"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

Los riesgos de trabajar en la fractura hidráulica

Por Sydney Baldwin, Ryanne Waters , Katherine Cirullo, 30 de agosto de 2014

Common Dreams

¿Vale la pena arriesgar la salud e incluso la vida por un salario? La Industria de extracción de gas y petróleo dirá que sí, pero los antiguos trabajadores de esta Industria con los que hemos hablado no están tan convencidos.

En Food & Water Watch se publicó recientemente Puestos de trabajo tóxicos: los peligros de trabajar en la fractura hidráulica, que es una breve investigación sobre los peligros a los que se está expuesto en los trabajos de fractura hidráulica. Largas horas de trabajo, sin las adecuadas normas de seguridad y control, ausencia de ayudas por lesiones en el trabajo y el contacto con productos químicos peligrosos, los antiguos trabajadores de esta Industria coinciden en que los puestos de trabajo de la fractura hidráulica son perjudiciales. Al reflexionar sobre los éxitos económicos y sociales del movimiento obrero durante el pasado fin de semana, es evidente que la Industria de la fractura hidráulica puede haber perdido el rumbo en su agenda.

La fractura hidráulica consiste en la perforación de una formación rocosa específica e inyectar grandes cantidades de agua, arena y productos químicos tóxicos a una gran presión para producir una fractura de la roca y liberar el petróleo y el gas allí presentes. Los productos químicos utilizados en el proceso de fractura hidráulica pueden causar cáncer y dañar el sistema nervioso, el inmunológico y el cardiovascular, así como alterar el sistema endocrino.

Los trabajadores pueden estar expuestos a compuestos orgánicos volátiles, tales como el benceno y el tolueno, así como el metano, que se emiten durante las operaciones de fractura hidráulica y mezclarse con el óxido de nitrógeno procedentes de los vehículos diésel y de los equipos fijos, formándose ozono a nivel del suelo. También están expuestos a la arena de sílice, que se utiliza muy a menudo en la fractura hidráulica, y que es un conocido carcinógeno. La exposición a largo plazo a la sílice, el componente que constituye hasta el 99% de la arena utilizada en la fractura hidráulica, aumenta la probabilidad de padecer silicosis, que daña el tejido pulmonar e inhibe la función respiratoria. Su inhalación hace a una persona más propensa a la tuberculosis, y también se asocia con trastornos inmunes y enfermedad renal.

Randy Moyer, que solía trabajar como subcontratado en la Industria de la fractura hidráulica, se ocupaba de las aguas residuales producidas, y nos contó que ha vivido los tremendos efectos de hacer frente a productos químicos y aguas residuales con componentes radiactivos. Afirma que las consecuencias de pasar incontables horas sometido a esta exposición, le produjo erupciones cutáneas, llagas e inflamación de los órganos. “Cuando me aparecieron las primeras erupciones, era terrible: era como que te quemaran, y no había forma de calmarlo”, dijo Randy.

Para empeorar las cosas, los que están en primera línea arriesgan su salud y su vida cada día para la Industria de la fractura hidráulica, rara vez son compensados por los problemas de salud que sufren. Randy explicó que lleva 35 meses sin recibir ninguna indemnización ni cobertura médica, con más de veinte visitas a los servicios de urgencia y un sinfín de citas médicas. “Se puede decir que todo corre por mi cuenta”, dijo.

Además de la exposición a productos químicos y radiactivos, los trabajadores tienen que hacer frente a otros peligros, tales como la disposición de equipos precarios y largos horas en un trabajo extenuante. Como resultado, la tasa de mortalidad en la Industria del petróleo y del gas es de 6,5 veces el promedio nacional. Desde 2003 a 2012, 26 de cada 100.000 personas murieron en las labores de extracción de gas y petróleo. El promedio nacional en Estados Unidos es de cuatro muertes por cada 100.000 personas.

fractura_hidraulica_accidentesA medida que explotan a los trabajadores, la Industria del gas y del petróleo quiere vender los llamados beneficios económicos de la fractura hidráulica”, dijo el Director de Food & Water Watch, Wenonah Hauter. “ Pero, ¿de qué sirve un empleo que lesiona a los trabajadores y les roba su salud? No podemos permanecer impasibles y permitir que esta Industria se beneficie de la explotación de su fuerza de trabajo. Las experiencias de estos trabajadores ponen de relieve que la fractura hidráulica es un proceso tóxico hasta la médula”.

Con estos riesgos tan altos asociados con el trabajo en esta Industria, los trabajadores de este peligroso sector deben recibir una amplia formación en seguridad y deben saber manejar correctamente los productos químicos con los que trabajan. Sin embargo, Randy explicó que los trabajadores tienen prohibido hablar de los productos químicos que manipulan y a los peligros a los que están expuestos en su lugar de trabajo. “No se les permite siquiera hablar de ello; si hablas, te despiden. Así que nadie habla, la Empresa tampoco dice nada, los trabajadores no pueden hablar porque no se les permite, por el miedo a ser despedidos”.

Para empeorar las cosas, muchas compañías de petróleo y de gas ofrecen incentivos a sus trabajadores para que no den conocimiento de los accidentes que han tenido, ni de las reclamaciones de indemnización, con el fin de mantener una buena impresión y no distorsionar las estadísticas de seguridad.

De forma muy frecuente, los accidentes se ocultan bajo la alfombra por los supervisores de obra y los ejecutivos con el fin de proteger sus ganancias. Un veterano de la Industria de la fractura hidráulica, y antiguo perforador con más de 30 años de experiencia. Lee McCaslin nos explicó que los trabajadores que resultaron muertos o heridos habían pagado en sangre su capacitación en seguridad laboral. “Caminé con un dedo del pie roto y con una costilla rota para llegar hasta la plataforma de seguridad y recibir un extra de 57 dólares como premio de seguridad. No sé si valía la pena tal sufrimiento”, dijo Lee. “Incluso cuando nuestros jefes sabían que estábamos heridos, siempre y cuando no diésemos ninguna notificación de accidente teníamos acceso a esa gratificación”.

Permitir que los trabajadores, exhaustos, operen con maquinaria pesada en unas condiciones tan peligrosas sin ninguna consideración por su seguridad, es una práctica común en la fractura hidráulica. Muchos de los accidentes que se producen se deben a las largas e irregulares jornadas de trabajo. Lee McCaslin recordó que trabajaba catorce horas diarias. “Tantas horas le convierten a uno es una especie de medio zombi allí por donde camina”.

Se trata de una Industria que no valora en absoluto la seguridad, e incluso vive de sus trabajadores. “El trabajador es imprescindible para la Industria, y siempre hay alguien dispuesto a llenar el hueco dejado”, bromeó Randy.

Cuando se le preguntó qué le diría a alguien que quisiera trabajar en la fractura hidráulica, Randy dijo:”Es un empleo que va a minar su salud. Con períodos cortos ya es suficiente para que se resienta. Si valora su salud, ni siquiera se acerque”. Lee reflexiona sobre su período como trabajador de esta Industria: “Estoy agradecido por cómo me ha ido la vida”. Nadie debiera temer por su vida en el trabajo, pero por desgracia es una realidad a la que los trabajadores de la Industria del petróleo y el gas se enfrentan día a día

Actualización: Los estudios preliminares realizados por el Centro de Control de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), han revelado que los trabajadores de esta Industria están expuestos a niveles superiores de benceno a los recomendados.

—-

Sidney Baldwin y Ryanne Waters trabajan en Food & Water Watch.

Katherine Cirullo es asistente de comunicaciones de Food & Water Watch. Proporciona apoyo al equipo de comunicaciones, en particular mediante el seguimiento y organización de los medios de comunicación. Tiene una licenciatura en Sociología, especializada en estudios ambientales por la Universidad de Colorado. También tiene experiencia en la agroecología y política ecológica de los bosques y océanos en Tailandia. Puede ponerse en contacto con ella en kcirullo@fwwatch.org .

—–

http://www.commondreams.org/views/2014/08/30/how-fracking-industry-undermines-labor

Etiquetado como: , , , , , , , , , ,

Clasificado en:Contaminación química, Fractura hidráulica

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: