"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

Ese conjunto de microorganismos olvidados, la microbiota humana

Por la Dra. Eva Sirinathsinghji, 20 de noviembre de 2013

ISIS

microbiota

Se está observando que la relación simbiótica entre el hombre y los microorganismos que viven dentro de nosotros está relacionada con la salud, las enfermedades e incluso nuestro comportamiento, dice la Dra. Eva Sirinathsinghji.

La rápida progresión en el estudio de la microbiota humana está revelando que los humanos no son seres aislados, autónomos en sí mismos, sino organismos de una gran complejidad en los que resulta difícil establecer dónde empiezan y dónde terminan.

Se ha estimado que la microbiota humana está compuesta por unos 100 billones de microorganismos (1), 10 veces más que el número total de células humanas que conforman nuestro cuerpo. Un nuevo estudio ha revelado que esta relación simbiótica tiene una estrecha relación con nuestra salud y las enfermedades. Colonizan exteriormente y las capas más profundas de la piel, las paredes gastrointestinales, la saliva, la cavidad bucal y la conjuntiva. La microbiota humana afecta a muchos aspectos de la fisiología humana, incluyendo de la inmunidad celular, la digestión y extracción de nutrientes, distribución de la grasa, al metabolismo, la angiogénesis, e incluso la regulación de la memoria, el estado de ánimo y el bienestar.

Por consiguiente, el deterioro de la microbiota humana puede provocar ciertas enfermedades, como inflamación crónica, enfermedades intestinales, trastornos metabólicos, cáncer, depresión y ansiedad, autismo y trastornos de la memoria. Además, se cree que el estilo de vida actual ha dado lugar a profundos cambios en la microbiota humana: mejora en la red de saneamiento, las toxinas presentes en el medio, el procesado de los alimentos, las dietas, las vacunas, el aumento en el uso de antibióticos, disminución de las infecciones parasitarias, cesáreas, número de miembros en la familia, hábitos sedentarios, etc.

Se están realizando grandes esfuerzos por parte de dos organismos: el Consorcio Internacional del Microbioma Humano (2) y el Instituto Nacional del Proyecto del Microbioma Humano (3) de los Estados Unidos, siendo éste un proyecto que ha durado cinco años y cuyo objetivo era el de caracterizar las comunidades de microbiotas que residen en las diferentes partes del cuerpo. Las modernas tecnologías de secuenciación y metabolómica (estudio del material genético recogido directamente del medio ambiente natural), que se han empleado para identificar las especies desconocidas al no poder ser cultivadas en el laboratorio. La enorme cantidad de datos recopilados por el Consorcio Internacional de Microbioma Humano ha generado unos 190 trabajos, lo que permite disponer de una amplia referencia de genomas microbianos y de herramientas computacionales para el análisis de nuevos conjuntos de datos, la creación de un amplio repertorio de recursos y el establecimiento de la relación entre la microbiota y las enfermedades.

Los nuevos proyectos se basan en los conocimientos tradicionales sobre los beneficios de los probióticos para la digestión y la salud en general. La mayoría, si no todas las culturas, han utilizado los alimentos probióticos en su cocina tradicional, incluyendo alimentos como el suero de la leche, el chucrut, el kéfir, la soja fermentada (miso), mijo fermentado, sorgo fermentado, el pulque (bebida fermentada probiótica de México), que fueron consumidas para mantener una buena salud. Uno de los probióticos más comunes que se está investigando más en la actualidad es el hongo Saccharomyces boulardii, que se desarrolla en el exterior de la piel del lichi. Fue aislado por primera vez cuando los científicos observaron que las personas consumían la piel para protegerse del cólera. También se utiliza para tratar las infecciones por Candida (4).

Presentaremos una serie de artículos sobre la microbiota y la salud humana, el primero de los cuales estará relacionado con nuestra mente, el estado de ánimo y el comportamiento.

Referencias

Fuente: http://www.i-sis.org.uk/The_Forgotten_Organ_The_Human_Microbiota.php

Otros artículos relacionados:

https://noticiasdeabajo.wordpress.com/2013/03/05/microbiota-humana-y-su-relacion-con-la-obesidad/

https://noticiasdeabajo.wordpress.com/2012/04/09/hacia-una-nueva-biologia/

https://noticiasdeabajo.wordpress.com/2012/01/31/lynn-margulis-intimidad-entre-desconocidos-y-seleccion-natural/

Etiquetado como: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: