"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

Fractura hidráulica, corrupción política

por Peter Rugh, 15 de febrero de 2013

Dissident Voice

franking

 Los ecologistas han ganado una importante batalla en Estados Unidos contra la fractura hidráulica. Quienes se oponen a este sistema de extracción de las reservas de gas metano situadas en la formación geológica de Marcellus Shale, se movilizaron para que se mantuviese una moratoria sobre la fractura hidráulica, establecida en 2010 ( una victoria que podría tener una implicación más amplia en la lucha para frenar este método de extracción en otras partes del país).

Esta moratoria entró en vigor durante el mandato del ex gobernador de Nueva York David Paterson. El actual gobernador del Estado, Andrew Cuomo, que recibió más aportaciones económicas por parte de la Industria que cualquier otro candidato a gobernador en las elecciones de 2010, se espera levante esta moratoria a final de este mes de febrero.

Pero para poder levantar esta moratoria y se inicien de nuevo las perforaciones, Cuomo necesita una evaluación del impacto en la salud por el empleo de la fractura hidráulica, y debe ser el Departamento de Salud de Nueva York el que emita dicho informe. El Departamento de Conservación Ambiental debe recibir este Informe de impacto en la salud antes de que finalicen las revisiones de los estudios de impacto ambiental de la fractura hidráulica.

Y esta es la noticia: el plazo que tenía el Departamento de Conservación Ambiental para publicar el informe de impacto ambiental ha pasado, el último día fue el pasado miércoles 13 de febrero, después de que el Departamento de Salud indicase que retrasaba la publicación de su Informe. Sin este Informe de salud, parece casi seguro que Cuomo no podrá presentar antes del próximo 27 de febrero la reglamentación sobre la fractura hidráulica.

Si esto ocurriese, el proceso de aprobación de este método de extracción debe empezar de nuevo.

Resulta curioso que Cuomo y la Administración hayan guardado silencio sobre este tema en el período previo a la fecha límite de expiración del plazo. El gobernador no hizo mención a la fractura hidráulica en su discurso sobre la marcha del Estado, a pesar de que ante el centro de convenciones en el que Cuomo dio su discurso se produjeron manifestaciones en contra de la fractura hidráulica.

Tampoco se hizo mención a la fractura hidráulica el pasado diciembre, cuando Joseph Martens, jefe del Departamento de Conservación Ambiental, leyó una declaración sobre las actividades del Departamento ante los legisladores de Albany. En esta ocasión también se produjeron protestas por parte de opositores. Sin embargo, a pesar de las presiones ejercidas por los legisladores, Martens se negó a informar sobre la postura de su Departamento sobre este tema.

Según los correos electrónicos obtenidos el pasado mes de junio por el Environmental Working Group, se reveló que el Diputado que fue comisionado en el mes de diciembre, Steven Russo, había presentado un propuesta de regulación favorable a los grupos de presión de la Industria de la fractura hidráulica.

Los activistas en contra de la fractura hidráulica han obtenido un respiro: “Hemos logrado superar un gran obstáculo”, dijo Russell Mendell, quien ayudó a organizar una gran manifestación en contra de las perforaciones el pasado verano frente a la mansión del Gobernador.

Fracking Volante Nacional

La fractura hidráulica no estaría cuestionada, agregó Mendell, si no fuera por las protestas masivas ante el Gobernador Cuomo, las agenciasfracking_Nueva_York de regulación y la Administración. Se han producido cientos de manifestaciones por todo el Estado. En una cumbre política organizada por el Gobernador el pasado verano en Manhattan, los actividades desplegaron una gran pancarta desde el hotel Sheraton que decía: “¡Cuomo, no a la fractura hidráulica en Nueva York!ª. Más de 6000 personas se han comprometida a realizar acciones no violentas en contra de los permisos de perforación.

Para que no se olvide cuál es la fecha límite, el próximo 27 de febrero, el Departamento de Conservación Ambiental ha recibido más de 200.000 comentarios escritos, la mayor por parte de los opositores a la perforación, durante el reciente período que se abrió para comentar las propuestas de regulación. La Agencia tendrá que responde a cada uno de esos comentarios antes de que se aprueban dichas propuestas.

Ante esta fuerte resistencia, las empresas con intereses en la fractura hidráulica han empleado más de 3 millones de dólares en comprar influencias. Cuomo ha recibido entre 150.000 y 200.000 dólares por parte del lobby a favor de las perforaciones.

Como ha revelado DeSmog recientemente, el Secretario del Gobernador, Lawrence Schwart, tendría acciones en varias empresas energéticas, cuyo valor estaría pendiente de si la fractura hidráulica sale adelante en Nueva York o no.

Y luego está el propio grupo de presión de Cuomo, el Comité para Salvar Nueva York. Como dice Kevin Conner, codirector de la Iniciativa de Responsabilidad Pública:

Cuatro personas que simpatizan con el Comité participan en el debate sobre la fractura hidráulica ya sea directamente o a través de las empresas que representan. Son: Con Edison, Sociedad de New York City, el Consejo Empresarial del Estado de Nueva York y la Asociación Buffalo Niagara. Estas organizaciones son las principales promotoras del Comité, realizando donaciones directamente o contribuciones significativas a la Comisión”.

Y éstos son todos los donantes del Comité. Si usted apoya la fractura hidráulica y desea pasar una cantidad al Gobernador Cuomo, el “Comité para salvar al 1%” le ayudara en esa labor, señala Iniciativa de Responsabilidad Pública. Millones de dólares han sido canalizados a otros jugadores de Wall Street, que también buscan beneficiarse del mercado de la fractura hidráulica.

mapa-fracking

La fractura hidráulica en su contexto

La técnica de la fractura hidráulica, que consiste en bombear una mezcla a alta presión de agua, arena y cientos de productos químicos, conocidos como fluido frack, en el suelo a gran profundidad para romper los depósitos de esquisto y así liberar el gas natural que en ellos hubiera, no es algo nuevo. Pero se consideró que era algo demasiado costoso y no respetaba las normas ambientales federales, es decir, hasta el Congreso de Estados Unidos aprobó una ley en 2005 que protegía el aire y el agua frente a esta práctica extractiva.

Pero un ex ejecutivo de Halliburton y el entonces vicepresidente Dick Cheney, encontraron un resquicio y consiguieron una regulación adecuada por parte del Gobierno Federal a nivel estatal y municipal para desarrollar la fractura hidráulica.

Los funcionarios municipales no tenían ni idea en ese momento de lo que se les venía encima. Las perforaciones a escala industrial se extendieron a 31 estados, en regiones poco preparadas para oponerse a los que se estaba haciendo con su tierra. La producción de gas se ha disparado un 20% desde 2005, y la producción de petróleo un 10%.

Sin embargo, en algunas de las regiones donde más perforaciones se están realizando sólo existe un inspector por cada 2000 pozos., En Nuevo México, la proporción es de un inspector por cada 4500 pozos.

Junto con los fluidos de la fractura hidráulica, también ha llegado el dinero. Mucho. El dinero de la fractura hidráulica interviene en las contiendas políticas y ha conllevado que muchos ganaderos y agricultores arrienden sus tierras, allí donde sus rendimientos eras escasos.

Sin embargo, muchos se han encontrado que, tras arrendar sus tierras a los perforadores, sus aguas estaban contaminadas y el aire contenía hidrocarburos cancerígenos. Con una eficiencia vampírica, las empresas de fractura hidráulica están logrando succionar el gas y el petróleo de la tierra, pero dejando tras de sí restos de putrefacción, con muy pocos beneficios para las comunidades cercanas.

Y en ninguna otra parte este proceso de colonización por parte de la Industria del gas ha sido más fructífero que en Pennsylvannia, donde se encuentra la formación de esquistos de Marcelus, en la Cuenca de los Apalaches, que se extiende desde el sur de los Estados Unidos hasta el norte de Ontario, y que contendría, según estimaciones, del orden 163-313 billones de pies cúbicos de gas (entre 4 y 8 billones de metros cúbicos).

El Gobernador de Pensilvania, Tom Corbett, recibió más de un millón de dólares por parte de los perforadores durante su campaña de 2010. A cambio, este Gobernador reparte favores, por ejemplo vetando las leyes que aprueban impuestos a la extracción de gas, o dando permisos con muy poca supervisión ambiental.

Los perforadores, al arrimo del Estado de Nueva York, han conquistado Pensilvania. Pero los acontecimientos de esta semana muestran el poder de la gente para organizarse y hacer retroceder a los intereses de los combustibles fósiles por encima de cualquier consideración.

Ahora es el momento para que las comunidades de base que participan en campañas hagan lo mismo en otros lugares, luchando por la justicia ecológica y social.

  • Este artículo se publicó por primera vez en Occupy.com

  • Peter Rugh es escritor y activista. Resido en Brooklyn, Nueva York.

Documental argentino sobre la fractura hidráulica: RÍO IMPETUOSO. HIDROFRACTURA

Otros artículos relacionados:

http://noticiasdeabajo.wordpress.com/?s=fractura+hidr%C3%A1ulica&x=4&y=6

Etiquetado como: , , , , , , , , , , , , ,

Clasificado en:Contaminación química, Fractura hidráulica, Régimen político y económico

Entradas agrupadas por mes de publicación

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 562 seguidores

%d personas les gusta esto: