"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

Seducidos para alimentar un fantasma

por Linh Dinh / 15 de mayo 2010

La semana pasada, el presidente Obama advirtió a una clase que se graduaba de los peligros de las consolas y otras juguetes, iPods, iPads, Xboxes y PlayStations, donde “la información se convierte en una distracción, una distracción, una forma de entretenimiento, en lugar de un instrumento de autonomía, en lugar de búsqueda de la emancipación “, pero esto podría fácilmente describir casi todos nuestros medios de comunicación, incluido el propio Obama, al igual que el resto de nuestra clase dirigente, una de los principales beneficiarios. A medida que nuestra sociedad pierde sus nexos de unión y el Golfo de México se convierte en un mar muerto, ¿qué encontramos en la televisión? Concursos de cante y el baile, gente que dice ha perdido peso, embarazadas, deportistas y más deporte, deporte sin fin. Es lo de siempre, mucho ruido pero pocas nueces.

La edad de los medios de comunicación coincide, aproximadamente, con la era del petróleo. Antes del siglo 20, no había radios, televisores, películas o música grabada, periódicos solamente. El petróleo es el combustible perfecto para el motor de combustión. Con él, los automóviles y los aviones se hicieron posibles, acortando distancias y haciendo las distancias menos relevantes o reales, algo parecido a los efectos logrados por los medios de comunicación.

Cuando me fui de Filadelfia a Hanoi en 1995, sólo podía estar allí y no aquí, porque no había cibercafés que me permitieran estar en ambos sitios al mismo tiempo. No tenía correo electrónico, ni podía saber lo que estaba haciendo mi equipo de béisbol. Cuando me fui a Islandia, cada segundo que pasaba conectado a Internet era tiempo que perdía para conocer la magnificencia de este país. Es cierto que todos los medios de comunicación nos trasladan, incluso con un libro, pero al menos con la lectura la imaginación se activa y se tiene control sobre el ritmo, es decir, uno puede ralentizar, pausar y reflexionar. Esto no sucede con la televisión.

Microsoft preguntó:

“¿A dónde quiere ir hoy?” – ¿Qué tal a ninguna parte? Sólo quiero estar aquí. Ahora. – ¿Sabe dónde está? – Cenando.

El matrimonio se sienta en un sofá, mientras la pantalla continúa con su habitual verborrea. Sólo hablan en los momentos de la publicidad, gracias al botón de silenciar.

  • ¿Qué tal te ha ido hoy, cariño?

En habitaciones separadas lo niños están paralizados ante sus propias pantallas.

No hay medios de comunicación tan generalizados e intrusivos como los norteamericanos. Ahora que hemos dejado de hacer cosas, más o menos, todavía somos muy prolíficos en intentar vender nuestra propia imagen. ( Es un arma de destrucción masiva que tiene un valor de 155 mil millones de dólares, el 41% de las ventas globales en todo el mundo). Cuando estuve en Vietnam desde 1999 hasta 2001, tuve dificultades en convencer a mis amigos de que los americanos no se pasan la mayor parte de día en la piscina, bailando, rapeando y tirando el dinero. En palabras de Harold Pinter, “Como vendedor de [América] por cuenta propia, su producto más vendible es el amor propio. Es un ganador “.

Esta hipnosis funciona incluso entre los estadounidenses, que deberían saber más. Pero no vivimos aquí tanto como muestran las televisiones u otros medios de comunicación. Los estadounidense pasan un promedio de cuatro horas de televisión al día, escuchando música de forma constante, y también están en internet con su Facebook, enviando mensajes de texto, twitter, correos electrónicos, etc, para así distraerlo . Dos o más de estas actividades se realizan a menudo al mismo tiempo. En un tercio de los hogares estadounidenses, la televisión nunca se apaga.

Para muchos de nosotros, nuestro primer impulso al entrar en un nuevo espacio, ya sea un país, una ciudad o una habitación, es salir. Tengo que estar en línea. Hay que mirar fijamente una computadora, consultar la marcha de los play offs de la NBA, o ver como duerme Katherine Heigl, o entrar en las páginas de pornografía, con Gisele Bundchen o Elena Kagan. ¿Un derrame en el Golfo de México? ¿De qué me habla usted?

El problema con los medios de comunicación no es que no haya carne en ella, sino que el relleno es manteca de cerdo, sangre, cartílagos, comedores de pollo, bellota, jarabe de maíz, serrín, la carne y cualquier otra cosa en una salchicha sin fin, nada puede estar aislado un tiempo suficiente del resto, ni siquiera durante la muerte tortuosa de una nación o de un planeta. Todo se ha convertido en un chorro de entretenimiento tedioso, incluso lo de Abu Ghraib o los ultrajes de Goldman Sachs. Por supuesto, en este sistema enfermo, la pelusa pesa más, ya que beneficia a los criminales de Washington y Wall Street que nos han obsesionado con Simon Cowell, Rihanna o algún loro que baile.

Nuestras necesidades sociales básicas, el mezclarse, el vernos cara a cara y charlar, han sido suplantado por lo virtual, con salas de chat y foros que sustituiyen a las tabernas y las plazas. En su típico barde hoy en día, los clientes están un breve tiempo, ya que la música está demasiado alta para mantener una conversación. Los ojos la mayor parte de las veces están pegados a la pegajosa pantalla. Así que el trato social se deja para contadas ocasiones, alguna que otra celebración.
En pocas palabras, nuestra cultura es hostil a pensar y hablar. El único ambiente norteamericano donde las discusiones se animan, donde son posibles, es en la universidad, pero éstas se llevan a cabo en su mayoría por personas sin suciedad bajo las uñas, de ahí la desconexión manifiesta entre lo académico y el resto de nosotros.

En Italia, hay una costumbre pintoresca conocida como la passegiatta. Por un par de horas antes de la cena, la gente pasa el rato caminando alrededor de la plaza local (Esto también se hace en España, sobre todo en los pueblos, si siguen siendo pueblos) Esta práctica relajante abarca incluso a los extranjeros. Esto no es posible aquí porque no tenemos los espacios adecuados. Nuestras plazas no están ajardinadas, con el tráfico dictando el camino, a diferencia de una plaza abierta que alienta a congregarse y a la vagancia, que permite la libre circulación y las amplias vistas. En la mayoría de localidades de Norteamérica, no hay plazas en absoluto, sólo en los lugares para comer de los centros comerciales.

Nuestro Centro comercial típico está rodeado por un inmenso derrame de petróleo. Una vez que usted haya encontrado por fin un aparcamiento, después de ir y volver, dando vueltas durante un largo tiempo, podrá descansar en el interior, con su aire acondicionado, dudando  si aflojar la mosca con uno o dos billetes. Está diseñado para eso. En una plaza de verdad usted no puede comprar nada y no siente, sin embargo, que haya perdido el tiempo. De la compra degradada que es la del centro comercial se puede prescindir por completo.
Arropado en un universo virtual, muchos de nosotros ya no pueden ver o darse cuenta que nuestro mundo real está siendo destruido. En marzo de 2010, un pareja de Corea fue acusada de dejar morir de hambre a su bebé de 3 meses de edad, ya que pasaban doce horas al día en un cibercafé, elevando el mundo virtual, Ánimo. Al igual que ellos, hemos sido seducidos para alimentar un fantasma, mientras que nuestras almas se mueren.

http://dissidentvoice.org/2010/05/virtual-living/

Etiquetado como: , , , ,

Clasificado en:Linh Dinh, Régimen político y económico

2 comentarios »

  1. Un error en la traducción puede llevar a esto, que recogí en la entrada Detainess del blog,
    http://wwwwsonneteighteencom.blogspot.com/2010/05/seducidos-para-alimentar-un-fantasma.html:

    [Translated from this. The translator mistook my “Ben Franklin,” meaning a hundred dollar bill, for una hamburguesa. Oh well. Ben was sort of a ham burgher.]

    Donde más o menos se dice que el traductor confundió un “Ben Franklin”, en Estados Unidos es un billete de 100 dólares, con una hamburguesa. ¡Bueno, Ben era una especie de carne burguesa!

    Saludos.

Trackbacks

  1. Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas agrupadas por mes de publicación

A %d blogueros les gusta esto: