"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

El Gobierno de Estados Unidos ataca a Wikileaks

por Wikileaks, 29 de mayo de 2012

Dissident Voice

Wikileaks está seriamente amenazado. Los Gobiernos de Estados Unidos, el Reino Unido, Suecia y Australia están participando en un esfuerzo coordinado para extraditar al editor jefe, Julian Assange, a los Estados Unidos, para que se enfrente a cargos por espionaje en su actividad periodística.

Gran Jurado

Durante veintiún meses, un Gran Jurado se ha estado reuniendo una vez al mes en el área de Washington DC, tratando de procesar a Julian Assange por espionaje. No hay abogado ni juez presente en estas actuaciones. De acuerdo con la empresa de inteligencia Stratfor, ya se emitió una acusación en sobre sellado hace 18 meses, en enero de 2011.

En relación a este caso, a algunos individuos se les ha obligado legalmente a prestar declaración ante el Gran Jurado.

Google, Twiter y otros proveedores de servicios de Internet han recibido órdenes judiciales secretas para que entregasen información privada sobre el personal de Wikileaks, los voluntarios y simpatizantes.

Amigos y simpatizantes de Wikileaks han sido detenidos, interrogados y buscados en los aeropuertos, en un intento de que se convirtieran en informantes.

Por favor, consulte la cronología de Wikileaks hecha por Alexa O’Brien, en relación al caso de Estados Unidos contra Manning, Assange y la prensa de información general sobre el Gran Jurado y otras cuestiones conexas.

Complicidad de Australia

Australia cambió su ley de extradición hace tres meses. Una enmienda aprobada en febrero hace posible que alguien pueda ser extraditado por delitos menores. Esta enmienda debilita la seguridad de todos los australianos y facilita la extradición de Assange a su país de origen, a pesar del apoyo popular que allí tiene. No se ha publicado ninguna noticia en los medios de comunicación sobre la aprobación de esta enmienda.

Los cables diplomáticos desclasificados de Australia revelan que los diplomáticos australianos no han planteado ninguna preocupación sobre la extradición de Assange a los Estados Unidos. El Gobierno australiano sólo solicita que se le prevenga con el fin de coordinar una respuesta en los medios (1).

El Gobierno australiano también aprobó la “Enmienda Wikileaks” en julio de 2011, que amplía los poderes de la Agencia Australiana de Inteligencia (ASIO) para espiar a los ciudadanos australianos y a cualquier persona asociada a Wikileaks.

A instancias del Gobierno de los Estados Unidos, la Primer Ministro Julia Gillard instigó una investigación federal para determinar los cargos penales interpuestos contra Assange. Antes de que se llegase a la conclusión de que Assange no había violado ninguna ley, Gillard ya había pedido públicamente acciones ilegales contra Assange, e intentó que su pasaporte fue cancelado (2).

El Gobierno australiano ha retrasado en varias ocasiones, censurado y bloqueado a Libertad de Información (FOI) las peticiones de material que revelarían las deliberaciones legales sobre la extradición de Assange a los Estados Unidos y se ha negado a responder a las preguntas parlamentarias sobre el alcance de su cooperación.

Se ha dado una ayuda muy precipitada sobre una solicitud sueca muy irregular y politizada sobre la extradición de Assange, bajo una Orden de Detención Europea (EAW).

Por favor, consulte la página australiana Sweden versus Assange para una información más completa sobre la complicidad de Australia.

Complicidad del Reino Unido

Assange ha sido detenido en arresto domiciliario sin cargos durante 529 días. Si el recurso ante la Corte Suprema no tiene éxito, corre el riesgo de ser extraditado a los Estados Unidos, bajo los términos de un tratado de extradición Reino Unido/Estados Unidos con las consideraciones de sólo una de las partes.

La ya largamente prometida reforma del régimen de extradición en el Reino Unido se sigue retrasando, y esto a pesar de las conclusiones de dos comités selectos del Parlamento de que la reforma es urgente.

El Gobierno de Estados Unidos está directamente implicado. Una solicitud realizada en febrero a través del FOI reveló la participación del Fiscal General, Eric Holder, y otros funcionarios estadounidenses en la revisión de Baker sobre la reforma de las leyes de extradición del Reino Unido. El Gobierno del Reino Unido se ha negado a publicar las pruebas en que basó sus conclusiones la revisión de Baker. Otras peticiones al FOI en relación al Julián Asssange no han sido atendidas.

El Embajador de los Estados Unidos. Louis Susman, confirmó que Estados Unidos estaba esperando a ver “cómo funcionan las cosas en los tribunales británicos”. Al señor Susman se le ha concedido un acceso extraordinario para dirigirse directamente al Parlamento del Reino Unido y sus comisiones de selección, argumentado que la reforma del tratado de extradición entre el Reino Unido y los Estados Unidos es innecesario.

Complicidad de Suecia

El 8 de diciembre de 2010, el diario The Independent del Reino Unido citó que fuentes diplomáticas” habían confirmado las conversaciones informales entre Suecia y los Estados Unidos, en relación con la extradición de Julian Assange.

El tratado bilateral entre los Estados Unidos y Suecia recoge una clausula de entrega temporal que puede ser utilizada para la extradición a los Estados Unidos, eludiendo así las garantías oficiales de extradición.

Suecia fue condenada por el Comité de la ONU contra la Tortura en 2005 por su papel en las detenciones ilegales de la CIA. Suecia no ha negado ninguna solicitud de extradición procedente de Estados Unidos desde el año 2000.

El principal asesor político del Primer Ministro de Suecia es Karl Rove, tristemente célebre por la coordinación de las campañas de desprestigio mientras fue asesor de George Bush. Rove está estrechamente relacionado con el Ministro de Exteriores sueco, Carl Bildt, quien se reveló como un informante de Estados Unidos, según aparece en el cable 1973 del Departamento de Estado, publicado por Wikileaks.

Importantes figuras políticas suecas han realizado declaraciones falsas, muy perjudiciales para que se desarrolle de forma justa el juicio contra Julian Assange. Estos son el Primer Ministro Reinfeldt, el Ministro de Relaciones Exteriores Carl Bildt, el Fiscal general Andres Perklev, la fiscal de investigación Marianne Ny y la Ministro de Justicia Beatrice Ask.

El Ministro de Justicia Ask visitó al fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, en Washington el 27 de febrero de 2012, pero no se conocen los términos de dicha entrevista,

Irregularidades en el caso de Suecia

Existe preocupación sobre la legalidad del caso de Suecia contra Assange:

  • Las dos querellantes en la causa fueron a la policía para obtener asesoramiento acerca de las pruebas del VIH. No deseaban presentar ninguna queja. Una de las querellantes ha declarado que se sintió injustamente tratada por la Policía. Al enterarse de que la Policía estaba buscando a Julian Assange por violación, se sintió molesta y no firmó la declaración;

  • Se han producido revelaciones ilegales y perjudiciales a los medios de comunicación por parte de la Policía y de la Fiscalía en relación con la investigación. Esto ha generado más de 4 millones de entradas en los buscadores que relacionan a Assange con violación, lo que ha causado un daño irreparable a la reputación y la disminución en las ayudas a Wikileaks;

  • Después de revisar el archivo policial, la Fiscal Superior Eva Finne encontró falsa la acusación de violación: “Considero que no hay motivos para sospechar que ha cometido violación”;

  • Se han producido violaciones en los procedimientos policiales en la investigación de las denuncias, en particular: las declaraciones de los testigos querellantes no fueron registrados y se revisó más adelante;

  • Falta por conocer detalles de las acusaciones y de las pruebas en inglés:

  • El aparente fracaso de la Fiscalía al considerar las pruebas de descargo, y la suspensión de las pruebas de descargo de la defensa y tribunales del Reino Unido;

  • La desproporcionada conducta de la fiscal Marianne Ny al negarse al ofrecimiento voluntario de cooperación, negándose a hacer uso de los métodos normales de Asistencia Legal en las entrevistas con Assange, insistiendo en la orden internacional que restringe su libertad. La orden de detención europea y alerta roja de INTERPOL se emitió dos días antes de la publicación del cable diplomático de Wikileaks;

  • Las medidas cautelares que determinan detención en régimen de incomunicación y de aislamiento, pedida por el fiscal antes de que se tomase la decisión de enjuiciamiento y el no establecer un límite de tiempo:

  • La posibilidad de un juicio secreto, lo que es algo habitual según la legislación sueca.

Por favor, consulte la página que da información sobre el procesamiento de Assange, en la que se da información completa sobre las irregularidades del caso sueco.

Según la Orden de Detención Europea, los Tribunales del Reino Unido son incapaces de tener en cuenta ninguna de las apreciaciones anteriores. Julian Assange no ha sido acusado de ningún delito. La extradicción a Suecia es para ser interrogado como parte de la investigación preliminar. Ni la Ley de Extradición del Reino Unido de 2003, ni la Directiva Marco de la UE recogen que se puedan utilizar las órdenes de detención europeas de esta manera. La extradición de Julian Assange en tales circunstancias puede sentar un precedente que afectaría a la justicia básica en toda Europa, según la cual la extradición al Reino Unido sería factible sin cargos, sin pruebas, a petición de los fiscales de toda Europa y sin la supervisión judicial adecuada.

Nuevas agresiones contra Wikileaks

Otros actos relacionados con la agresión a Wikileaks incluyen:

  • Los principales políticos estadounidenses han solicitado el asesinato extrajudicial de Julian Assange. El método a utilizar podría ser la utilización de aviones no tripulados. Los Senadores estadounidenses han calificado a nuestro editor jefe como “terrorista de alta tecnología” y “combatiente enemigo” que participa en una “guerra cibernética”.

  • El establecimiento en el Pentágono de un equipo de 120 personas dedicadas a realizar acciones contra Wikileaks ante la publicación por parte de Wikileaks de los cables diplomáticos sobre la guerra de Irak. El FBI, la CIA y otros grupos del Ministerio de Asuntos Exeriores, han declarado públicamente que todavía mantienen ese operativo.

  • Las solicitudes hechas por el Gobierno estadounidense ante las agencias bancarias como Visa, Mastercard, Paypel, Western Union y Bamk of America para imponer un bloqueo financiero ilegal contra la organización, impidiendo la capacidad del público para hacer donaciones, cortando en un 95% la financiación de Wikileaks. En diciembre de 2010, Paypal también bloqueó 60.000 euros en donaciones a Wikileaks concedidos por la fundación benéfica Wau Holanda. Dos días más tarde el banco suizo PostFinance bloqueó la cuenta de Julian Assange, que tenía 31.000 euros, utilizando para Fondos de Defensa Personal de Wikileaks. El bloqueo de Wikileaks ha sido condenado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas por los Derechos Humanos, como Ponente de las Naciones Unidas para la Libertad de Opinión y Expresión. En julio de 2011, Wikileaks presentó una demanda contra el bloqueo financiero ante la Comisión Europea por infracción de las Leyes Antimonopolio de la Unión Europea. Todavía estamos esperando una respuesta, que quizás se produzca hacia agosto de 2012.

  • El Gobierno estadounidense también ha presionado a los proveedores de Internet para que cese de prestar servicios a Wikileaks.org. El 1 de diciembre de 2010, Amazon quitó a Wikileaks de sus servidores de almacenamiento, y el 2 de diciembre el servicio DNS que dirige a Wikileaks.org fue interrumpido.

  • Los voluntarios de Wikileaks y los socios han soportado el acoso constante, han sido detenidos en pasos fronterizos de Estados Unidos, despojándoles de sus dispositivos electrónicos y realizando llamadas secretas al 2703 solicitando sus registros de Twiter (es lo que se conoce como orden 2703 (d) , que permite a la policía para obtener ciertos registros de un sitio web o proveedor de Internet si son “relevantes y pertinentes para una investigación penal en curso). Esto sólo salió a la luz cuando Twiter desafió la orden no permitiendo conocer los registros de personas para ser entregadas a las autoridades federales. Todavía no se sabe cuántos proveedores de Internet han recibido ordenes similares a la 2703 (d) relativas a Wikileaks. Hasta el momento sólo se han confirmado Google y el proveedor Sonic.net.

(1) Leer más

(2) Leer más

Wikileaks publica y comenta los documentos sobre malas prácticas de los Gobiernos y Corporaciones. Lea otros artículos de Wikileaks o visite su sitio web:

Fuente:

http://dissidentvoice.org/2012/05/us-government-attack-on-wikileaks/

Etiquetado como: , , , , , , , , , , , , ,

Clasificado en:Control de las comunicaciones, Derechos Humanos, Medios de comunicación, Régimen político y económico

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: