"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

Sencillo mar

Título original: Mare mere

Por Linh Dinh, 9 de abril de 2011

¿Es posible más violencia contra el mar? Lo atacamos con remolinos de plástico, vertidos de petróleo, o lo arrasamos con Corexit, y ahora un nuevo vómito se decanta en sus fauces irradiadas.

El agua, elemento primigenio, simboliza la pureza y la fertilidad. El agua nos limpia y nos permite seguir adelante, pero ahora, nuestra agua, nos enferma y mata.

George Monbiot nos acaba de enseñar un sushi para llevar. La especialidad de la casa: rollito irradiado con cesio. Las Naciones Unidas y la Agencia Internacional de la Energía Atómica lo han aprobado. El jefe de cocina es el flamante Naoto Kan. No se puede consumir el almuerzo, ni la comida si no es con mascarilla, con botas de goma y gafas de protección.

Vietnam es el país del agua. ¿De qué agua es usted? Aunque yo naciera en aquella agua, moriré en ésta. Estar juntos significa estar en la misma agua, en el mismo seno, ¿comprende? Acérquese, simple mar, estemos juntos toda esta noche ¿Hay otra opción?

Neruda creía que el mar debiera ser domado, dominado. Incluyo un fragmento de su “Oda al mar”:

[…]

y entonces
entraremos en ti,
cortaremos las olas
con cuchillo de fuego,
en un caballo eléctrico
saltaremos la espuma,
cantando
nos hundiremos
hasta tocar el fondo
de tus entrañas,
un hilo atómico
guardará tu cintura,
plantaremos
en tu jardín profundo
plantas
de cemento y acero,
te amarraremos
pies y manos,
los hombres por tu piel
pasearán escupiendo,
sacándote racimos,
construyéndote arneses,
montándote y domándote
dominándote el alma.

¡Qué curioso, cosa tan alocada! De tus entrañas, un hilo atómico…

Mientras Japón libera al dragón, los graznidos que se oyen en Corea del Sur, mirando de reojo a China o el encogimiento de hombros de Filipinas: “No hay problema, coman lo que quieran”. Obama, ¿qué? ¿qué les preocupa? Perdonen si les mando una bomba, literal o figurativamente. Todo está bien. Conseguiré lo que me propongo ¡Vótenme en 2012!

Para prenderlo todo, sin ir a ninguna parte, siempre hemos estado dispuesto al asesinato en masa, y a veces, hasta morir. ¡Oh, mierda! ¿Y qué si usted sangra por el culo, siempre y cuando se acerque a mí sin pesadez, mueva las caderas, y le dé con ritmo?

En la Virgen del Océano, un multimillonario desaparecerá de la vista, terrícolas, para hundirse en las profundidades de su seno, en las regiones que ella misma no sabía que existieran, en la oscuridad de allá abajo.

Bajando, muy abajo, con el acero azotando la matriz agotada, trayéndonos noticias de nuevas manchas de petróleo y una foto grasienta de Fonzie*, con los pulgares hacia abajo, y entrando en funcionamiento por más tiempo. ¡Esté seguro que esto va a explotar!

Otro millonario sueña con con una vida mejor. Cree que deberíamos de enfadarnos menos, quizás nada. Gates quiere un cuarto de baño sin agua.

Yo también tengo un sueño. Veo a Goldman Sachs sufrir un colapso en su propia huella, al igual que el Wordl Trade Center 1, 2 y 7. Una pegatina que diga “Nuestro gobierno está dirigido por criminales”. Y otra, “La guerra es el terrorismo con el mayor presupuesto”. Y otra pegatina que diga, “La guerra es siempre una parte de la solución”.

Primero controlaron el 40% de la riqueza nacional, llevándose entonces casi la mitad de nuestros fondos, mientras que lo que no se limpió entonces se trata de limpiar con agua ahora.

¿A quién limpiaría con agua usted?

Lihn Dinh es autor de dos libros de narraciones y de cinco de poemas, y de una novela que acaba de aparecer, Amor como el odio. Rastrea nuestro deterioro a través de su blog de fotografía, que actualiza con frecuencia: http://linhdinhphotos.blogspot.com/ , Estado de la Unión.

Fonzie: es un personaje ficticio interpretado por Henry Winkler en la sitcom estadounidense Happy Days desde 1974 al 1984. Fonzie es un mecánico italoamericano vestido con una chaqueta de cuero, más tarde seria propietario del Restaurante Arnold’s en Milwaukee (Wisconsin) en los años 50. Es conocido por sus coletillas: Whoa y Heeey! mientras alza los pulgares hacia arriba. También es conocido por hacer funcionar la jukebox dándole un ligero golpe con el puño (bien para encenderla o que suene su canción favorita). Fuente: Wikipedia

http://dissidentvoice.org/2011/04/mare-mere/#more-31771

Etiquetado como: , , , , ,

Clasificado en:Linh Dinh, Régimen energético, Régimen político y económico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: