"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

Bombardeo de Osirak; enterrando la resolución 487 de la ONU

Por Media Lens, 7 de marzo de 2012

MediaLens

 

El 7 de junio de 1981, ocho aviones israelíes bombardearon el reactor nuclear Osirak de Irak, situado a diez millas al sureste de Bagdad. Diez iraquíes y un ciudadano francés perdieron la vida. En su libro State of Denial, el periodista Bob Woodward argumenta que el ataque intensificó el programa nuclear de Irak:

La inteligencia israelí estaba convencida de que el ataque había dado por finalizado el programa nuclear de Saddam. Pero en su lugar se inició de forma clandestina otro programa nuclear, cuyo nombre en código era “PC3”, en el que participaron 5000 personas en los preparativos y en la fabricación de los componentes para desarrollar una bomba nuclear…”. (1)

En respuesta al ataque, se aprobó la Resolución 487 en la ONU, aprobada el 19 de junio de 1981, sin ninguna oposición y abstención alguna, ni siquiera la de los Estados Unidos. Vale la pena citar esta resolución:

Siendo plenamente conscientes del hecho de que Irak firmó el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares desde que entró en vigor en 1970, de conformidad con este tratado, Irak ha aceptado la supervisión de la OIEA (Agencia Internacional de la Energía Atómica) de todas sus actividades nucleares, y que la Agencia ha declarado que hasta el momento se ha cumplido de forma satisfactoria con esta supervisión.

Tomando nota de que Israel no ha firmado el tratado de No Proliferación…

Teniendo en cuenta que, en los términos expresados en el Artículo 2, apartado 4, de la Carta de las Naciones Unidas: “Todos los miembros deberán abstenerse en sus relaciones internacionales de amenazar o emplear la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, o cualquier otra forma incompatible con los propósitos de las Naciones Unidas”,

1.- Condena de forma enérgica el ataque militar de Israel, siendo una clara violación de la Carta de las Naciones Unidas y de las normas de conducta internacional;

2.- Exhorta a Israel a abstenerse en el futuro a realizar este tipo de actos o de amenazas de realizarlos.

3.- Considera además que el ataque constituye una grave amenaza de todo el régimen de supervisión realizado por la OIEA, que es el fundamento del Tratado de No Proliferación;

4.- Reconoce plenamente el derecho inalienable de la soberanía de Irak, y del resto de Estados, especialmente los países en desarrollo, para establecer programas de desarrollo tecnológico y nuclear para el desarrollo de su economía y su industria con fines pacíficos, de conformidad con sus necesidades presentes y futuras y en consonancia con la aceptación internacional de los objetivos de prevención de proliferación de armas nucleares;

5.- Exhorta a Israel a someter con carácter de urgencia sus instalaciones nucleares a la supervisión de la OIEA;

6.- Considera que Irak tiene derecho a la correspondiente reparación de los daños sufridos, cuya responsabilidad ha sido reconocida por Israel…”.

Los lectores se estarán preguntando por qué no han oído hablar nunca de la Resolución 487, sobre todo ahora que se ha abierto un período de especulaciones en torno a un posible ataque similar contra Irán, violando el Derecho Internacional. Podemos recordar un sin fin de resoluciones de la ONU, puestas en boca de políticos y medios de comunicación, por ejemplo la 1441 y la 687, que hablan de dar vía libre al ataque de Estados Unidos y el Reunido a Irak en marzo de 2003. Tony Blair y Jack Straw no han dejado de recordarnos la importancia crucial de estas resoluciones. Pero no hay ninguna cobertura de los medios de comunicación sobre Osirak y la Resolución 487 de la ONU.

Un intercambio de correos con Jonathan Marcus

La semana pasada, la BBC publicó un artículo de su corresponsal en temas militares Jonathan Marcus, titulado “Cómo Israel puede realizar un ataque a Irán”.

Como si se tratase de una guía turística, el artículo muestra cómo la aviación israelí puede realizar el ataque, señalando como la trayectoria de los aviones, indicando los detalles, identificando potenciales objetivos, incluyendo las instalaciones nucleares iraníes ( como ya decíamos, no hay pruebas de que Irán esté planeando la construcción de un arma nuclear).

Las plantas de enriquecimiento de uranio en Natanz son un objetivo claro. Marcus comentaba: “La instalación es subterránea, por lo que el uso de bombas revienta-búnkeres es esencial”.

En el sitio de información militar Parchin, se dice lo siguiente:

“A los inspectores de la OIEA se les impidió visitar este sitio el pasado febrero de 2012 cuando trataban de aclarar las posibles dimensiones militares del programa nuclear de Irán”.

En un artículo publicado también la semana pasada, titulado ‘How the Media Got the Parchin Access Story Wrong,’, el periodista Gareth Porter escribió que “las declaraciones explícitas sobre este tema por el embajador iraní ante la OIEA y lo recogido en el nuevo informe de la OIEA, indican que Irán no rechazó la visita de la OIEA a la base en sí, sino sólo se les denegó el acceso, ya que no se había alcanzado un acuerdo con la OIEA para la regulación de las modalidades de cooperación”.

Porter añadía:

Ni una sola noticia importante ha aparecido en los medios de comunicación informando de la significativa diferencia entre la cobertura en los medios sobre la cuestión de la información recogida en Parchin y la disponible en el primer informe de la OIEA y de Soltanieh (Representante Permanete de Irán ante la OIEA, Ali Asghar Soltanieh]“.

Volviendo al análisis de la BBC, se describía el cometido asignado a cada sistema sistema de armas de Israel. Sin embargo, cuando se habla de las defensas iraníes, en lugar de cometidos, Marcus utiliza el término amenaza, presentando así el posible conflicto desde una perspectiva israelí. Por supuesto, los iraníes también pueden percibir aquellas como amenazas. El seguimiento de medios en la web por parte de News Unspun, señala el lenguaje sesgado empleado, y ante las quejas que se presentaron, la BBC modificó el término amenaza por eficacia.

El 27 de febrero se envió un correo a Jonathan Marcus, en relación a su artículo:

Hola Jonathan

En cuanto a esta información:

http://www.bbc.co.uk/news/world-middle-east-17115643

Es de suponer que las cuestiones jurídicas en torno a un ataque israelí, y la posibilidad de importantes bajas entre los civiles, no merecen su atención. Deberíamos recordar cómo procedieron los periodistas en la guerra de Irak, que se cobró la vida de 100.000, o quizás un millón, vidas humanas. Esto debiera ser aleccionador.

Con nuestros mejores deseos

David Edwards”.

Marcus respondió ese mismo día:

Lo que me dice suena bastante incisivo, pero cuando me mandan escribir una evaluación de las capacidades militares de Israel, para informarme me dirijo a los expertos en armamento aéreo y así escribo el artículo.

Hay otras vertientes en esta historia y estoy seguro de que se está pensando en ello y será cubierto ampliamente en las próximas semanas o meses.

No se trata de “juguetes para los niños” – hablar de juegos de guerra- sino que es un análisis militar, ni más ni menos.

JM”

Ese mismo día también se le responde:

Gracias Jonathan. Usted decía: “ Hace sólo unos días, el jefe del estado mayor Conjunto de Estados Unidos, el General Martin Gempsey, dijo que un ataque israelí no sería una acción prudente. Este ataque “sería desestabilizador y no lograría sus objetivos a largo plazo”.

¿Cuál es la diferencia entre citar las palabras de este general sobre la imprudencia de un ataque y hacerlo de un experto en Derecho Internacional sobre el carácter ilegal de este ataque? Dempsey hablaba de las consecuencias políticas – sería desestabilizador- lo que también puede hacer referencia a las posibles víctimas civiles, ya que sin duda es desestabilizador.

Como periodista independiente, podría haber incluido estas declaraciones, o sugerir a los editores que la incluyeran, o protestar de no haberlo hecho.

Salud

David

Marcus responde:

El artículo se ocupa de la cuestión que señala, por lo que el general fue citado. En efecto, se trata de un destacado general (retirado) de la USAF , así que se citó en el artículo, pero no pudo responder a tiempo, aunque probablemente no le habría hecho más feliz.

Los otros temas que usted menciona no son menos importantes, sobre la legalidad del ataque, pero no era el tema de mi artículo. Me atrevo a decir que probablemente en breve se me pedirá que escriba algo al respecto.

Referirse a los asuntos militares que aparecen en el artículo no me pareció que fuese una cuestión sencilla, ni exenta de problemas. De hecho, uno de los entrevistados dio una opinión muy contundente de la conveniencia de este ataque.

Su referencia al uso simplista de las armas como juguetes me ha molestado y creo que muestran sus propios prejuicios. La libertad para escribir y criticar, de la que disfrutamos, requiere de una evaluación justa, y no es tal el decir “como juguetes en manos de niños”, como usted dice.

La implicación a favor de la guerra que a usted le parece en cierto sentido, con la que discrepo – puede tener alguna relación con la batalla de la VC- pero he observado de cerca muchos combates. No es algo agradable. Sé que hay guerras que se están preparando -y si mi permite hablar personalmente por un momento- no tengo ningún entusiasmo por ellas.

Eso es todo -usted ha recibido mis dos respuestas ( en mi día libre, cuando no hay servicio público). Usted debiera alegrarse de tener una cadena como la BBC, y especialmente el World Service (que cumple 80 años), en lugar de estar siempre quejándose, Pero, por supuesto, tiene su derecho a la opinión, como yo de dar la información que crea adecuada.

Saludos

JM”

Le respondimos:

Gracias Jonathan. Siento si se ha molestado por el empleo de los términos “juguetes en manos de los niños”. Quiero sugerirle que es incorrecto y peligroso discutir de las posibilidades militares como una cuestión técnica al margen de las preocupaciones políticas y humanitarias. Como ya le he dicho, se refería a cuestiones políticas, pero no me ha explicado por qué no se han incluido cuestiones relacionadas con la legalidad y las posibles víctimas civiles ante un posible ataque.

En su análisis de la obediencia en la sociedad moderna, el piscólogo Stanley Milgram destacó la creciente “tendencia del individuo a estar absorto en las cuestiones técnicas que se pierden puntos de vista más amplios”, de tal manera que confía las tareas más amplias, como el establecimiento de metas, y la evaluación moral de las acciones, a la autoridad… para la que trabaja” (Milgram, Obediencia a la autoridad, Pinter & Martin, 1974, p.25)

A mí me parece que su artículo es un ejemplo de lo que dice Milgram. Escribió, que, independientemente de lo que se pida de nosotros, todos somos moralmente responsables de nuestras propias acciones. Si los editores de la BBC le solicitan un análisis puramente técnico del conflicto posible, debiera ofrecerse resistencia.

Con mis mejores deseos

David”.

Marcus volvió a contestar:

Habrá un seguimiento del artículo a finales de esta semana, en el que se verán las cuestiones que plantea, y a ver si felizmente refleja las cuestiones de su interés.

No voy a entrar en cuestiones de sociología de los medios de comunicación. Me da indigestión.

JM”.

Le respondimos:

Es bueno oír lo que me cuenta”. Gracias

Salud

David”.

No quería decir que nos alegramos de saber que la sociología le da indigestión a Marcus, Le agradecemos sus largas respuestas, algo rudas algunas veces. Merece un aplauso por responder (muchos periodistas de la BBC no lo hacen). Esperamos con interés su artículo en el que aparezcan los temas que le hemos planteado. Si menciona a Osirak y en especial la Resolución 487, aparecerá como un nuevo valor atípico en los medios de comunicación.

Entonces ¿ tan especial sería que Marcus hiciese mención de estas cuestiones? Recordemos que el 2 de junio de 2011 se cumplió el 30º aniversario de la histórica incursión de Israel en Osirak – el primer ataque en el mundo a una instalación nuclear. Y sin embargo, el buscador de medios de comunicación LexisNexis sólo encuentra ocho menciones a Osirak, en todos los periódicos nacionales del Reino Unido en los últimos 12 meses. El día del aniversario, sólo se mencionó una frase: “Durante este día en la historia”, que apareció en el periódico gratuito de Londres Metro y en el Paisley Daily Express. Las palabras Osirak y Resolución 487 no aparecen en ninguna de las fechas disponibles en todos los medios de comunicación impresos.

(1).- Woodward, State of Denial, Simon & Schuster, 2006, p.215. [↩]

http://dissidentvoice.org/2012/03/bombing-osirak-burying-un-resolution-487/

Media Lens es un organismo de control de los medios de comunicación del Reino Unido, encabezado por David Edwards y David Cromvell. El segundo libro de Media Lens, Neolengua en el siglo XXI, por David Edwards y David Cromwell, fue publicado en 2009 por Pluto Press. Visit Media Lens’s website.

Etiquetado como: , , , , , , , , , , , ,

Clasificado en:Conflicto palestino-israelí, Energía nuclear, Guerras Estados Unidos, Medios de comunicación, Régimen político y económico

1 Respuesta »

Trackbacks

  1. Estados Unidos e Israel, no Irán, son los que amenazan la paz | noticias de abajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: