"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

El horno microondas y la cocina de conveniencia

Por Isabella York

¿Utiliza un horno microondas en su cocina? Se ha venido utilizando este electrodoméstico desde la década de 1970, y se ha convertido en una característica de la cocina de conveniencia ( simpleza y rapidez en la preparación de los alimentos) en la vida moderna. Pero la verdad es que, al igual que muchos otros adelantos tecnológicos modernos para hacer nuestra vida más fácil, estamos pagando un alto precio por nuestra salud usando de este tipo de dispositivos.

Recientes investigaciones han demostrado que los hornos microondas causan daños a los alimentos durante el proceso de calentamiento, por la ruptura de las moléculas de los alimentos, causando que algunos nutrientes se vuelvan inertes, se modifique la composición, o haciendo de una sustancia saludable otra cancerígena. También hay problemas con los envases de plástico donde se depositan los alimentos y se produce una exposición a la radiación proveniente del horno.

Según Powerwatch, una organización independiente sin fines lucrativos que tiene un importante papel en el debate sobre la radiación de los microondas:

Aunque el horno funcione correctamente, los niveles de radiación en la cocina pueden alcanzar cifras significativamente superiores a las de una zona en las cercanías de una estación base de telefonía móvil. Recuerde que las microondas viajan a través de las paredes si el horno microondas está situado contra una pared interior”.

La seguridad real establecida por la normativa vigente en relación con la radiación de los hornos microondas es imprecisa, debido a que las emisiones pueden cambiar con el tiempo, incluso haciendo un uso normal del mismo.

De un estudio realizado recientemente en la Universidad de Trent por la Dra. Magda Havas, los efectos de la radiación en la frecuencia de 2,4 Ghz (que es la frecuencia emitida por los routers Wi-Fi y los hornos microondas) afectan al corazón. Los resultados mostraron pruebas inequívocas de que la radiación por la frecuencia de las microondas afecta al corazón en los niveles no térmicos, incluso si la radiación está por debajo de los estándares de seguridad.

La doctora Havas dice:

Este es el primer estudio que documenta los efectos inmediatos en la frecuencia cardíaca y su variabilidad provocada por un dispositivo aprobado que genera microondas en niveles muy inferiores (0,3%) de las normas federales de Canadá y los Estados Unidos”.

Isabella York nos cuenta los cinco peligros de cocinar nuestros alimentos con un horno microondas, y también analiza las formas tradicionales de probada eficacia para preparar y cocinar alimentos que la gente ha venido utilizando desde hace miles de años, y los beneficios que reporta cada método. Agradecemos a Isabella esta información.

Verdades sobre los microondas

Es cierto que la comodidad es algo muy apreciado. En un mundo donde prima la velocidad en las comunicaciones y se preparan comidas en 2 minutos, a veces nos olvidamos que la comodidad tiene un precio. En lo que respecta a la alimentación , el precio es nuestra salud. Lo que afecta a nuestra salud no es siempre la comida que consumimos, sino la forma en que está preparada. Hervir, cocer, freír en el horno microondas los alimentos altera los nutrientes de alguna manera, a veces para bien y otras para mal. El microondas es una opción para los que tienen que preparar la comida con rapidez y no tienen tiempo de usar los métodos tradicionales de cocción.

Si freír y hervir puede transformar los nutrientes que tienen originalmente los alimentos, se ha descubierto que el horno microondas causa los peores daños a los alimentos. Los alimentos se degradan, arruinando cualquier intento de una adecuada nutrición, sin importar si son verduras ecológicas o alimento enlatado.

A continuación se presentan cinco alimentos que sufren daño al ser cocinados con el horno microondas.

  • La leche se degradada, sobre todo la leche materna. Después de unos minutos en el microondas, la inmunidad que suministra la leche materna ha desaparecido por completo. Algunos estudios han encontrado que al calentar la leche y los cereales en el horno microondas se generan sustancias cancerígenas en las proteínas de la leche. Algunos aminoácidos de la leche también se convierten en agentes causantes de cáncer.
  • Ciertos alimentos vienen con su envase para ser calentados al microondas, diseñado para que tengan un aspecto similar al de cocinar al horno. Las altas temperaturas alcanzadas en un horno microondas hacen que el PVC de los envases, sobre todo en los alimentos con un alto contenido en grasas, puedan transferir hasta 10.000 unidades de cancerígenos a los alimentos que ingerimos. Para evitar esto, se debe cocinar cuando el alimento este listo para comer y caliente las sobras en un cocina tradicional.
  • La tecnología de microondas hace que las moléculas de los alimentos se descompongan, es la misma tecnología que se utiliza para la modificación genética, de modo que el alimento se transforma. Los electrones son anulados, no produciéndoce dióxido de carbono y agua sino peróxido de hidrógeno y monóxido de carbono, productos utilizados en la desinfección de las heridas y el otro es un gas que se produce en la combustión de la gasolina.
  • Descongelar los alimentos en el horno microondas produce una sustancia química que tiene efectos tóxicos en el cuerpo humano. Incluso una breve exposición a las microondas de las verduras produce este cambio, desprendiéndose nitrógeno después de unos segundos de calentamiento al horno. Descongele de forma natural, colocándolos en un lugar a temperatura ambiente o en agua hirviendo.
  • Los tubérculos, al calentarlos en el microondas, se alteran químicamente y liberan radicales libres, sustancias que se sabe cusan cáncer en los seres humanos. Los vegetales de raíz, como el ñame, la batata, son conocidos generalmente por ser más saludables que otros, pero agotan sus nutrientes después de un tiempo de cocción en el microondas.

Vuelta a la tradición

Ahora presentamos los métodos tradicionales de preparación y cocción de los alimentos. Algunas personas se inclinan por uno o dos de ellos, pero la aquí la idea es proporcionar información:

  • Crudo. La fundación Weston A. Price es defensora de los alimentos crudos, incluso de los huevos crudos, ya que producen glutatión, una sustancia que desintoxica las células, por eso es llamado antioxidante maestro. Las personas que ingieren alimentos crudos, sin cocer, sin pasteurizar, como la leche, las frutas, las verduras, reciben una gran cantidad de glutatión en sus células. La ingestión de alimentos crudos es mejor hacerla con proteínas y aminoácidos, ya que ayudan a la absorción del glutatión por el organismo. Calentar estos alimentos, especialmente la leche, puede agotar los nutrientes ( en el caso de la leche, la proteína del suero de la leche) en un 87% menos que si estuvieran crudos.
  • Escaldado. La cocción durante mucho tiempo se ha defendido como alternativa de cocinar con poca grasa frente a la fritura. Pero por este proceso los alimentos pierden sabor y nutrientes por cocinarse a altas temperaturas, o durante mucho tiempo. Una alternativa a la ebullición es el escaldado, que mantiene los nutrientes y el sabor de las verduras, al mismo tiempo que las hace más apetecibles. Para blanquear se lleva el agua a punto de ebullición y se introducen las verduras durante unos segundos, y luego sacarlas. También se puede suavizar el proceso de ebullición: 1.- usar menos agua, lo suficiente para cubrir los alimentos. 2.- Calentar el agua antes de introducir los alimentos 3.- Introducir las especias y las hierbas en el agua hirviendo para hacer un caldo 4.- Introducir los alimentos menos tiempo de lo que sería necesario, el suficiente para matar las bacterias.
  • Cómo hornear y asar. Es el método de cocinado mediante el calor por convección, de afuera hacia dentro. Es una alternativa a la fritura, y al mismo tiempo conserva todo el sabor de los alimentos y nutrientes, mejor que si se fríe o se hierve. Las verduras y los productos cárnicos se benefician del horneado, conservando sus nutrientes y eliminan las bacterias nocivas de los alimentos. Asar realza el sabor de las verduras, conserva sus nutrientes al igual que al hornear. Los tubérculos asados contienen nutrientes que combaten el cáncer, según el American Institute for Cancer Research.
  • Fritura. Muchas personas creen que freír es emprender un camino hacia el deterioro de las arterias, pero puede resultar saludable si se fríe con aceites saludables y grasas como la manteca, el sebo, la manteca de cerdo, los aceites de coco y palma. La mantequilla y los aceites de coco son útiles para calentar a 350 º F (176º C), y el sebo, la manteca de cerdo y el aceite de palma son mejores para cocinas por soportar altas temperaturas (hasta 450 ºF (230ºC)). La dulzura del aceite de coco da un buen sabor a los platos asiáticos, y da sabor a la harina de avena.
  • Olla de cocción lenta. En mi opinión, la olla de cocción lenta es realmente el método más conveniente para cocinar. Estas ollas cocinan a baja temperatura durante mucho tiempo. Se cortan las verduras y la carne, se pone el caldo, y luego se pone a cocer durante toda la mañana o la tarde. Cuando los chicos vienen de hacer deporte tienen hambre. Para entonces, la cena ya está lista y prácticamente no hice nada. Puse un recipiente de cerámico o porcelana sin toxinas, pero el inconveniente es que algunos nutrientes se pierden debido a cocinar durante mucho tiempo. Si usted busca comodidad sin añadir toxinas a sus alimentos y no quiere destruir los valiosos nutrientes ( como ocurre con el microondas), la olla de cocción lenta en una buena opción.
  • Fermentación láctica. En un artículo en The Nourishing Gourmet se defendía la fermentación láctica para producir alimentos. El artículo de Himis Harris lo resume así: “La fermentación láctica es un proceso mediante el cual los almidones y azúcares de los vegetales y frutas se convierten en ácido láctico, por unas bacterias que lo producen”. Este proceso aumenta el contenido en vitamina A, aunque a muchas personas les parece un sabor muy fuerte y picante, que les atrae, como el chucrut (cómo preparar el chucrut:http://prensate.net/gastronomia/749/paso-a-paso-como-preparar-chucrut.html)

¿Qué pasa con las sobras? Recalentar los alimentos

    Las sobras se recalientan generalmente. De acuerdo con la tabla de datos de nutrición de Self Magazin, mientras que el contenido mineral de los vegetales no se altera, se produce una pérdida de vitaminas al recalentar los alimentos. El índice puede variar entre un 5%, niacina y riboflavina, y el 50% de vitamina C. Incluso se produce una pérdida mayor en el microondas. Sin embargo, se puede recalentar en la cocina, con solo añadir un poco de agua o de aceite, lo suficiente para producir vapor y retener la humedad del alimento. Este proceso llevará unos minutos más que en el microondas, pero ¡qué importa el tiempo cuando los beneficios son evidentes!

La microagitación es conveniente, pero parece ser lo único bueno del uso del microondas

Cocinar una comida nutritiva por medios tradicionales es sencillo. Hacer un asado de pollo es rápido y requiere poca atención. Mientras que el pollo, las verduras y las patatas se cocinan en el horno, usted puede lavar los platos, hacer su declaración de la renta, charlas con las familia. Los métodos tradicionales son convenientes de todas maneras.

_______________________________________________________________________________

 

Isabella York se dedica a la vida ecológica y sostenible, sin renunciar a su vida en el empeño. Cría a su hijo, trabaja en Balsam Hill, un proveedor de árboles de Navidad.

 

http://agriculturesociety.com/green-living/on-microwaves-and-cooking-convenience/

 

Etiquetado como: , , , , , , , , ,

Entradas agrupadas por mes de publicación

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 701 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: