"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

Resistir o morir

por Stuart Jeanne Bramhall / 26 de marzo 2012

DissidentVoice

 END:CIV, Resistir o morir (1), de la cual dice un mensaje de promoción que “examina la adicción de nuestra cultura a la violencia sistemática y la explotación del medio ambiente”. El título está sacado de Pac Man, un videojuego que apareció por primera vez en 1980. Consiste en una cabeza que se mueve a través de un laberinto, consiguiendo puntos a medida que se intenta escapar de los monstruos. Los tres primeros minutos de EN:CIV muestran las imágenes en sobreimpresión del juego de Pac Man sobre otras de la civilización industrial: chimeneas humeantes, granjas industriales de cerdos, incendios, huracanes y la despiadada máquina de matar estadounidense. La secuencia termina con unas grandes letras parpadeando en la pantalla: GAME OVER.

La película está basada en Final de la Partida, un libro publicado en dos volúmenes por Derrick Jensen en 2006. En Final de la partida, Jensen sostiene que la humanidad necesita con urgencia una reducción de la “civilización” antes de que se destruya el planeta. La película END:CIV examina cuatro de ellos.

Premisa 1: La civilización industrial nunca ha sido ni será sostenible, sobre todo porque está basada en la explotación de recursos no renovables.

Tanto la película como el libro de Jensen, trazan el surgimiento de las ciudades, que por necesidad sustraen los recursos de países distantes y, finalmente, supondrá el despojo de su totalidad.

Después de que la elite corporativa sigan sin pensar y se sigan consumiendo vorazmente cada vez mayores recursos energéticos procedentes de la tierra, el agua y otros recursos, el cineasta nos recuerda que vivimos en un planeta finito. A continuación dice que lo más probable es que las empresas continúen por este camino de voracidad, hasta que no tengamos más remedio que detenernos.

Las imágenes van mostrando, tras los sonidos de disparos, cómo el 90% de las selvas tropicales han sido convertidas en desiertos. Indígenas y personas que defienden nuestro medio expresan que la civilización industrial ha creado una infraestructura para un modelo de vida que no tiene ningún futuro. También señalan que no hay un “camino verde limpio” para una vida sostenible dentro de la forma de vida de derroche al que nos hemos acostumbrado.

Premisa 2: Las comunidades tradicionales no han permitido de buen grado la confiscación de sus recursos naturales y minerales por parte de los propietarios capitalistas. En consecuencia, una de las misiones de la civilización industrial ha sido la de destruir a las comunidades indígenas por la fuerza. Un corolario de la Premisa 2 es que la civilización industrial colapsaría rápidamente si no fuera por la violencia que extiende de forma generalizada allí donde se instala.

En esta sección se yuxtaponen imágenes corrientes de los medios de comunicación en las que aparece la violencia en relación con el consumo, la información o el entretenimiento. Por ejemplo, en una pantalla dividida se muestra el bombardeo de Bagdad junto con ofertas especiales de la sección de joyería de un sitio web de ventas; en otra se representan fábricas de Bangladesh junto a una serie de pantalones vaqueros muy ajustados.

Jensen explicó en un foro público que lo que quería mostrar es que gran parte de la violencia es invisible y está condicionada. Se observa a un policía que saca una pistola y arrastra a un hombre por no pagar el alquiler de su vivienda o porque satisface su hambre cogiendo alimentos de los estantes de los supermercados. A continuación cuestiona la creencia de que las personas tienen que pagar por el mero hecho de existir en este planeta.

La película critica posteriormente el mensaje principal de los movimientos ecologistas, que dice se puede poner fin a esta violencia generalizada, robo de los recursos y explotación tomando decisiones de compra políticamente correctas. En opinión de Jensen, los activistas que aparecen en la película, de Greenpeace, del Sierra Club, Forest Ethics y otra burocracia ecologista, se han vendido esencialmente porque intentan preservar la Economía Industrial, dando a esta misión prioridad por encima de la salvación del planeta, que resulta secundario. Como señala Jensen, las generaciones futuras no importa mucho lo que reciclen, lo que importa es si vamos a dejar un planeta vivo.

También es muy crítico con la posturas dogmáticas de los movimientos ecologistas en lo que respecta a la desobediencia civil no violenta. Jensen muestra imágenes de La Guerra de las Galaxias. En su versión, los rebeldes no destruyen a Darth Vader por el ataque a la Estrella de la Muerte, en su lugar, promueven los eco-tours, los productos del comercio justo y envían ondas de compasión y bondad amorosa hacia Darth Vader, bloqueando ellos mismos su nave. También condenan y excluyen a los que quieren destruir la Estrella de la Muerte, para permitir que ellos mismos queden contaminados por la cultura de violencia de Darth Vader.

Premisa 3: La cultura ( de la Sociedad Industrial) como un todo y la mayoría de sus habitantes llevan una vida insana.

En esta sección, contrariamente a la creencia popular , no hay otros combustibles fósiles o alternativas que nos permitan seguir con nuestra “vida feliz” de la sociedad actual. Se centra en la locura de la explotación de las arenas bituminosas de Alberta, la empresa más destructora del ambiente de toda la Historia. La explotación de estas arenas es responsable de la segunda tasa más alta de deforestación (siendo la primera la selva amazónica), así como la contaminación masiva de los ríos. Todo esto está produciendo la devastación del medio para desarrollar una tecnología que tiene una de las peores tasas de retorno sobre la Inversión de Energía (2:1). (2)

de PoptArt Magazine

Premisa 4: Desde el principio, la cultura de la civilización ha sido una cultura de ocupación.

La película termina con una breve descripción de los movimientos de resistencia en la Europa ocupada. En la escena final, Jensen plantea una pregunta provocativa y que desarma: “Si la patria fuera invadida por extraños que talan bosques, envenenan el agua y el aire y contaminan nuestros alimentos, ¿hasta qué punto se puede permitir?”.

(1) END:CIV Resist or Die, 2011, directed by Franklin Lopez, (Free [Creative Commons] download [↩]

(2) EROI refers to the amount of energy returned for each unit of energy required to extract or create the new energy. Even solar photovoltaic cells, which aren’t particularly efficient, have an EROI of 8:1. Saudi oil has an EROI of 10:1. US oil reserves prior to 1970 had an EROI of 23:1. As of 2000, US reserves had an EROI of 8:1 (source: Fleeing Vesuvius). [↩]

http://dissidentvoice.org/2012/03/resist-or-die/

END: CIV, Resistir o morir

Etiquetado como: , , , , , , , , ,

Clasificado en:Alternativas Capitalismo, Condiciones laborales, Documental, Lucha comunidades indígenas, Régimen político y económico

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: