"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

Los otros crímenes morales de Murdoch y 2

por Media Lens, 29 de julio de 2011

Lectura de la primera parte del artículo: https://noticiasdeabajo.wordpress.com/2011/07/30/los-otros-crimenes-morales-de-murdoch/

La voz de su Amo: las indicaciones del Jefe

En 2001, el reportero Sam Kiley dejó The Times debido a la censura pro-israelí. ¿Por qué esta censura? Kiley cree que la explicación puede encontrarse en la fuerte inversión que ha hecho Murdoch en Israel y la estrecha amistad que mantenía con el entonces Primer Ministro, Ariel Sharon. De hecho, Murdoch ha viajado numerosas veces a Israel y se ha reunido con muchos de sus líderes. Kiley dijo:

En los asuntos de la guerra, ningún otro periódico se ha mostrado más partidario de la guerra que The Times.

El editor de The Times de Exteriores y otros gerentes del nivel medio se ponían histéricos cada vez que un grupo de presión proisraelí hacía objeciones o presentaba quejas, y por lo general torcían el brazo en contra del corresponsal.

Y añadió: “Los grupos de presión proisraelíes siempre han soñado con tener tal poder sobre un gran periódico de tirada nacional”.

Robert Fisk, ahora en The Independent, explicó que también dejó The Times después de que se produjeran interferencias en la presentación de artículos sobre Oriente Medio:

Dejé el periódico cuando en un vuelo a Dubai en 1988, después de que el navío de Estados Unidos Vincennes derribase un avión de pasajeros iraní sobre El Golfo con un misil de crucero. En un plazo de 24 horas hablé con los controladores aéreos británicos en Dubai, y descubrí que los buques de Estados Unidos habían estado amenazando a los aviones de British Airways, y que la tripulación del navío Vincennes parecía encontrarse en estado de pánico. La redacción de noticias del exterior me dijo que aquello no se podía presentar. Les advertí que su intención de presentar el caso como un intento del piloto del avión iraní de hacer impactarlo impactar contra el Vincennes era basura. Estuvieron de acuerdo.

Al día siguiente pude comprobar que todas las críticas de los norteamericanos habían sido eliminadas, todas mis fuentes ignoradas. Incluso el editorial de The Times sugería que el piloto era un suicida. Un posterior informe de los oficiales de los Estados Unidos indicaron que mis informaciones eran correctas. Excepto que los lectores ya no pudieron leerlo.

 

Gráfico: Wikipedia

Fisk dijo que creía que Murdoch no intervino personalmente. Sin embargo: “No era necesario, frente a The Times se había vuelto pro-conservador, proisraelí y desprovisto de toda independencia editorial”.

En marzo de 2009, American Jewish Committee (AJC) honró a Murdoch con su ‘Premio Nacional de Relaciones Humanas “. En su discurso, Murdoch declaró su propia versión de la realidad de Medio Oriente, incluyendo esta joya : “En Irán, vemos a un régimen que apoya a Hezbollah y Hamas, ahora está en camino de adquirir un arma nuclear.”

Así que los editores y columnistas de Murdoch no tienen ninguna duda de que el Jefe es de los que ven una amenaza en Irán. Los empleados de News Corp también harían bien en prestar atención a las opiniones de su maestro Israel, dejando bien claro en el mismo discurso: es decir, que el Estado es una parte integral de Occidente, “definido por las sociedades comprometidas con la libertad y la democracia“. Apenas unas semanas después de la brutal embestida de las fuerzas israelíes en Gaza, con alrededor de 1.400 palestinos muertos, entre ellos más de 400 mujeres y niños, Murdoch dijo lo siguiente a su audiencia:

Amigos, no pretende tener todas las respuestas sobre Gaza esta noche. Pero sí sé esto: El mundo libre está en un terrible error si pensamos que ésta no es nuestra lucha.

Al final, el pueblo de Israel está luchando contra el mismo enemigo: asesinos de sangre fría que rechazan la paz … que rechazan la libertad … los suicidas , el coche bomba, y el escudo humano.

Contra semejante enemigo, no voy a criticar las decisiones de Israel, que es libre de defender a sus ciudadanos. Y quiero pedir a todos aquellos que apoyan la paz y la libertad de hacer lo mismo.

La posición Pro-israelí de Murdoch se refleja en sus diarios. De acuerdo con Isi Liebler , un líder australiano de la comunidad judía que vive en Israel, dice que el afecto hacia Murdoch ” surgió menos por su sensibilidad conservadora que por su simpatía hacia los nativos australianos y la defensa del oprimido lejos de las élites que tienen una visión más convencional”. Liebler agregó: ” Es muy conocido por los israelíes, que ha estado en Israel, que ha visto a Israel como el más débil cuando el resto del mundo ve a Israel como ocupante”.

Pero el lobby pro-Israel actúa ahora “con cautela , observando el desarrollo del escándalo del espionaje telefónico que amenaza con hundir” su imperio mediático. Se teme que la fuerte inversión realizada por Murdoch en favor de los partidarios de Israel quede ahora silenciada por la disminución de la voz de Israel en las muchas publicaciones que posee”.

Un artículo reciente en el Jewish Chronicle decía en los titulares, ‘¿Es esto el final del proisraelí Murdoch?

La farsa del pacto con el diablo

Andrew Neil, ex redactor de Murdoch, una vez dijo que si bien el magnate de los medios no iba a intervenir directamente en The Times o The Sunday Timesque se considera a sí mismo como alguien que debe tener más influencia sobre sus periódicos que nadie más”.

Durante el tiempo que fue redactor del Sunday Times, Neil “nunca tuvo duda de lo que pensaba el Jefe de News Corp acerca de los distintos problemas”. Es obvió que compartían una concepción común del mundo, Neil Y Murdoch, de hecho este es un requisito para toda relación entre redactores y propietarios: “Un redactor tiene que estar en el mismo planeta que el dueño del periódico. No tiene que estar en el mismo continente o el mismo país, sino en el mismo planeta”.

Cuando se trata de los tabloides de Murdoch, el propietario interviene directamente: “Si usted quiere saber lo que Rupert Murdoch piensa realmente, lea los editoriales de The Sun o de New York Post, porque él es el redactor de estos artículos”.

Neil continúa: “No hay una posición geopolítica importante en The Sun, o su actitud hacia el euro o el tratado europeo actual o el documento de apoyo en las próximas elecciones generales sin la participación importante de Rupert Murdoch”.

En 1999, News of the World informaba que el ex diputado conservador Jeffrey Archer era un mentiroso y que cometió delito de perjurio, lo que le llevó a ser encarcelado. Pero Murdoch no quería publicar la primicia de Archer, así que buscaron al redactor Phil Hall para que lo sustituyese. Fue un ejemplo claro de lo que les sucede a los redactores que se pasan de la raya.

La amenaza de la interferencia del propietario está siempre presente, ya sea directamente (los tabloides de Murdoch) o sabiendo exactamente cual es la opinión del dueño y redactar de acuerdo con ella (la prensa de calidad de Murdoch ). Negar o restar importancia a todo esto, incluso haciendo caso omiso de esta clara “evidencia”, sería “en interés de todos”, dijo Neil , quien agregó: “. Los redactores se tienen que adaptar a los propietarios para continuar con esta farsa”.

Esto no se limita a la prensa de Murdoch. En los grandes medios de comunicación, redactores y propietarios hacen un “pacto con el diablo” procurando que no haya interferencias, aunque los redactores no quieren ser vistos como marionetas de los propietarios”. Pero, en efecto, lo son.

Por lo tanto, es importante mirar más allá del imperio de los medios de comunicación de Murdoch en un contexto más amplio del escándalo que envuelve a News International, una fuerza policial corrupta y un sistema político descompuesto. Seumas Milne hizo algunas observaciones sobre este asunto en The Guardian recientemente:

Estas revelaciones [del espionaje telefónico] deben hacernos caer en la cuenta de que Gran Bretaña se ha convertido en un país mucho más corrupto de lo que muchos creen. En gran parte esto se ha visto impulsado por la cultura de las puertas giratorias, que hace que ex ministros y funcionarios ocupen con posterioridad puestos en las empresas que antes regulaban”.

Milne observa que hay varias “oportunidades” para limpiar la corrupción “de ida y vuelta”:

En primer lugar se encuentra el engaño oficial de la guerra de Irak, luego del colapso de un sistema bancario desregulado, la exposición sistemática de la inmoralidad en el Parlamento reveló una creciente crisis en la forma de gobernar el país. Ahora la crisis ha demostrado que se han extendido a los medios de comunicación y la policía. El Gobierno británico no está funcionando. Tarde o temprano, la presión para que se produzca un cambio será imparable.

Es difícil poner trabas al artículo de Milne. Pero guarda silencio, para motivos obvios, sobre el papel importante de The Guardian como un portero liberal que ayuda a conservar el orden establecido. Como nosotros repetidamente indicábamos en nuestras alarmas de medios de comunicación y libros, este papel es un ingrediente crucial en cualquier discusión seria sobre las conexiones con el poder, la política y los medios de comunicación. Como siempre, tenemos que buscar a alguien que se encuentre más allá de los confines de The Guardian para que exponga estos hechos sin tapujos. John Pilger, por ejemplo:

La verdad es que el sistema británico de control de la elite que monopoliza los medios de comunicación no se ha de centrar únicamente en News International, sino en Mail y The Guardian y la BBC, quizás el más influyente de todos. Todos ellos comparten una monocultura corporativa que establece la agenda de la “noticia”, define la política aceptable para mantener la ficción de las partes distintivas, normaliza guerras impopulares y salvaguarda los límites de la “libertad de expresión”. Esto se verá reforzado por la ilusión de que una “manzana podrida” se ha “erradicado”

Incluso si el imperio de Murdoch se derrumbara, todavía no habría libertad de prensa, sin una agenda responsable de las corporaciones de medios de comunicación y un nuevo mundo democrático. Para estas a echar raíces, el dominio de los medios corporativos y la política corporativa debiera ser erradicado. Eso sólo sucederá cuando haya suficiente número de personas que así lo exijan.

http://dissidentvoice.org/2011/07/murdochs-other-moral-crimes/#more-35370

 

Etiquetado como: , , , , , , , , , ,

Clasificado en:Control de las comunicaciones, Medios de comunicación, Régimen político y económico

1 Respuesta »

Trackbacks

  1. Los otros crímenes morales de Murdoch « noticias de abajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: