"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

TOR: el desvío de una tecnología que parecía desechada por los Gobiernos

Por Primaveradefilippi, 22 de diciembre de 2011

http://adam.hypotheses.org/1149

 

 Tor es una red diseñada para facilitar las comunicaciones de forma anónima. Fue desarrollada por la Armada de los Estados Unidos para su uso por parte del Gobierno como una forma de transmitir datos de una forma segura a través de Internet. Esta herramienta fue abandonada y puesta a disposición del público bajo una licencia de código abierto. A pesar de estar pensada originalmente para la protección de los datos personales de los usuarios contra la injerencia de los Gobiernos, la red Tor es ahora una tecnología utilizada por algunos Gobiernos para controlar a los usuarios en Internet.

Las comunicaciones en Internet incluyen asuntos de distinta naturaleza. En primer lugar, Internet es un arquitectura distribuida en la que la ruta que siguen los paquetes no puede ser determinada a priori -según el protocolo utilizado. Resulta imposible asegurarse que un mensaje enviado por Internet no será interceptado, o lo que es peor, modificado, por un tercero. Cualquier mensaje enviado a través de Internet implica una transferencia de paquetes a través de varios servidores que están al tanto del origen y el destino de estos paquetes. Estas direcciones (las de origen y destino) se almacenan en los servidores y luego pueden ser recuperados previa identificación de las personas que envían o reciben los paquetes. Finalmente, dado que la transferencia de paquetes a través de Internet se puede hacer a través de los proveedores de acceso a Internet, estos tienen la capacidad de controlar y de filtrar todo lo que sucede en sus redes. Así que no hay garantía de que un mensaje llegue realmente a su destino sin una censura previa.

Estos riesgos que afectan a la seguridad y privacidad de las comunicaciones en Internet han llevado a varias organizaciones, incluyendo a la Marina de los Estados Unidos, a desarrollar un programa cuyo objetivo era garantizar la seguridad de las comunicaciones y el anonimato de las personas. La red Tor ha sido diseñada como una herramienta para proteger las comunicaciones del Gobierno de Estados Unidos contra el acceso no autorizado o el uso indebido.

Si los Gobiernos se preocupan por proteger sus propias comunicaciones no les preocupa garantizar la misma protección a los ciudadanos que se comunican a través de Internet. Al contrario, desde que Internet se ha convertido en un medio de comunicación de masas, los Gobiernos de todos los países tratan de controlar y regular las comunicaciones por Internet, bajo el pretexto de proteger a los usuarios y de asegurar el orden público tanto en el mundo físico como en el digital.

Primer desvío

El derecho a la intimidad y a la libertad de expresión se han convertido en algo cada vez de más riesgo en Internet. Antes las numerosas violaciones de la privacidad establecidas por la legislación para limitar el intercambio de contenidos protegidos por derechos de autor, y las diversas limitaciones a la difusión de contenidos ilegales (obras protegidas por derechos de autor o con contenido pornográfico, pedofilia, etc) o difamatorios, los usuarios deben aprender a proteger sus derechos por sus propios medios.

A pesar de haber sido abandonada por el Gobierno de los Estados Unidos, el desarrollo de Tor fue asumido por la Electronic Frontier Foundation (EFF) para obtener un instrumento que garantizase el anonimato de los usuarios. Tor ha sido desviada por la sociedad civil que, de una herramienta diseñada para proporcionar a los Gobiernos seguridad en la transmisión de información sin miradas indiscretas, la ha transformado en una herramienta para proteger la privacidad de los usuarios y para la defensa de la libertad de expresión en contra de la interferencia de los Gobiernos.

Ahora Tor es un software diseñado para garantizar el anonimato de la comunicaciones en línea. Sobre la base de una red de voluntarios en todo el mundo, Tor ha introducido una nueva capa criptográfica de comunicaciones en la red con el fin de proteger no sólo el contenido, sino también el origen y destino de las comunicaciones. Respecto a la privacidad, el impedirse el control y análisis del tráfico por parte de los proveedores de acceso a Internet, se permite a los usuarios enviar información de forma anónima. Con respecto a la libertad de expresión, Tor es una herramienta que también puede utilizarse para eludir la censura, ya que permite a los usuarios acceder a servidores bloqueados por cortafuegos o a instituciones nacionales, proporcionando información al público de forma anónima, sin temor a ser detenidos.

El funcionamiento de la red Tor

En general, la criptografía por sí sola no es suficiente para garantizar el anonimato de los usuarios, ya que siempre es posible identificar el origen y el destino de los paquetes en Internet. Con base en el mecanismo de enrutamiento onion (literalmente, enrutamiento cebolla), la red Tor se ha construido para evitar que nadie sepa el origen y destino de los paquetes.

 

El principio de enrutamiento onion es un mecanismo por el cual se codifica la información varias veces con diferentes claves de cifrado, y luego los paquetes son enviados a múltiples nodos de la red. Los datos están protegidos por varias capas de cifrado, que son eliminadas de forma sucesiva en cada nodo, hasta llegar a su destino final, en el que podrá leerse el mensaje de nuevo.

Para garantizar la comunicación anónima, los datos transferidos a través de la red Tor tienen que pasar por lo menos por tres routers diferentes. El origen de las comunicaciones se conoce como routers de entrada y el destino de las comunicaciones se conoce cono routers de salida. Los demás nodos de la red son routers intermedios que no conocen el origen y destino de los paquetes que transfieren.

Los routers de entrada son los nodos a los que se conecta el usuario para acceder a la red Tor. Desde la dirección IP de los usuarios, por necesidad visible, y punto débil de la red, los usuarios deben asegurarse de que no se conectan con malas intenciones. Tor ha introducido una serie de directorios oficiales para proporcionar a los usuarios una lista de nodos de Tor que certifiquen que el usuario puede confiar en ellos. Cuando un usuario desea comunicar o recibir información de forma anónima, el software de Tor construye un camino al azar con tres nodos diferentes que se encargará de transferir los paquetes desde la dirección de origen hasta su destino final, que sólo es conocido por los routers de salida.

Abusos de la red Tor

La garantía de anonimato en la red Tor es sin embargo un arma de doble filo. Ya que el tráfico no se de remontar hasta la dirección IP de los routers de salida, los usuarios pueden teóricamente abusar de la red para acceder a contenidos de manera ilegal, por ejemplo, trabajos protegidos por derechos de autor, para ver contenidos ilegales ( por ejemplo, pornografía o pedofilia) y para publicar contenidos difamatorios o para participar en actividades ilegales, tales como operaciones delictivas o la distribución de correo electrónico no solicitado (spam).

Las autoridades de Estados Unidos pretender regular el uso de esta tecnología con el fin de limitar los abusos. En primer lugar, argumentó que cada nodo de salida debiera ser considerado responsable del tráfico que enviaba. Este enfoque puede poner en peligro la viabilidad de la red, ya que puede reducir significativamente el número de routers de salida disponibles, lo que aumentaría congestión. Se han enviado muchos mensajes a varias instituciones, en base a las disposiciones de la DCMA (Digital Millennium Copyright Act) para pedir el cierre de los routers de salida y evitar que los usuarios puedan abrir otros nuevos. A pesar de que la EFF insiste en que los routers de Tor son un “refugio seguro” (Safe Harbor) de la DCMA en tanto que simples routers (mero tránsito), una respuesta jurídica definitiva aún no ha sido establecida. Si la ley no aborda explícitamente la cuestión de la responsabilidad legal de los routers de salid, la red Tor puede perder funcionalidad como respuesta a los efectos secundarios (Chilling Effects) que genere.

El problema es de si se debe prohibir el anonimato en la red, a pesar del uso legítimo de mantener el anonimato, o por el contrario debe ser defendida esta tecnología, a pesar de que el anonimato permite a los usuarios realizar actos ilegales (más bien, hacer las cosas más fáciles). La pregunta no ha sido todavía contestada desde el punto de vista legislativo y la legalidad de la red Tor sigue estando poco claro.

Segundo desvío

En lugar de legislar sobre la legalidad o no de la red Tor, la solución adoptada por algunos Gobiernos ha sido la de usar Tor, no con el fin de garantizar el anonimato de las comunicaciones, sino más bien con el fin de sacar provecho de esta tecnología mediante la explotación de vulnerabilidades en la seguridad en el enrutamiento onion. En lugar de luchar contra esta nueva tecnología, la aprovechan, aunque de forma poco ortodoxa, los Gobiernos para controlar el tráfico y vigilar las comunicaciones de los usuarios.

De hecho, aunque la red Tor esté diseñada para garantizar el anonimato de los usuarios, se han encontrado algunos problemas de seguridad relacionados con la forma en que fue diseñada. Desde dentro de Tor no se puede controlar lo que sucede dentro de la red, pero no se puede proteger a los usuarios del control y vigilancia del tráfico que entra y sale de la red. En particular, el tráfico de salida no está cifrado, ya que entonces no podría ser entendido por el destinatario. Por lo tanto, cuando en la red se utilicen protocolos inseguros (como POP, IMAP, FTP, Telnet, etc), los routers de salida pueden analizar el tráfico de los usuarios para identificar información sensible, como el nombre de usuario y la contraseña sin encriptar. Si bien esto no revela la identidad de los usuarios, sin embargo, se debe ser consciente de los riesgos y las precauciones que hay que tomar para conectarse a la red. El peligro es aún mayor que la simple utilización de una aplicación de terceros no segura, por un usuario de la red Tor, ya que se puede identificar la dirección IP de ese usuario y luego asociar la misma dirección IP de otras comunicaciones de ese usuario (el ataque de la manzana podrida).

En los routers de salida también se puede cambiar el contenido de los paquetes que viajan a través de ellos, por ejemplo, para filtrar o censurar cierto tipo de información, o peor aún, para llevar a cabo ataques “Man in the middle” (MITM o un ataque que tiene como objetivo interceptar las comunicaciones entre dos partes sin que ninguna de ellas lo sospeche) con el fin de hacerse pasar por el servidor de destino.

Esta técnica ha sido utilizada por algunos colaboradores de Wikileaks, que operaban en varios routers de la red Tor, en un intento de obtener información confidencial (ver de Appelbaum red lostinthenoise.net ). Assange ha admitido que muchos documentos de Wikileaks se obtuvieron mediante al análisis del tráfico de varias redes peer-to-peer, siendo Tor probablemente la más interesante.

No se limita a las personas. Los Gobiernos de Estados Unidos, China y Rusia se sabe que operan en la red Tor, con muchos nodos de salida, cuyo número ha aumentado constantemente desde 2007.

Aunque el análisis del tráfico en los routers normalmente se lleva a cabo sin el conocimiento de los usuarios, tales operaciones han sido desveladas en varias revistas, incluyendo Forbes y Wired. Es un grupo de vigilancia que analiza el tráfico de múltiples ISP en los Estados Unidos para identificar operaciones que afectan a la seguridad nacional.

De acuerdo con lo aparecido en la revista Forbes: “Uno de los múltiples proyectos de vigilancia consiste en la recolección de información de los proveedores de servicios de Internet (ISP). Debido a que los ISP incluyen una disposición que permite a los usuarios compartir actividades en Internet con terceros, tal y como aparece en la licencia de uso, los vigilantes son capaces de reunir legalmente datos de los proveedores y lo han utilizado para elaborar informes para las agencias federales. Un comunicado de prensa dice que la organización realiza un seguimiento de más de 250 millones de direcciones IP al día y ha creado un registro con nombres, nombres de usuario y direcciones IP”.

El proyecto incluye a voluntarios vigilantes de la comunidad cuya misión es recoger y analizar los datos, tanto de la red Tor como en otras, para ofrecer esta información al Gobierno federal. Si esto se viese como algo exagerado, este proyecto de Vigilancia está perfectamente documentado: “El Proyecto Vigilante esta financiado por la BBHC Global, una firma de seguridad en la información asentada en el Medio Oeste, y que funciona con donaciones privadas de acuerdo con su director, Steven Ruhe. En la lucha contra el terrorismo, Estados Unidos emplea todos los métodos de que puede disponer, y eso lleva a emplear a chivatos no remunerados. En los últimos 14 años, un grupo significativo de tales están operando en secreto para analizar e informar de las actividades ilegales o potencialmente dañinas en la Web”.

Es difícil imaginar si Tor realmente se puede utilizar para comunicarse de forma anónima y superar los firewalls y la censura impuesta por los Gobiernos, pero estos últimos se aprovechan de la red para controlar el tráfico y la identificación de los usuarios…

Obviamente, este riesgo existe para los usuarios que no toman precauciones a la hora de proteger sus comunicaciones. Es suficiente utilizar un protocolo seguro en la transferencia de datos para asegurarse que nadie puede controlar los paquetes que envía y no se descubra la identidad de los usuarios que se comunican mediante la red Tor. ¿Por qué este riesgo para personas que no tienen nada que ocultar y por lo tanto no tendrían incentivos para comunicarse de forma anónima y sin el conocimiento de los Gobiernos? Aunque da la impresión de que es posible comunicarse de forma segura, sin ningún esfuerzo, la red Tor es una herramienta que puede ser usada por los Gobiernos para controlar las comunicaciones de muchos usuarios.

http://adam.hypotheses.org/1149

Etiquetado como: , , , , , ,

Clasificado en:Control de las comunicaciones, Medios de comunicación, Régimen policial

2 comentarios »

Trackbacks

  1. Cómo hacer de Internet un lugar seguro para los anarquistas « noticias de abajo
  2. Jirafa egoísta, un regalo de la NSA destinado a los usuarios de TOR | noticias de abajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: