"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

Transgénicos: juego sucio detrás de los ataques contra el estudio de Séralini

 Por Paul Fassa, 14 de mayo de 2014

Naturalsociety.com

botcott_elsevier_3¿Recuerdan el estudio realizada en ratas alimentadas con maíz transgénico que desarrollaron tumores y murieron de forma prematura? [Las ratas del maíz transgénico] Después de hacerse públicos los estudios de toxicidad a largo plazo realizados por Séralini, demostrando que las ratas presentaban enormes tumores, se desató una gran campaña a favor de los transgénicos por parte de científicos a los que los medios dominantes tratan de forma favorable. Otros, no obstante, defendieron el trabajo de Séralini, aunque a esos no se les consideró, frente a aquellos con los que se mostraron complacientes y fieles perros guardianes de la Industria Biotecnológica. [Véase aquí una típica crítica al estudio de Séralini]

Esta demostración de fuerza tenía por objeto derribar las líneas de defensa de los contrarios a la tecnología de los transgénicos. Pero pronto se supo que un científico que trabajó para Monsanto, Richard E. Goodman, ocupaba un cargo en el equipo editorial de la revista Food and Chemical Toxicology (FCT).

El estudio de Séralini publicado en FCT se titulaba “Toxicidad a largo plazo del herbicida Roundup y del maíz transgénico tolerante a Roundup”, que había pasado la revisión por pares y se había publicado. Pero con Goodman ocupando puestos relevantes, el redactor jefe de la revista, Wallace Hayes, retiró el artículo de Séralini y se considerase como no publicado.

Hayes, sin embargo, dijo que el estudio no era ni fraudulento ni inexacto, pero sí que no era concluyente. Los científicos que salieron en su defensa explicaron que muchos de los estudios publicados, y que son revisados por pares, son no concluyentes y se recomiendan estudios adicionales.

Si creen ustedes que lanzo mis dardos demasiado rápidamente contra Goodman, consideren que otro estudio brasileño sobre el maíz transgénico Bt, que fabrica su propio insecticida, que no se disgrega en el estómago de los mamíferos como afirma Monsanto, sino que se mantiene intacto y daña las células sanguíneas de los mamíferos, también fue retirado de FCT. Este estudio se ha publicado ahora en otra revista.

Hay una campaña de desacreditación de los científicos críticos con los transgénicos, que se lleva a cabo en los grandes medios de comunicación.

1.- No se utilizaron las ratas adecuadas. Fueron las mismas que utilizó Monsanto en su estudio a 90 días. La cepa Sprague-Dawley tiene una esperanza de vida de 24 a 36 meses. Por lo tanto, sólo si se realiza un estudio durante dos años se está comparando con la esperanza de vida de un ser humano.

2.- Las ratas Sprague-Dawley tienen tumores de forma espontánea. Lo cierto es que el 30% de estas ratas desarrollan tumores sin que hayan sido provocados. Pero esto mismo se produce en los seres humanos. Las ratas Sprague-Dawley alimentadas con Roundup o maíz transgénico, desarrollaron más tumores y con anterioridad a las ratas del grupo de control. Las ratas expuestas también murieron antes que las ratas del grupo de control, no expuestas.

3.- Se utilizaron pocas ratas. El estudio de Monsanto utilizó 20 ratas por cada grupo, pero sólo comprobaron la orina y muestras del suero en 10 de cada grupo. En el estudio de Séralini sólo se utilizaron 10 ratas en cada grupo, pero analizaron la orina y las muestras de suero de las 10 ratas.

4.- Un número insuficiente de ratas como para realizar pruebas de carcinogenicidad. El título de estudio dice claramente que no era un estudio de carcinogenicidad, esa no era la intención de Séralini. Era un estudio de toxicidad a largo plazo. Los tumores eran algo secundario, y por ello no quisieron sacar conclusiones de un estudio de toxicidad, y por tanto, no se publicaron conclusiones sobre cáncer. Las ratas expuestas mostraron daños en el hígado, el riñón y el páncreas.

La conclusión de Séralini era que el herbicida Roundup y el maíz transgénico resistente a Roundup debían someterse a nuevos estudios para comprobar su seguridad. ¿Pero no fueron quizás las fotos que se publicaron con las ratas presentando enormes tumores las que hicieron que se levantase tanta polvareda, eh?

—–

Procedencia: http://naturalsociety.com/sordid-details-behind-attacks-seralinis-notorious-gmo-rat-study/#ixzz31gN9EHXE

 

Etiquetado como: , , , , , , , , , , , ,

Clasificado en:Alimentación, Ingeniería Genética, Medios de comunicación, Monsanto, Transgénicos

4 comentarios »

  1. Madre mía…. ¿todavía hay quien defiende el trabajo tramposo de Séralini?, a ver, que estamos hablando de un paper RETRACTADO… ¿por qué no se comenta aquí que las ratas de control, las no expuestas a transgénicos, vivieron menos que las tratadas?, ¿por qué será que nadie, haciendo el experimento de nuevo, ha conseguido ni por asomo esos resultados?, y mira que había gente favorable a él al principio… pues oye, ni sus amigos consiguen los resultados que consiguió él, y eso en ciencia es serio, el experimento ha de ser repetible.
    En fin, no se sostiene de ninguna de las maneras. Séralini es el hazmerreír en el mundillo de la biotecnología, hizo el más espantoso de los ridículos con su artículo inventado, plagado de errores, sesgado, con resultados ya no dudosos sino demostradamente falsos, e incluso aplicando las herramientas estadísticas incorrectas, que es con lo que puedes hablar de grado de certeza en una conclusión.
    En vez de poner tantos enlaces a críticas al estudio de Séralini, mejor te pongo un enlace al estudio, directamente, para que te mueras de la vergüenza ajena:
    http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691512005637

    • Estimado Solomillo:

      En el mismo enlace que nos mandas, algunas de las cartas al Editor, como la de Jack A. Heinemann, defienden el estudio de Séralini. El propio Séralini ha contestado a las críticas que se le han hecho, creo que de forma certera, razonada y honesta.
      De las críticas que he leído, que son varias, todas ellas inciden en los mismos puntos: la raza de las ratas, las herramientas estadísticas, los sistemas de control, etc, etc. Habría que ver y leer los estudios toxicológicos realizados por las empresas, lo cual no es posible porque se consideran secretos y protegidos bajo las leyes de patentes. Difícil por tanto comparar. Séralini dijo que para evitar las críticas, que sabía le iban a llover por parte de los defensores y de las empresas de Biotecnología, había intentado reproducir los mismos protocolos de actuación y de experimentación que los de las Empresas, excepto en la duración, que fue superior a los 90 días. El resto de cosas que dices carecen de fundamento: sesgado, plagado de errores, demostradamente falsos…Nosotros no nos morimos de vergüenza por el estudio de Séralini; nos morimos de vergüenza al escuchar unas críticas tan torcieras por parte de aquellos que atacan por el simple hecho de que los resultados les resultan incómodos.

  2. JAJAAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: