"Ni la Ciencia oficial y consagrada ni otra fe ninguna puede hacer más que procurar que se cumpla lo previsto, que no se haga más que lo que está hecho, y que no nos pase nada del otro mundo". Mentiras principales, Agustín García Calvo

Modificar nuestros hábitos alimenticios: una cuestión de supervivencia para la humanidad

Por el doctor Jacques Lacaze, 12 de enero de 2011

El problema de los recursos naturales y de la salud de la población del planeta se planteó con fuerza una vez más en los estudios de un gran Instituto público. La pregunta que surge sobre el actual sistema: ¿ la globalización capitalista ultraliberal ( buscar por todos los medios disponibles la obtención de exhorbitantes ganacias inmediatas) que afecta a todos los ámbitos de la vida ( agricultura, medicamentos, transporte…) es compatible con un verdadero desarrollo sostenible, un genuino sistema de asistencia sanitaria al que se enfrenta la humanidad a día de hoy, que nos permita sobrevivir?

Bajo el título “Para preservar el planeta, el hombre debe cambiar su dieta”, el diario Le Monde (lemonde.fr) conjuntamente con la AFP, con fecha 12 de enero de 2011, ha publicado un informe realizado por investigadores del INRA.

Como la dieta se caracteriza por un alto contenido en calorías de origen animal, la presión que se ejerce sobre los recursos naturales es muy importante”, dicen los investigadores del INRA ( Instituto Nacional de Investigación Agronómica).

Según el Informe, los países ricos deben consumir menos carne en su dieta y poner fin al caos que puede suponer alimentar a 9.000 millones de personas en el año 2050, preservando los recursos del planeta.

Examinando la cuestión de la subsistencia de los seres humanos en el año 2050, el informe “Agrimonde”, fruto del trabajado iniciado en 2006, responde a dos escenarios: el bienestar inmediato y el desarrollo sostenible. Se trata de un verdadero avance, dice el estudio realizado por el INRA y el Centro Internacional de Investigación Agronómica para el Desarrollo (CIRAD)

Obviamente, no es porque se vaya a comer menos que alguien que vive en el Sahel se vaya a comer mejor”, matiza Sandrine Paillard, directora de la Unidad de Estudios Prospectivos del INRA, “pero está claro que si todo el mundo sigue comiendo tanta carne, la presión sobre los recursos naturales no van a poder sostenerse”. Por promedio, una persona consume unas 3.000 kilocalorías por día. Sin embargo, las diferencias son muy grandes, pues se pueden alcanzar las 4000 en los países ricos de la OCDE, 4500 en los Estados Unidos, frente a sólo 2.300 en el África subsahariana.

Reducir el consumo de carne

El estudio se centra en el desarrollo sostenible, estimando los investigadores que las 3000 kilocalorías por día deben ser distribuidas de un modo más equitativo en el mundo. Se puede postular que “no se debe aumentar aún más la presión sobre los recursos naturales”. En el Norte, se trataría de reducir la ingesta de calorías en un 25%. “Esto es muy importante”, dijo Sandrine Paillard.

Los medios para lograr esto son múltiples e involucran a toda la cadena de producción y consumo. En primer lugar, se deben reducir “las pérdidas en el consumo”, que pueden elevarse hasta el 30% en los países ricos. En el punto de mira están los residuos, incluidos los alimentos desechados por haber caducado su fecha de consumo óptimo, a menudo confundida con la fecha de caducidad. “La industria alimentaria también se protege, ya que la fecha de caducidad no refleja necesariamente la realidad de la seguridad alimentaria”, sugiere la investigadora.

Este escenario también supone una nueva política de salud pública “más ambiciosa” , que luche contra el exceso de comida y las enfermedades relacionadas, se indica en el informe. En el año 2003, 1,3 mil millones de adultos de todo el mundo presentaban sobrepeso, incluyéndose 400 millones de obesos. Por lo tanto, no sólo hay que comer menos, sino comer de una forma diferente, y en particular, limitar el consumo de carne: la producción de rumiantes se ha incrementado en un 40% entre 1970 y 1995. Un escenario sostenible supone que la proporción de calorías provenientes de vegetales debe ser de 2500 kilocalorías, frente a las 3000 de hoy en día.

… La sra. Paillard recuerda que el agua necesaria para producir un kilo de patatas es de 100 litros, pero para producir un kilo de carne de vacuno se precisan 13.000 litros de agua.

Este esfuerzo se podría hacer casi sin darnos cuenta. En el año 2050, las personas con más de 60 años representarán el 20% de la población mundial, frente al 10% de la actualidad. “ Las necesidades calóricas para estas personas es menor, de modo que el envejecimiento de la población puede contribuir a hacer posible una reducción del consumo medio de alimentos en los países ricos”, se escribe en el informe.

Para saber más, visite http://www.cirad.fr

 

http://www.jacques-lacaze.com/article-lutter-pour-survivre-64836573.html

 

 

Etiquetado como: , , , , ,

Entradas agrupadas por mes de publicación

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 675 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: