareció a partir de 2008, el Banco de Pagos Internacionales (BPI; con sede en Basilea), la Ley Dodd-Frank y la Reserva Federal, han limitado la cantidad que los Bancos pueden pedir prestado de los depósitos mayoristas.

La teoría es que los depósitos minoristas son menos propensos a huir del Banco, ya que provienen de la propia fidelidad de los clientes del Banco. Pero como observara Warren Mosler ( fundador de la Teoría Monetaria Moderna y dueño de un Banco propio), la premisa no sólo carece de fundamento, sino que es bastante perjudicial cuando se tienen en cuenta los bancos más pequeños.

Un certificado de depósitos a 10 años comprado a través de un intermediario ( de los depósitos mayoristas) es mucho más estable que los depósitos de los clientes del Banco, que los pueden sacar al día siguiente. Esta regla no sólo establece dificultades innecesarias para los Bancos más pequeños, sino que hace que sus préstamos estén seriamente limitados. Y precisamente son estos Bancos pequeños los que realizan los préstamos a las pequeñas y medianas empresas, y que son también las que crean la mayor parte de los puestos de trabajo de una nación. Mosler dice:

El actual problema con los Bancos pequeños es que el coste de la obtención de fondos es demasiado alto. Actualmente el verdadero coste para los bancos pequeños es probablemente por lo menos de un 2%, una tasa mucho más alta que la que establece la Reserva Federal para los Bancos que son demasiado grandes para quebrar y lo que pagan por su financiación. Esto hace que el coste de los préstamos para los clientes sea muy alto y disminuya la cantidad de prestatarios, debido a ese excesivo coste.

Este alto coste para la obtención de fondos hace que se intenten conseguir los depósitos minoristas y los Bancos compitan por este tipo de depósitos. Mientras que los préstamos crean depósitos y siempre hay suficientes depósitos para financiar todos los préstamos, también se producen fugas. Estas fugas incluyen el dinero en efectivo en circulación, o el hecho de que algunos Bancos, en particular los grandes bancos de los centros monetarios, tienen exceso de depósitos minoristas, o de algunas otras operaciones. Esto hace que para los Bancos más pequeños suban los intereses que tienen que pagar por conseguir los depósitos de los minoristas que salen al mercado, pagando unas tasas muy altas, y eso a pesar de que sus depósitos están asegurados por la FDIC (Federal Deposit Insurance Corporation. El Fondo de Garantía de Depósitos en España)

Además, los Bancos pequeños se ven obligados a abrir sucursales que pueden aumentar en un 1% los costes marginales, tratando de captar los depósitos minoristas. Así que los Bancos pequeños tienen relativamente difícil acceder a las fuentes de financiación, de modo que los habrían de tener en cuenta el coste de la obtención de estos fondos”.

La solución que propone Mosler es que la FED preste sin garantías y en cantidades ilimitadas a todos los Bancos a unas bajas tasas de interés, y que los reguladores no establezcan limitaciones en los porcentajes de financiación en relación con los depósitos minoristas.

La solución de una Banca pública

Si la Reserva Federal no actúa hay otra solución, una en la que pueden intervenir el Gobierno estatal y los Gobiernos regionales. Podrían abrir sus propios Bancos de propiedad pública, siguiendo el modelo del Banco de Dakota del Norte (BND). Estos Bancos no tendrían escasez de depósitos minoristas, ya que en ellos se encontrarían los ingresos del propio Gobierno local. En Dakota del Norte, todos los ingresos del Estado se depositan en el BND, por ley. El BND se asocia luego con bancos locales, compartiendo préstamos, aportando liquidez y capitalización, y regulando las tasas de interés.

En gran medida debido a esto, Dakota del Norte tiene ahora más Bancos por habitante que cualquier otro Estado. De acuerdo con un Informe del mayo de 2011 emitido por el Instituto para la Autosuficiencia Local, se decía:

Gracias en buena medida al BND, los Bancos comunitarios son mucho más fuertes en Dakota del Norte que en ningún otro Estado… Mientras que la propiedad de los Bancos medianos y pequeños ( menos de 10 mil millones de dólares en activos en su conjunto) representan sólo el 30% de todos los depósitos a nivel nacional, en Dakota del Norte representan el 72% del mercado…

Una de las maneras que el BND tiene para fortalecer estas instituciones es mediante la participación en los préstamos realizados por los Bancos locales y las cooperativas de crédito. Esto amplía la capacidad de préstamos de los Bancos locales…

El BND también ofrece un mercado secundario de préstamos realizados por los Bancos locales…

Aunque los Gobiernos municipales y regionales pueden depositar sus fondos en el BND, el Banco les anima a que efectivamente abran sus cuentas en los Bancos locales de la comunidad. El BND facilita esto proporcionando fondos públicos a los Bancos locales. En otros Estados, los Bancos deben cumplir con unos requisitos de garantía, que son bastante onerosos como para aceptar depósitos públicos, lo que puede hacer que estos depósitos sean más costosos de lo que realmente se obtiene de beneficio. Sin embargo, en Dakota del Norte, los requisitos de garantía no son aplicados por el BND…

En los últimos 10 años, la cantidad de préstamos por habitante que han realizado los pequeños Bancos comunitarios ( los que tienen menos de mil millones de dólares en activos) en Dakota del Norte es de 12.000 dólares de promedio, en comparación con los 9.000 dólares en Dakota del Sur y de 3.000 dólares de media nacional. La brecha es aún mayor en lo que se refiere a los préstamos a las pequeñas empresas. Los Bancos comunitarios de Dakota del Norte han prestado de promedio un 49% más para las pequeñas empresas que en Dakota del Sur, y un 434% más que la media nacional”.

En otros Estados, han aumentado los costes debido a las normativas regulatorias, poniendo a los Bancos pequeños en una difícil situación. La cantidad de Bancos pequeños en Estados Unidos se ha reducido en un 9,5% desde que se aprobó la Ley Dodd-Frank en 2010, y su participación en los activos bancarios de Estados Unidos se ha reducido en un 18,6%. Pero este no es el caso de Dakota del Norte, que tiene un 35% más de Bancos per cápita que su vecina Dakota del Sur, y cuatro veces más que la media nacional. La capacidad de resistencia de los Bancos locales de Dakota del Norte se debe en gran medida a esa amistosa asociación con el innovador Banco de propiedad estatal de Dakota del Norte.

—————-

Procedencia del artículo:

http://dissidentvoice.org/2014/10/why-do-banks-want-our-deposits-hint-its-not-to-make-loans/#more-56117

—————–

 

 

Etiquetado como: , , , , , , , , , , , , ,

Clasificado en:Alternativas Capitalismo, Régimen político y económico, Redes consumo locales

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: