"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

El escándalo de los residuos nucleares

por Stuart Bramhall, 4 de junio de 2012

Stuart Bramhall

 

Documental: “La pesadilla de los residuos nucleares” (2009)

 A la vista de la creciente preocupación internacional sobre un agravamiento de la situación del Reactor nº 4 de Fukushima ( véase “Las mentiras radiactivas de TEPCO”), he aquí un excelente documental francés del año 2009 sobre los residuos nucleares y que de nuevo está difundiéndose por la red. Es realmente un asunto de vida o muerte, debido a las evidencias de las investigaciones que vinculan el aumento de la presencia de radionucleótidos en el ambiente con las epidemias de cáncer. En el documental se ofrecen importantes datos sobre la Industria Nuclear y los Gobiernos, que hacen todo lo posible por ocultarlos:

1.- Hay un enorme secretismo sobre el destino de los residuos nucleares, se producen encubrimientos, se miente por parte de los Gobiernos, de la Industria Nuclear y por el lobby nuclear.

2.- El mundo espera con ansiedad una solución permanente por parte de la Industria Nuclear sobre los residuos nucleares, que mantienen su actividad durante miles de años. Enormes cantidades de residuos radiactivos se han vertido en los océanos, lanzados al aire, almacenados en recipientes que ahora presentan fugas y contaminan las aguas subterráneas y los ríos. En La Hague, Francia, existe una instalación nuclear de la empresa AREVA, que está lanzando contaminación al aire y al Canal de la Mancha a través de un tubo de desagüe, vertiéndose directamente desde las piscinas de almacenamiento de los residuos (al menos así era en el año 2009, año de producción de este documental).

3.- Tantos los Estados Unidos como el Gobierno ruso han ocultado los devastadores efectos sobre la salud en dos lugares tremendamente contaminados: la reserva nuclear de Hanford, al este de Washington y la región de Chelyabinsk, en la antigua Unión Soviética. Se produjo una contaminación masiva debida a la explosión en un vertedero nuclear en Mayak, en 1957. El primer desastre nuclear de la historia fue encubierto tanto por el Gobierno de la Unión Soviética, como por la Industria Nuclear norteamericana, informada a través de la CIA.

4.- Todavía no se ha investigado sobre las 100.000 toneladas de residuos nucleares que fueron lanzados a los océanos antes de 1993 ( como la película fue realizada en el año 2009, en esta cifra no se incluyen las enormes cantidades que han sido lanzadas al océano debido al accidente de Fukushima), hasta que esta práctica fue prohibida mediante un Tratado Internacional. Tampoco se ha investigado si los radionucleótidos vertidos al medio han pasado a la cadena alimentaria.

5.- La Industria Nuclear, y los Gobiernos, están ignorando de forma deliberada que no hay un umbral mínimo de radiación para evaluar el riesgo de acumulación cuando nos aseguran que los vertidos accidentales en las centrales nucleares no perjudican la salud, y que no son más dañinas que las recibidas en un vuelo transatlántico ( debido a que existe una mayor radiación en la atmósfera exterior). En virtud de este modelo, con cada exposición, sin importar lo pequeña que sea, aumenta el riesgo de desarrollar cáncer o que aparezcan defectos de nacimiento en los niños.

¿Está contaminado el río Columbia?

Como ex-residente en el estado de Washington, yo ya estaba especialmente preocupado por la situación de Hanford, ya que en un sitio desértico de esta zona se desarrolló el Proyecto Manhattan, un proyecto secreto para la producción del plutonio utilizado en la bomba nuclear lanzada sobre Nagasaki, así como de la mayoría del plutonio utilizado en el arsenal de los Estados Unidos. En Hanford se han almacenado la mayor parte de los residuos nucleares en 170 tanques de hormigón subterráneos, con carácter temporal, hasta que se encontrase una solución permanente de almacenaje. De una inspección de los tanques que contenían los residuos, que fueron construidos para dura solamente 20 años, se observó que los radionucleótidos están contaminado el agua subterránea adyacente al río Columbia.

Según el Departamento de Energía de Estados Unidos, que se encarga de la limpieza de Hanford, no hay contaminación nuclear en el río Columbia. Es una afirmación que los científicos independientes no pueden verificar, ya que está prohibido penetrar en la reserva de Hanford. Los realizadores del documental penetraron en la reserva a través del río, llegando a una de las áreas más contaminadas de Hanford para tomar muestras de suelo y del agua. Los científicos franceses del CRIIRAD ( Commission de Recherche y d’Information Indépendantes sur la Radioactivité) analizaron las muestras, encontrando altos niveles de tritio ( superando los niveles establecidos en el agua potable), yodo 129, tecnecio 99 y europio 152. El documental también habla de un estudio independiente que los activistas locales hicieron en el año 2002, comprobando que en el río Columbia había altos niveles de estroncio 90.

Además de los tanques con fugas, los científicos del CRIIRAD señalan que hay una capa permanente de residuos radiactivos en el lecho del río Columbia, debido a que muchos de los residuos nucleares de Hanford se vierten directamente al río.

Personas de Muslimovo en espera de la muerte

Los agricultores rusos que viven junto al río Techa en Chelyabinsk se encuentran en una situación más trágica. Durante más de 50 años, los habitantes del lugar han estado utilizando el agua para los cultivos y los pastos, pero tiene altos niveles de cesio 137, tritio, estroncio 90 y plutonio 239 y 240, al igual que las verduras y los productos lácteos producidos en la región.

Los residentes son plenamente conscientes de su sombrío futuro, y ven cada día morir por cáncer a familiares, vecinos, hijos y nietos. En lugar de ser evacuados, las únicas medidas tomadas por el Gobierno es la de realizar un análisis anual de sangre. A los residentes se les ha ofrecido unos 20.000 euros para que abandonen sus tierras y casas y se vayan voluntariamente, pero es una suma muy pequeña que solamente les serviría de sustento durante unos meses. El Gobierno les dice que no consuman los alimentos que allí se producen. Sin embargo, con los escasos ingresos, de unos 80 euros al mes, no pueden permitirse el lujo de consumir alimentos traídos de fuera. Como dice una mujer de la localidad: ¡No tenemos otra opción que quedarnos aquí hasta que muramos!.

http://stuartbramhall.aegauthorblogs.com/2012/06/04/the-nuclear-waste-scandal/

Parte 1/6

Parte 2/6

Parte 3/6

Parte 4/6

Parte 5/6

Parte 6/6

Etiquetado como: , , , , , , , , , , , , ,

Clasificado en:Cáncer, Contaminación química, Documental, Energía nuclear, Régimen científico

1 Respuesta »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: